El juicio al “Vicentillo”, en suspenso

Jesús Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo”. Foto: Miguel Dimayuga
Jesús Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo”.
Foto: Miguel Dimayuga

El próximo jueves 27 debe fijarse la fecha para el arranque del juicio en Chicago contra Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, pero un funcionario del gobierno de Washington cercano al caso asegura a Proceso, antes de que se anunciara la captura del Chapo Guzmán: “No habrá juicio”. De haberlo, afirma, saldrían a la luz los acuerdos que la DEA tiene con algunos  narcotraficantes de México, e incluso con militares, policías y políticos de este país que le sirven como informantes. Por ello, el proceso contra el hijo del Mayo Zambada se volvió un asunto de “seguridad nacional” para Washington.

WASHINGTON (Proceso).- Con el propósito de evitar que salgan a la luz los acuerdos secretos entre la agencia antidrogas estadunidense (DEA) y los narcotraficantes mexicanos, el Departamento de Justicia de Estados Unidos llegó a un arreglo con Jesús Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, para que este personaje –hijo de uno de los capos del Cártel de Sinaloa– no sea enjuiciado en una corte federal.

“No habrá juicio”, dice a Proceso un funcionario del gobierno de Estados Unidos, quien pidió el anonimato. “Zambada Niebla aceptó dar información para evitar una posible sentencia de cadena perpetua”, matiza, y anuncia que el “compromiso” será anunciado en los próximos días en Chicago, donde está radicado el proceso contra el hijo de Ismael El Mayo Zambada.

La fuente, involucrada directamente en el caso del Vicentillo, apunta que el acuerdo con el hijo del Mayo también favorece los intereses del Departamento de Justicia en México.

“El juicio hubiera sido muy costoso para el Departamento de Justicia. Podrían haberse dado a conocer varios acuerdos entre las agencias federales (como la DEA) con el narcotráfico mexicano; es decir que en el juicio se corría el riesgo de tener que haber identificado los nombres de informantes en México, entre quienes hay narcotraficantes, militares, policías y políticos”, enfatiza el funcionario del gobierno de Barack Obama.

Y remata: “Desde que fue extraditado por el gobierno de México, Zambada Niebla ha estado pasando información, lo que facilitó los trámites para alcanzar el acuerdo de que no se le sometiera a juicio”.

Extraditado El Vicentillo a Estados Unidos el 18 de febrero de 2010, su caso lleva cuatro años sin definirse en la Corte Federal del Distrito Norte, con sede en Chicago, ante el juez Rubén Castillo, quien programó para el jueves 27 de febrero la audiencia en la que se anunciaría la fecha de inicio del juicio.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 1946, ya en circulación)

Comentar este artículo