Piden a Ifetel declarar predominancia de Televisa, Telmex y Telcel

Las instalaciones de Televisa San Ángel. Foto: Miguel Dimayuga
Las instalaciones de Televisa San Ángel.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F., (apro).- Organizaciones civiles pidieron al Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) declarar empresas predominantes a Telcel, Telmex y Televisa en el ámbito de las telecomunicaciones y demandaron establecer una legislación asimétrica que abra los mercados en la materia a la competencia.

La concentración de estos mercados, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, no sólo ha significado “el robo” a los consumidores con algunas de las tarifas más altas en telefonía y televisión por cable, sino también un servicio de mala calidad, al no existir opciones.

Ello, dijo, sin mencionar el efecto que ha tenido la predominancia en el mercado de la televisión, “que ha dañado los procesos democráticos y la producción cultural de nuestro país”.

La organización civil sostuvo que no debe haber más mandato para la ley secundaria de telecomunicaciones y para el propio Ifetel que la protección de los derechos de los consumidores.

De hecho cuestionó que la predominancia en la Ley de Telecomunicaciones se haya marcado a partir del dominio del 50% del mercado y no del 30% como en otros países.

En su opinión, la Ley Secundaria debería abordar la propiedad cruzada de los medios, es decir, evaluar la preponderancia tomando en cuenta la presencia de una empresa en diversos medios.

Actualmente, subrayó, la preponderancia de esas empresas significa para los consumidores y usuarios altos precios y baja calidad en el servicio y también tiene como consecuencia para las audiencias un profundo control mediático, la ausencia de opciones informativas, el bloqueo a la difusión de la producción cultural de calidad, la imposición de modelos de vida contrarios a las condiciones raciales y culturales del país.

“Hemos presenciado la guerra entre los empresas preponderantes, entre los grandes monopolios y duopolios, cada quien defendiendo sus propios intereses sin que se le dé voz a los consumidores, usuarios y audiencias.

“Como organización de consumidores hemos sido víctimas de la censura de Televisa y TV Azteca cuando quisimos contratar espacio para un anuncio que exponía los daños en la salud de los refrescos. A ese grado ha llegado el poder de las televisoras: a impedir, incluso, la compra de un espacio comercial para difundir información para la salud y que es contraria a los intereses de uno de sus anunciantes. Olvidando que son concesiones de interés público”, reclamó Calvillo.

Ante los movimientos sociales de los últimos años, como el levantamiento juvenil en 2012 contra el monopolio de los medios de comunicación, en particular de la televisión, añadió, lo menos que pueden hacer las autoridades es atender sus demandas.

Además del Poder del Consumidor, la organización Al Consumidor exigieron al Ifetel establecer la predominancia de Televisa, Telmex y Telcel en el mercado de las telecomunicaciones e imponer las regulaciones adecuadas para abrir la competencia en estos mercados “teniendo como objetivo central los derechos de los ciudadanos en su calidad de consumidores, usuarios y audiencias”.

También le piden tomar las decisiones procedimentales para la desagregación de esos agentes preponderantes como es el caso de Telmex, y lanzar la licitación de las frecuencias de televisión para la creación de las dos nuevas cadenas de TV nacional abierta.

Al gobierno federal le piden cumplir con su compromiso de entregar al legislativo la iniciativa para la ley secundaria en materia de telecomunicaciones “basada en la defensa de los derechos de las audiencias, los consumidores y usuarios”.

Dicha legislación, exigen, debe incluir la prohibición de publicidad de comida chatarra en horarios infantiles, a fin de dar congruencia a la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.

Además, solicitan a la federación implementar una red compartida de telecomunicaciones que permita el acceso de la población a la banda ancha y los servicios de telecomunicaciones.

Comentar este artículo