Pese a advertencias, se establece en México la moneda electrónica Bitcoin

Una representación física del Bitcoin. Foto: Bit Square
Una representación física del Bitcoin.
Foto: Bit Square

MÉXICO, D.F. (apro).- Pese a las advertencias del Banco de México y de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) respecto de los riesgos que conlleva el uso de la cripto-moneda Bitcoin, la empresa poblana Bitso lanzó ayer la primera plataforma de compraventa de Bitcoin en pesos mexicanos.

“Nosotros creemos que el Bitcoin es el futuro de las transacciones y de la transparencia. A México le puede servir en el tema de las remesas, cuyo flujo se eleva a 23 mil millones de dólares cada año”, explicó a Apro el director general de Bitso, José Pablo González Delezé. A largo plazo, el empresario estima que su compañía retendrá entre 1% y 1.5% de comisión por cada transacción.

La plataforma quiere convertirse en una institución financiera; es decir, un intermediario en un mercado líquido y bursátil, aseveró su director.

El lanzamiento de la plataforma ocurre tres semanas después que la empresa Bitcoin42 instalara dos cajeros automáticos en el Centro NIT de Tijuana. Uno acepta dólares –para su uso turístico, argumenta la empresa–, mientras que el otro efectúa cambios en pesos mexicanos.

Como acción publicitaria, la empresa Bitcoin42 anunció que entregará 10% de los beneficios derivados del retiro de efectivo a asociaciones civiles tijuanenses.

Ante la instalación de estos cajeros, la Condusef publicó ayer un boletín en el que alertó sobre el uso del Bitcoin: “Cualquier persona o comercio que utilice o acepte algún tipo de moneda virtual como forma de pago, lo hace bajo su propio riesgo y responsabilidad, ya que el uso de estos activos supone una elevada volatilidad y posibles pérdidas monetarias.

“Este tipo de moneda virtual no está regulada por las autoridades financieras y todas las operaciones realizadas son irrevocables, por ello no existe forma de que los usuarios puedan reclamar en caso que sospechen que son o han sido víctimas de un fraude o algún quebranto, por un cambio repentino y abrupto en su valor o por la suspensión en su cotización”, informó la comisión.

Según Bitso, la cripto-moneda valía 6 mil pesos por unidad hasta el domingo 6. Desde su creación en 2009, el valor del Bitcoin se ha caracterizado por su alta volatilidad, debido a su fuerte potencial de especulación, así como los temores de que se use para lavar dinero.

“Hasta la fecha, se ha utilizado como valor especulativo, pero abre oportunidades para los pagos en Internet”, explicó González.

El bitcoin funciona como un pago en efectivo en Internet, sin que las transacciones transiten por ninguna institución bancaria o financiera.

¿Moneda?

En la advertencia sobre el uso de monedas virtuales que publicó el pasado 10 de marzo, el Banxico aseveró que las cripto-monedas son “mecanismos de almacenamiento e intercambio de información electrónica sin respaldo de institución alguna, por lo que no son moneda de curso legal… tampoco son divisas extranjeras”.

Y precisa: “El marco jurídico vigente tampoco las reconoce como medio de cambio oficial ni como deposito de valor u otra forma de inversión”.

Según González, la plataforma usa un programa de reconocimiento facial y tiene un registro de sus usuarios para “poder avisar a las autoridades si alguien con malas intenciones trata de lavar dinero”. Entre las personas “de mediano riesgo” que, promete, no tienen acceso a la plataforma, se encuentran los individuos “políticamente expuestos”.

El pasado 27 de enero, las autoridades estadunidenses detuvieron a Charlie Shrem, vicedirector de la Fundación Bitcoin, bajo los cargos de lavado de dinero. El 6 de febrero, la policía de Miami anunció que detuvo a dos personas con la misma acusación.

Para los defensores del Bitcoin, esta ola de detenciones demuestra que la cripto-moneda no sirve para realizar actividades ilegales, ya que las transacciones se pueden rastrear fácilmente.

“Usar al Bitcoin para transacciones ilícitas es muy, muy idiota”, dijo Patrick Murck, el consejero general de la Fundación Bitcoin a Reuters el 27 de enero.

De acuerdo con Reuters, el magistrado de Manhattan Preet Bharara advirtió en un correo electrónico que mandó a la prensa: “Perseguiremos de forma agresiva a quienes usarán las nuevas monedas con fines ilícitos”.

El 1 de octubre de 2013, la Oficina de Investigación Federal (FBI, por sus siglas en inglés) detuvo en San Francisco a Ross William Ulbricht, mejor conocido en Internet como Dread Pirate Robert, el administrador de The Silk Road, el portal de compra-venta de drogas y servicios de hacking que documentó Proceso (1916).

Mientras las autoridades estadunidense detenían a Ulbricht, también le confiscaron 173 mil 991 unidades de bitcoin –lo que representaba en este entonces un valor de aproximadamente 150 millones de dólares.

La cripto-moneda era la única forma de realizar las transacciones en el portal, ya que su estructura y su código garantizan el anonimato del comprador y del vendedor en Internet.

Además de acusarlo de “administrar una empresa criminal, conspirar para el tráfico de narcóticos y el hackeo de computadoras”, las autoridades judiciales estadounidenses imputaron a Ulbricht el delito de lavado de dinero.

El abogado de Ulbricht proporcionó a la Corte del distrito sur de Nueva York un memorando para defender a su cliente. En el documento plantea que el bitcoin “no es una moneda”, por lo que en el caso de Ulbricht no aplica el delito de lavado de dinero.

Según el documento, en Estados Unidos para constituir un delito de lavado de dinero las transacciones financieras deben transitar por “instrumentos monetarios”.

“El Bitcoin, medio exclusivo de pago en The Silk Road, no está calificado como ‘instrumento monetario’, por lo que no puede servir de base para una violación de lavado de dinero”, asevera el defensor.

El letrado cita al propio Servicio de Ingresos Internos estadunidense: “(El bitcoin) no tiene estatuto legal en ninguna jurisdicción… la moneda virtual no está considerada como moneda”.

 

Comentar este artículo