Prevén que industria pierda 2 mil mdd al año por Dragon Mart

Protestas contra Dragon Mart. Foto: Especial.
Protestas contra Dragon Mart.
Foto: Especial.

MÉXICO, D.F. (apro).- La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) advirtió que si el proyecto comercial Dragon Mart se pone en marcha, la industria mexicana perderá alrededor de dos mil millones de dólares anuales, equivalentes a 300 mil toneladas de productos chinos.

Ysmael López García, integrante de la Mesa Directiva de la Concamin y coordinador del Consejo Industrial para la atención del proyecto Dragon Mart, manifestó que la apertura de nuestras fronteras al mercado chino permitiría la entrada masiva de sus productos, que suelen tener precios subvaluados o distorsionados, debido a que son elaborados por empresas con privilegios tributarios o que no poseen esquemas laborales legales y un compromiso real con la ecología.

Este último, precisó, es un tema  relevante si se toma en cuenta que el predio donde se pretende que opere el proyecto se encuentra en un área de 557 hectáreas denominada El Tucán, que abarca tres unidades de gestión ambiental cuya normatividad no permite la explotación comercial.

De hecho, este lunes el Senado de la República solicitó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) determinar el procedimiento para evaluar el impacto ambiental que tendría el proyecto en Cancún, Quintana Roo, lugar donde se planea establecer el centro de exhibiciones Dragon Mart, que tiene un 5% de avance en sus obras.

De acuerdo con el empresario, independientemente de quiénes sean los desarrolladores del proyecto, así como los socios y las empresas que lo operen, en México, más que en cualquier otro país, existen múltiples antecedentes de prácticas ilícitas en el comercio chino.

La nación asiática, apuntó, sigue siendo la que tiene mayores prácticas de subvaluación, triangulación, subvenciones, piratería e incumplimiento de normas, entre otras.

Señaló que “en los últimos años los delincuentes en China han desarrollado cada vez técnicas más sofisticadas para copiar productos legítimos y falsificar una gama más amplia, y han desarrollado nuevos métodos de distribución para minimizar el riesgo de decomiso, sin olvidar que producen imitaciones más costosas o más baratas, según la calidad de la imitación, por lo cual ya no sólo afectan al mercado secundario de menor precio, sino también a quienes compran productos que creen genuinos”.

La falsificación cuesta 600 mil millones al año a escala mundial, según cifras de la International Anti-Counterfeiting Coalition (IACC), y dos terceras partes de esas falsificaciones se generan en China, recordó el representante de Concamin.

López García cuestionó que “si este proyecto tiene como mercado final a Estados Unidos, no se establece en tierras norteamericanas, pero en cambio busca establecerse en nuestro territorio, beneficiándose de nuestra proximidad con nuestro principal socio comercial y aprovechando nuestros incentivos para los mercados extranjeros”.

Comentar este artículo