“Levanta” comando a reportero en Veracruz; CNDH abre investigación

Gregorio Jiménez, reportero veracruzano
Gregorio Jiménez, reportero veracruzano

XALAPA, Ver. (apro).- Gregorio Jiménez de la Cruz, reportero de la fuente policiaca de los periódicos Notisur y Liberal del Sur, fue “levantado” esta mañana por un comando que lo interceptó antes de llegar a su domicilio, en la colonia Villa Allende del municipio de Coatzacoalcos.

Compañeros del periodista consignaron en redes sociales que Jiménez de la Cruz daba puntual seguimiento a los secuestros y “levantones” en el sur de la entidad.

“Un grupo armado lo interceptó cuando llegaba a su casa, después de dejar a sus hijos en la escuela. Ya dimos parte a SSP, Sedena y Semar y lo andan buscando. En los últimos días había estado mandando información sobre secuestros”, puntualizaron.

El director de Investigaciones Ministeriales de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ), Enoc Maldonado, informó que esa dependencia abrió la averiguación ministerial coat4/058/2014 y que ya se trabaja para dar con el paradero de Jiménez.

En un comunicado, las autoridades veracruzanas informaron que la PGJ designó a Maldonado como responsable del caso.

Independientemente del trabajo que lleva a cabo la PGJE, fuerzas federales desplegaron un operativo para localizar al reportero, quien –según uno de los periódicos donde trabaja– días atrás había recibido amenazas.

Autoridades del estado informaron que en el despliegue participan elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, del Ejército, la Marina y la Policía Federal.

“Desde el primer momento que se tuvo conocimiento de los hechos, el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, instruyó el despliegue de los elementos del orden por toda la zona; la Agencia Veracruzana de Investigaciones se sumó al operativo para ubicar a Jiménez de la Cruz”, expusieron.

Luego de los hechos, registrados alrededor de las 7:45 de la mañana, un convoy de patrullas de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) arribó a la vivienda de Jiménez, cuyos agentes se retiraron después de obtener detalles del “levantón” por parte de su familia, que solicitó la protección de las autoridades ante el temor de posibles agresiones en su contra, pues trascendió que fueron amenazados por personas desconocidas, según un comunicado de Networks.

Alrededor de mediodía, en respuesta a la presión que ejercieron integrantes de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP), elementos de la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI) arribaron a la casa de los familiares del periodista y los trasladaron a otro sitio donde contarán con vigilancia policial.

Mientras tanto, en Coatzacoalcos y Minatitlán, reporteros de periódicos, páginas electrónicas y televisoras realizaron manifestaciones frente a las escalinatas de las sedes municipales en las que exigir al gobierno de Javier Duarte la pronta aparición de su compañero.

A su vez, el periódico Notisur dio a conocer que estableció comunicación con los responsables del Mando Único para dar parte del hecho.

“Hemos hablado con el gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, y con el procurador Amadeo Flores Espinosa. Ya hay una gran movilización policíaca y de la Marina. Nos han informado que se investigan varias líneas de investigación y confiamos en que todo esto tenga un buen término.

“Para quienes conformamos la familia Olmeca Multimedios, lo más importante es que nuestro colaborador y amigo aparezca con vida y en buen estado de salud”.

Añadió:

“Confiamos plenamente en las autoridades y tenemos la certeza de que se están realizando todas las acciones necesarias para su localización”.

Luego de destacar que Jiménez de la Cruz es un periodista honesto y trabajador, Notisur pidió a los medios de comunicación y sociedad en general evitar las especulaciones.

Asimismo, afirmó que confía en las autoridades y está a la espera de los resultados de la búsqueda de su reportero.

En el sur de Veracruz hay otros dos periodistas desaparecidos. En 2010 un comando secuestró en Colipa a Evaristo Ortega, del semanario Espacio, y un año después la víctima fue Gabriel Manuel Fonseca, del Diario de Acayucan. Hasta la fecha se desconoce su paradero.

En la zona centro, Sergio Landa Rosado, del Diario Cardel, desapareció en abril de 2013. Landa, Gabriel Manuel Fonseca y Gregorio Jiménez son reporteros adscritos a la cadena de periódicos de Editorial Olmeca.

En total, nueve periodistas han sido asesinados en Veracruz de 2011 a la fecha, al menos cuatro han sido reportados como desaparecidos y una docena han tenido que abandonar el estado debido al clima de violencia generado por los cárteles de las drogas.

El pasado 31 de enero, Rocío Ojeda Callado, presidenta de la CEAPP, señaló que la capital veracruzana es la ciudad donde suceden más agresiones a periodistas en todo el estado, incluso por encima del puerto de Veracruz.

“Tal vez por el mayor número de compañeros en los medios en relación con el número de periodistas en el estado”, consideró, e indicó que la SSP estatal es el sector donde se han presentado más quejas de agresiones a periodistas.

“Se han presentado quejas. Tenemos abiertos los casos. Tenemos a 30 elementos que están en suspenso esperando que se dé respuesta a cuál va a ser el dictamen que se otorgue en función de su actuación”, subrayó.

En entrevista previa al informe global de actividades del último año, Ojeda Callado mencionó que casi todos los periodistas que habían abandonado el estado por cuestiones de seguridad han regresado, y la CEAPP los ha apoyado para que se reincorporaran al trabajo en otros medios.

Incluso, agregó, quienes se fueron antes de que existiera la comisión han sido apoyados para su retorno.

“Algunos compañeros se habían ido antes del surgimiento de esta comisión. Lo que hicimos fue intervenir para que regresaran y se reincorporaran junto con su familia, apoyándolos inclusive desde gastos para el traslado, vivienda, un apoyo económico y reubicarlos en la labor periodística”.

CNDH recaba evidencias

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició una investigación por la desaparición de Gregorio Jiménez.

Por instrucciones del presidente del organismo, Raúl Plascencia Villanueva, visitadores adjuntos acudieron al lugar de los hechos para recabar evidencias y testimonios del caso, y conocer de las actuaciones ministeriales relativas a la investigación de los acontecimientos registrados esta mañana.

En un comunicado, la CNDH señaló que los agravios en perjuicio de periodistas comprometen a los gobiernos federal y estatal a realizar un oportuno y eficaz esfuerzo de investigación que impida la impunidad y el deterioro progresivo de la libertad de expresión.

“La Comisión Nacional sostiene que es obligación del Estado prevenir cualquier acto que violente la libertad de expresión, ya que toda sociedad democrática debe tener como uno de sus principales componentes la participación de una prensa libre e independiente, que cumpla con su función social en condiciones de seguridad”, puntualizó.

Detalló que de enero de 2000 a la fecha, la CNDH ha tenido conocimiento de los casos relacionados con la muerte de 87 periodistas o trabajadores del sector periodístico, asesinados presumiblemente por razón de su trabajo, y de 2005 a la fecha se han registrado 21 casos de periodistas desaparecidos.

En la Recomendación General número 20, el organismo autónomo refiere los agravios a periodistas y la impunidad imperante, donde las autoridades procuradoras de justicia, en un importante número de casos, han sido omisas en su deber de esclarecer homicidios, desapariciones, atentados, lesiones, amenazas e intimidaciones, entre otras.

Comentar este artículo