Con el petróleo se vende a México

Con el petróleo se vende a México
Heberto Castillo
Se han hecho comentarios periodísticos condenando la “ligereza” con que propuse (en Proceso) construir un gasoducto de 90 kilómetros al Golfo de México en vez de uno de mil doscientos kilómetros a Reynosa (Hidalgo, Texas, en verdad), a raíz de que el director de Pemex, Jorge Díaz Serrano, anunció en conferencia de prensa a los corresponsales extranjeros el 6 de mayo de 1977, que se estaba gestionando un crédito por 1,500 millones de dólares (34,500 millones de pesos) para llevar de Cárdenas, Tabasco, a la frontera dos mil millones de pies cúbicos de gas a cada 24 horas “para aliviar los crudos inviernos de los norteamericanos”
En breve charla que tuve con el Secretario del Patrimonio y Fomento Industrial José Andrés Oteyza, le oí argumentos que desechan la alternativa al Golfo por costosa y complicada Señaló que en Argelia habían resuelto el problema como yo sugería pero que habían fracasado después de haber hecho inmensos gastos En México se mencionan cifras fabulosas para licuar en puerto mil quinientos millones de pesos cúbicos de gas: 3 mil quinientos millones de dólares, es decir, 80,500 millones de pesos, más del doble que el costo previsto para el gasoducto a la frontera
Sin embargo, ya en marzo de 1976, Antonio Dovalí Jaime, entonces director de Pemex, en su informe anual y en su página 23, a la letra dice: “Al finalizar 1975, había 183 obras en proceso de construcción o de proyecto Por sus efectos multiplicadores de la producción o de la eficiencia especial operativa, cabe hacer mención especial de las siguiente: cuatro plantas endulzadoras de gas, con capacidad de 200 millones de pies cúbicos diarios cada una, que serán ubicadas en Cactus, con sus correspondientes recuperadoras de azufre, una planta de recuperación de líquidos por procedimiento criogénico, destinada al complejo de Cactus, con capacidad de 500 millones de pies cúbicos por día; otra del mismo proceso, que se montará en Poza Rica, capaz de procesar 300 millones de pies cúbicos por día”
Pemex quiere vender todo el gas natural en Hidalgo, Texas, gracias al gasoducto, aunque resulte obligado tener a un solo cliente, el que puede dejar de comprarnos cuando le venga en gana según sus conveniencias Es falso que no sea costeable beneficiar al gas en puerto para comerciar con él desde ahí Y es falso el costo que se menciona de 80,500 millones de pesos Hay un proyecto de una planta criogénica hecho por técnicos mexicanos del Instituto Mexicano del Petróleo y por la empresa Fluor Engineers and Constructors Inc que fue entregado por el ingeniero Bruno Mascanzoni, director del Instituto Mexicano del Petróleo, las subdirector de Producción Industrial de Pemex, ingeniero Héctor Lara Sosa, el 1o de abril de 1974 en oficio número R-12431 Dicha planta es la misma anunciada como en proceso de construcción por Dovalí el 18 de marzo de 1976, la que ahora se encuentra totalmente terminada
En 1974 se proyectó construir tres plantas modulares del tipo de la Cactus, las que juntas beneficiarían los dos mil millones de pies cúbicos de gas natural Cabe decir que la planta de cactus con capacidad para 500 millones de pies cúbicos diarios costó alrededor de 470 millones de pesos y ahora costaría no más de 700 millones por lo cual las otras dos necesarias para integrar el módulo de tres con capacidad de dos mil millones de pies cúbicos costarían 1,400 millones de pesos y no 80,400 como dicen los voceros de Pemex y del Patrimonio, esto es, 57 veces y media menos Cabe entonces preguntar: ¿por qué se abandonó el proyecto de 1974? ¿Por qué se miente en forma tan escandalosa y se abulta el costo de las plantas criogénicas? Es necesario ventilar esta situación públicamente —y no mediante intermediarios en la prensa— para saber si en verdad existen problemas del orden técnico y económico insuperables que obliguen a dejar una planta a medias y la de Cactus inoperante (tomada por cierto por el ejército hace unas semanas para romper la huelga de los trabajadores que la construían) Mientras estas cosas no se aclaren debidamente, queda la presunción de que algunos funcionarios del gobierno mexicano sirven a los intereses de EUA antes que a México
La solución propuesta desde aquí en algún puerto cerrado del Golfo de México (el Instituto Mexicano del Petróleo menciona en su estudio el de Dos Bocas), es quince veces menos costosa que el gasoducto de Cárdenas a Hidalgo, Texas y permitiría a México negociar su gas con el país que más le convenga y no sólo con los Estados Unidos Es nuestro gas y podemos venderlo en el sitio que más nos convenga, a no ser que, por nuestras dependencia económica, se haya hecho compromiso de entregarlo en la frontera
Vale saber que por cada barril de petróleo que se produce se obtienen necesariamente 1570 pies cúbicos de gas, de ese que Díaz Serrano dijo a los corresponsales extranjeros que vale 3 dólares el milla de pies Por eso al aumentar abruptamente la producción de petróleo de 806 mil barriles en 1977 como se dice, se están produciendo 394,000 barriles diarios más, esto es, 618,580 millones de pies cúbicos de gas por ahora se tiene que quemar Se están quemando, “para salir del bache económico”, 185 millones de dólares diarios, ¡4255 millones de pesos diarios! Es por eso de dudar la ventaja que reporta al país aumentar la producción de crudo sólo porque haya petróleo en nuestro subsuelo El petróleo beneficiado por la petroquímica vale diez veces más que el crudo El petróleo decuplica su valor sólo con guardarlo Quemarlo ahora implica quema además 4,71 dólares por barril en gas desperdiciado ¿Es patriótico hacerlo? ¿No hay otra alternativa para cubrir la deuda externa que malbaratar nuestro petróleo y quemar a tontas y locas el gas natural?
Jorge Díaz Serrano tiene antecedentes que vale la pena recordar: antes de ser director de Pemex fue contratista y dueño de Electrificación Industrial, SA, Servicios Petroleros EISA, Perforaciones Marinas del Golfo, SA, Dragados SA, Cía del Golfo de Campeche, SA, todas ellas en México De la Golden Lane Driling Co en Houston y Galveston, Texas y en el canal de Santa Bárbara, California, en los EUA ¿Ya no lo será?
Quizá se ha engañado al Presidente y a otros funcionarios para lograr construir el gasoducto de Cárdenas a Hidalgo, Texas, diciendo que es incosteable llevar el gas al Golfo y de ahí enviarlo al extranjero Pero existen los proyectos de las plantas criogénicas y la planta de Cactus está ahí, en cactus, Chiapas, a la vista ¿Qué puede decir don Jorge Díaz Serrano al respecto? ¿Qué José Andrés Oteyza?

Comentar este artículo