Acerca de Ningunea el Bicentenario a Pedro Moreno

De José Manuel Villalpando

 

Señor director:

 

En relación con el artículo aparecido en Proceso 1761, el 1 de agosto de 2010, bajo el título Ningunea el Bicentenario a Pedro Moreno, me permito hacer las siguientes aclaraciones:

De ninguna manera se ha eliminado “como héroe de la Independencia de México al jalisciense Pedro Moreno”, y tampoco es necesaria ninguna “rectificación de la injusticia histórica que se está cometiendo”, pues no ha habido tal.

La figura histórica de Pedro Moreno tiene un lugar bien ganado, por méritos propios, en la historia de nuestra Independencia. No es función de ninguna autoridad reconocer o desconocer héroes de la patria. Éste es el caso de Pedro Moreno, héroe auténtico recordado no sólo por los jaliscienses, sino por todos los mexicanos, como uno de los protagonistas esenciales de las luchas insurgentes, particularmente en la región del Bajío, en los aciagos años posteriores a la muerte de José María Morelos y especialmente vinculado con otro gran personaje, que en ese tiempo vino a México a pelear por nuestra libertad: Xavier Mina.

No nos es desconocido que en 1823 un decreto del Congreso declaró “beneméritos de la patria en grado heroico” a los más importantes caudillos de nuestra libertad que ya para entonces habían fallecido, ordenando, además, que sus restos mortales fuesen reunidos para trasladarlos a la Ciudad de México, donde serían sepultados en un monumento funerario en la Catedral Metropolitana. Pedro Moreno, por virtud de este decreto, alcanzó esta alta distinción, y sus restos mortales fueron exhumados de la Hacienda de la Tlachiquera, en Guanajuato, y llevados a la catedral, donde permanecieron hasta 1925, con los restos de Hidalgo, Allende, Aldama, Jiménez, Morelos, Matamoros, Rosales y Mina, todos ellos muertos durante la guerra, así como con los de quienes fallecieron después: Victoria, Guerrero, Bravo, Quintana Roo y Leona Vicario.

En 1925 todos estos restos fueron llevados
al mausoleo en el Monumento a la Independen-cia, mejor conocido como “el Ángel”. Lamenta-blemente, en las placas de bronce que resguardan los nichos ubicados en el basamento del monumento se omitieron dos nombres: el de Pedro Moreno y el de Víctor Rosales, ausencias atribuibles quizás a la precipitación con que se realizó el traslado.

Por ello, el 30 de mayo de 2010, con motivo de la ceremonia de extracción de los restos de los héroes de la Independencia que estaban en “el Ángel”, se distribuyó un folleto explicativo donde textualmente se asienta la presencia de los restos mortales de Pedro Moreno, a pesar de que, en su momento, las puertas de bronce del monumento omitieron su nombre. Además, en diversas entrevistas concedidas a medios de comunicación escritos y electrónicos señalé clara, directa y reiteradamente el nombre de Pedro Moreno como uno de nuestros héroes, sepultado en ese sitio (El Universal, 20 de mayo de 2010; Reforma, 21 de mayo; Radio Fórmula, 28 de mayo).

La figura histórica de Pedro Moreno se mantiene intacta en el recuerdo colectivo. Incluso, una de las acciones de la Coordinación Ejecutiva de las Conmemoraciones de 2010 es la de resaltar la vida y la obra de los mexicanos y mexicanas que nos legaron patria y libertad. Y Pedro Moreno está entre ellos, por lo que ante la ausencia de una imagen suya, que nos represente su rostro, hicimos la propuesta de un retrato moderno con la fisonomía de este prócer, copia del cual tuvimos oportunidad de obsequiar a una de los descendientes de Pedro Moreno, a quien invitamos a la ceremonia de extracción de los restos de los héroes de la Independencia. 

Por otra parte, hemos producido materiales audiovisuales para dar a conocer a Pedro Moreno, conscientes de la importancia de divulgar entre todo el público a los personajes que hicieron nuestra Independencia, así como los lugares más relevantes donde sucedieron esos hechos históricos, como precisamente en Lagos de Moreno, Jalisco, donde comienza la avenida que lleva su nombre, instalamos el pendón y placa de “México es Mi Museo”, que con el número *2010 y con la clave 206 proporciona información sobre ese sitio y su distinguido morador, vía teléfono celular. Por último, particular mención merece el “expediente digital” escrito y coordinado por la historiadora Luz Elena Mainero, que fue preparado en honor a este personaje, titulado Pedro Moreno, el héroe del Fuerte del Sombrero, que contiene, además de un serio estudio histórico, una galería documental y diversas imágenes y que puede consultarse en la siguiente dirección electrónica: http://www.inehrm.gob.mx/Portal/PtMain.php?pagina=exp-pedro-moreno.

Para concluir, será conveniente que la autoridad competente incluya, en las puertas de bronce del Monumento a la Independencia, los nombres de Pedro Moreno y de Víctor Rosales, sobre quienes deben continuarse los estudios históricos que relaten y documenten sus notables aportaciones a la construcción de nuestro México, como el espléndido y reciente trabajo de Rogelio López Espinoza, quien rescató innumerables y desconocidos documentos de la actuación insurgente de Pedro Moreno, publicado por el gobierno del estado de Jalisco en 2005, titulado Pedro Moreno, adalid e insurgente.

Atentamente

José Manuel Villalpando

Director general del Instituto Nacional
de Estudios Históricos de las Revoluciones
de México

 

 

Respuesta del reportero

 

Señor director:

 

Si Villalpando conoce toda la información que se presentó en el reportaje, tal como la transcribe en su extensa carta, entonces, ¿por qué no se incluyó a Pedro Moreno en el elenco de los héroes cuyos restos fueron exhumados de la Columna de la Independencia y trasladados al Castillo de Chapultepec, el 30 de mayo? Ese es el fondo del asunto. Este funcionario ni siquiera ha respondido la carta que el ayuntamiento de Lagos de Moreno le envió, el 4 de junio, para resarcir la omisión que justifica con la edición de un “folleto explicativo”.

Atentamente

Álvaro Delgado

 

Comentar este artículo