Jóvenes disparan y arrojan granada a casa de autodefensas en Yurécuaro

Autodefensas patrullan Aguililla después de un enfrentamiento con Templarios. Foto: Miguel Dimayuga
Autodefensas patrullan Aguililla después de un enfrentamiento con Templarios.
Foto: Miguel Dimayuga

YURÉCUARO, Mich. (apro).- A bordo de un automóvil, un par de jóvenes lanzó esta tarde una granada a una casa donde por la mañana se reunió un grupo de autodefensas, quienes apenas se organizaron para liberar a la población de los Caballeros Templarios.

Ubicada en los linderos de Jalisco y Guanajuato, este es el primer municipio de la región del Bajío donde se declaran grupos de autodefensa distintos a los de Tierra Caliente.

Las entradas y salidas a esa población se encuentran vigiladas por policías municipales resguardados en barricadas. La autopista de acceso es vigilada por la Policía Federal (PF).

Este municipio no está considerado como de conflicto por las autoridades federales ni tampoco por la prensa, la cual se encuentra concentrada en Tierra Caliente.

Ayer un grupo de habitantes de la cabecera municipal decidieron manifestarse como autodefensa. Se reunieron en una casa de la calle 5 de Mayo casi esquina con Eustacio Zepeda, a unas cuadras de la presidencia municipal.

Más tarde, a las 5:50 horas, un grupo armado entró por ambas calles y abrió fuego contra las fachadas de varias viviendas y negocios. Una de estas casas en construcción era la que mostraba más orificios en los plafones de la cochera.

En la calle 5 de Mayo también quedó una camioneta con los cristales rotos y perforaciones en distintas partes de la carrocería.

Y a las 16:35 hras, en esa misma calle casi esquina de Zepeda fue lanzada una granada conocida como “papa” por jóvenes a bordo de un vehículo. El artefacto rebotó al pegar con la puerta y el mismo automóvil la detonó de manera parcial al pasar por encima de ella.

La detonación causó alarma entre la gente que platicaba con los reporteros a unos metros del domicilio.

Mientras los habitantes explicaban que las autodefensas se habían reunido ahí horas antes, un par de jóvenes en bicicleta recogió los fragmentos del artefacto en forma de circunferencia y se los llevó.

Minutos más tarde los mismos jóvenes dieron vueltas por el domicilio, lo que puso en alerta a los vecinos que decidieron refugiarse en sus casas.

A unas cuadras de ahí, los policías municipales estaban apostados en la alcaldía sin movilizarse. Otros más hacían rondines en las calles aledañas, pero ni uno solo en la esquina de 5 de Mayo y Eustacio Zepeda.

Comentar este artículo