Muere bebé en guardería de Querétaro; los padres culpan a encargados

QUERÉTARO, Qro. (apro).- Los padres de una bebé de 10 meses de nacida que perdió la vida en una guardería particular de esta ciudad acusaron a los responsables de la institución de evadir su responsabilidad y ocultar lo sucedido.

Según las autoridades de la guardería NANI (Niños amados, niños integrados, reza la publicidad) ubicada en la colonia Jardines de esta ciudad, la menor Ámbar Sofía falleció presuntamente por broncoaspiración, luego de haber tomado leche en un biberón.

Los hechos ocurrieron el pasado 3 de marzo pasado, y de acuerdo con la versión que dieron los encargados de la guardería a las autoridades, Ámbar habría presentado reflujo tras ingerir la leche de su biberón, sin que el personal se percatara de ello, por lo que se ahogó.

Aunque se pidió el auxilio de paramédicos, éstos ya no pudieron salvar la vida de la menor.

La Procuraduría de Justicia abrió una investigación para determinar si hubo negligencia de parte del personal, pero hasta el momento no hay ningún detenido.

El área de Protección Civil municipal indicó que el establecimiento cuenta con los permisos en orden, lo mismo que los registros de los protocolos de seguridad y emergencia.

Mediante un comunicado que divulgaron a través de Facebook –acompañado por una fotografía de ellos con la menor– Leonel Gómez Pérez y Karine Rocha Hernández se dirigieron a la ciudadanía para externar su consternación por el fallecimiento de su hija “y todas las falsas versiones que se están manejando en torno a esta situación”.

Aclararon que su hija gozaba de plena salud en general, y que confiaron en la guardería para dejarla –en virtud de que ambos trabajan– “donde supuestamente laboraba gente especialmente capacitada para cuidar y atender a los bebés, con médico y enfermera, así como todos los requisitos que se necesitaban para la seguridad e integridad de los bebés”.

Los padres de Ámbar se dijeron decepcionados al enterarse “de la  manera más horrible” que en realidad la guardería no cubre ese perfil de calidad, “ya que por negligencia no estuvieron pendientes de lo que ocurría con nuestra hija”.

Lamentaron que NANI continúe abierta y prestando sus servicios “aprovechándose de la necesidad de los demás padres” y acusaron a los responsables del inmueble de tratar de ocultar lo ocurrido.

Este establecimiento, aseguraron, “no cuenta con la capacitación, el personal, los cuidados y áreas adecuadas hacia los bebés”, por lo que pidieron el apoyo de toda la ciudadanía para evitar que esta tragedia se pueda repetir.

Comentar este artículo