Escala inflación por alza de 68.1% en el precio del limón: Inegi

La inflación se mantuvo “elevada” ante la escasez del limón. Foto: Especial
La inflación se mantuvo “elevada” ante la escasez del limón.
Foto: Especial

MÉXICO, D.F. (apro).- Impulsada por los altos precios del limón, la inflación creció 0.25% para colocarse a una tasa anual de 4.23% en febrero pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En enero, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se disparó a 4.48% anual derivado de los efectos producidos por la reforma hacendaria.

En el segundo mes del año la inflación se mantuvo “elevada” ante la escasez del limón, producto afectado por el cobro de derecho de piso y producción por parte del crimen organizado a los productores y a distribuidores, así como por la presencia de la plaga conocida como “dragón amarillo” en estados como Colima, Jalisco y Michoacán.

De hecho, la tasa de 4.23% anual, registrada en febrero, mantiene a la inflación fuera del rango propuesto por el Banco de México (Banxico), que es de 3% (+/- un punto porcentual).

De esta forma, el costo del cítrico tuvo un aumento de 68.10%; la cebolla aumentó 9.11%; el gas doméstico, 8.60%; en menor medida subieron los precios de la gasolina de bajo octanaje; el servicio de telefonía celular, restaurantes y similares; la vivienda propia, los refrescos envasados y el costo de la carne de res.

En contraste, bajaron los precios del jitomate, chile serrano, chile poblano, calabacita, tomate verde, frijol, desodorantes personales, jabón de tocador, así como el de las lociones y perfumes, entre otros.

El Inegi precisó que la inflación subyacente creció 0.28% para colocarse a una tasa anual de 2.98%. Este tipo de inflación incluye a los precios de los servicios como educación y vivienda, además de alimentos procesados, bebidas y tabacos, excepto agropecuarios.

Por su parte, la inflación no subyacente –que integra a los precios más volátiles como los agropecuarios y energéticos– se elevó 0.17% y se disparó a 8.28%.

Mientras que la canasta básica presentó un crecimiento mensual de 0.29% en febrero, ubicando su tasa anual en 5.79%.

De acuerdo con los analistas de Banamex, el precio del limón fue mucho mayor a lo esperado, y tuvo un impacto muy importante sobre el avance del INPC.

“Cabe notar que dada la naturaleza temporal del incremento en el precio del limón, anticipamos que posiblemente se revierta en las semanas siguientes”, precisó la institución financiera en un comunicado.

En el mediano plazo, los nubarrones de la inflación parecen alejarse luego de los efectos de la reforma hacendaria y del alza “temporal” del limón, así lo dejaron ver los especialistas:

“Dando seguimiento a los precios de la zona fronteriza, notamos también que en la segunda mitad de febrero no hubo señales de una aceleración de la inflación por efecto del incremento en la tasa del IVA. En consecuencia, reafirmamos nuestra percepción de que el impacto de la nueva medida fiscal se consolidó casi en su totalidad en la primera mitad de enero”.

Comentar este artículo