Otra vez Tenancingo: desmantelan red de trata de personas

Una protesta en contra de la trata de personas en Tlaxcala. Foto: Fernando Camacho
Una protesta en contra de la trata de personas en Tlaxcala.
Foto: Fernando Camacho

MÉXICO, D.F., (apro).- De nueva cuenta, el municipio de Tenancingo, Tlaxcala, considerado como la capital de la trata de personas con fines de explotación sexual comercial, vuelve a dar de qué hablar.

La Procuraduría General de la República (PGR) detuvo y consignó a tres integrantes de una misma familia por retener contra su voluntad a dos menores, quienes eran utilizadas para chantajear a sus madres y obligarlas a prostituirse en Estados Unidos.

Según la dependencia, dichos sujetos enganchaban a mujeres menores y mayores de edad en varios estados de la República con la promesa de casarse con ellas. Luego, las embarazaban y las obligaban a prostituirse en el Distrito Federal o las enviaban a Texas y Nueva York, Estados Unidos, con el mismo fin.

Los proxenetas les quitaban a sus hijos mediante engaños y los utilizaban como medio de coerción. Les decían que el dinero producto de la explotación sexual era para el cuidado de los menores quienes quedaban al cuidado de la misma familia en Tenancingo.

El pasado 20 de marzo elementos de la Unidad Especializada en Tráfico de Menores, Personas y Órganos de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), llevaron a cabo un operativo en la localidad y cumplimentaron tres órdenes de aprehensión por el delito de trata de personas y rescataron a dos de los menores que usaban para chantajear a sus víctimas.

En un comunicado, la PGR informó que las personas aprehendidas fueron internadas en Centros Federales de Readaptación y puestas a disposición de un Juzgado en el Distrito Federal, donde se seguirá el proceso penal en su contra.

No es el primer caso de trata de personas en Tlaxcala. El 23 de julio del año pasado el Centro Fray Julián Garcés de Derechos Humanos dio a conocer que el estado de Tlaxcala — considerada como la “la capital de la trata de personas” con fines de explotación sexual y comercial–, en dos años y medio acumuló 150 denuncias por ese delito y hasta ese tiempo sólo tres habían culminado en sentencia condenatoria.

Emilio Muñoz Berrueco, director del organismo, dijo entonces que si bien se han realizado detenciones, los tratantes logran salir de la cárcel por la inadecuada integración de los expedientes.

Lo peor, afirmó, es que lejos de atenuarse, el problema se ha extendido y la labor de las autoridades es insuficiente.

Desde hace varios años el Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local, ha denunciado una y otra vez que los tentáculos de la red de trata de personas en Tlaxcala, llegan hasta Estados Unidos, concretamente a Nueva Jersey y Nueva York.

El 1 de mayo de 2013 la Corte de Manhattan acusó a 13 personas por los presuntos delitos de tráfico sexual y transporte interestatal con fines de prostitución de decenas de mujeres.

Las jóvenes mexicanas eran llevadas a una zona rural de Nueva Jersey, donde las amenazaban para obligarlas a tener relaciones sexuales con 25 trabajadores agrícolas por día o las confinaban en prostíbulos sucios en Nueva York.

Les pagaban muy poco, o nada.

Los proxenetas atraían a sus víctimas con una combinación de amenazas, abusos y promesas incumplidas de matrimonios y trabajos que se transformaban en una vida de esclavitud sexual.

Algunas lograban escapar pero sin estatus legal en Estados Unidos, sin amigos y familiares que les ayudaran, sin oportunidades de empleo y traumadas por lo que sufrieron, volvían a la prostitución.

En febrero de 2012 autoridades de México y Estados Unidos desmantelaron otra red criminal dedicada a la trata de personas con fines de explotación sexual que operaba desde hace 10 años también en Tenancingo, Tlaxcala.

En una operación conjunta, elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) y del Departamento de Justicia estadunidense, rescataron a cinco mujeres que eran prostituidas en la ciudad de Nueva York.

Las pesquisas se iniciaron a partir de una denuncia presentada en la embajada de México en Estados Unidos. A raíz de la querella, la PGR inició las investigaciones, en coordinación con el Departamento de Justicia.

Igual que en el caso dado a conocer hoy por la PGR, la red internacional de tráfico de personas estaba conformada por familiares, y su ‘modus operandi’ consistía en enamorar a mujeres mexicanas y, una vez logrado su objetivo, eran trasladadas de manera ilegal de Tlaxcala a Nueva York, donde eran explotadas sexualmente.

Comentar este artículo