El gobierno asegura que castigará a quienes participaron en la fuga de “El Chapo”

El vocero gubernamental Eduardo Sánchez. Foto: Miguel Dimayuga
El vocero gubernamental Eduardo Sánchez.
Foto: Miguel Dimayuga

MÉXICO, D.F. (apro).- La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán del penal de Puente Grande Jalisco, en 2001, no quedará impune, la administración actual “investigará y castigará” a los responsables, advirtió Eduardo Sánchez, vocero del gobierno federal.

“Vamos a conocer y a exhibir a quienes lo ayudaron a huir de la cárcel”, afirmó el funcionario en entrevista con la periodista Carmen Aristegui en el noticiero matutino de MVS.

De acuerdo con Sánchez, el presidente Enrique Peña Nieto también dio la orden de investigar a familiares y colaboradores del líder del Cártel de Sinaloa, para evitar que disfruten de la fortuna acumulada por el capo sinaloense, considerado el más poderoso del mundo.

“Nos da coraje que su riqueza pueda ser disfrutada por familiares (de El Chapo) quien fue apoyado por otros más para poderse escapar o mantenerse afuera de la cárcel”.

El gobierno federal, abundó, investigará las cuentas y negocios de Guzmán.

Sánchez comentó que el rompecabezas que el gobierno federal busca construir, incluye ubicar dónde están los bienes del capo y cuáles han sido los mecanismos financieros que le han permitido lavar dinero.

“Todo lo que tenga que abonar en disminuir la impunidad, es el terreno en el que estamos”, acotó.

“Así podemos disminuir niveles de impunidad. A los ciudadanos no nos es suficiente con que se detenga (a El Chapo)… hay una instrucción precisa, ahora que tenemos la posibilidad de la captura de esta persona, tenemos acceso a él y podemos interrogarlo, poder tener datos duros. También tenemos acceso a colaboradores y cómplices”, dijo.

El vocero del gobierno federal sostuvo que el gobierno tiene el compromiso de investigar no sólo desde la fuga de El Chapo sino de desmontar la red y el entorno del capo, en el que participarían “un chorro de personas”.

Guzmán Loera se fugó del penal de Puente Grande el 19 de enero de 2001, durante el sexenio de Vicente Fox. Supuestamente, el líder del cártel de Sinaloa pudo escapar escondido en un pequeño carro que transportaba ropa para la lavandería.

“Asumimos el reto que han pasado 13 años desde que esto ocurrió (la fuga), desde que evadió (la justicia), han pasado 13 años desde que quienes ayudaron a este criminal, han podido esconderse”, apuntó Sánchez.

El gobierno, afirmó, tienen todos los recursos para reconstruir los 13 años en que Guzmán Loera construyó su imperio, en el que sus cómplices “trabajaron para que la verdad no se sepa”.

Buscarán, recalcó, a quién o quiénes ayudaron a escapar de la cárcel, así como quien o quienes le ayudaron a operar.

Carrillo Olea pide llamar a cuentas a exprocuradores

Por separado, el general Jorge Carrillo Olea, en su momento director del Centro de Planeación para el Combate a las Drogas, y encargado de coordinar la entrega de El Chapo Guzmán cuando lo capturaron por primera vez, aplaudió la recaptura del capo y pidió al procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, llamar a cuentas a sus antecesores por no hacer nada por capturarlo a lo largo de los últimos 13 años.

“¿Qué pasó durante 13 años, que seis procuradores generales de la República –Rafael Macedo dela Concha, Daniel Francisco Cabeza de Vaca, Eduardo Medina Mora, Arturo Chávez Chávez y Marisela Morales– no dieron noticia” sobre El Chapo, cuestionó en entrevista posterior con Aristegui.

“No digo que no lo hayan detenido, que está clarísimo, ni siquiera dieron noticia, ni siquiera se supo de un programa  para su captura.

“Yo creo que el actual procurador Jesús Murillo, a la cabeza de la Procuraduría, debería exigir una declaración de cada una de estas personas para explicar por qué en su promedio de dos años a cargo de la titularidad, no emitieron ninguna noticia sobre esfuerzo alguno para capturar a El Chapo”, sugirió.

–¿Deberían comparecer ante el Ministerio Público formalmente?–preguntó la periodista

–Sin duda.

–¿Que el procurador llame a comparecer a los exprocuradores ante el MP?

–Sin ninguna duda para mí y detrás de ellos vendría una cauda de gentes que tuvieron responsabilidades y por ineficiencias, por omisión o por connivencia no pudieron— abundó.

Carrillo Olea consideró que la captura del Chapo es un hecho histórico que no se puede quedar en un escándalo de un fin de semana. “No podemos quedarnos callados (…) Tenemos que ver qué pasó, quienes fallaron y por qué”, insistió.

Sin dar nombres y basado en su experiencia, el fundador del Cisen afirmó que la red de complicidades involucra a gobernadores, presidentes municipales, comandantes de la policía y de las fuerzas militares.

“No se quieren comprometer a nada porque hay gente que ya no está, otra que ya murió bueno simplemente que nos digan los nombres y cuáles son las omisiones”, subrayó.

Comentar este artículo