Justicia pendiente

Si bien el escándalo motivado por las acusaciones de falsificación de actas de nacimiento en contra de dos funcionarios del Registro Civil de Guadalajara no es nuevo, la historia no estaba completa Luego de las indagatorias realizadas se comprobó que los indiciados eran inocentes, pero ello no les ha valido, pues las autoridades se niegan a reinstalarlos en sus puestos Como contrapunto de este caso, el director de ese organismo, José Refugio Villegas Pérez, enfrenta una demanda penal en la que se le acusa de ser el autor intelectual de las falsificaciones Sin embargo, hasta ahora no se ha iniciado ninguna investigación al respecto

Pese a que el director del Registro Civil de Guadalajara, José Refugio Villegas Pérez, está acusado ante la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) de ser autor intelectual de la falsificación de actas de nacimiento extemporáneas, hasta ahora no se le ha llamado a declarar
Así lo asegura en entrevista con Proceso Jalisco el abogado Jorge Salazar, quien sostiene que esta inexplicable irregularidad puede contribuir, por ejemplo, al tráfico de infantes
A finales de 2007, Villegas Pérez presentó denuncias en contra de los oficiales del registro civil tapatío Adrián René Ramírez López, de la oficina número 7 (AP 8462/2007), y de José Antonio Franco Álvarez (AP 8301/2007), de la oficina número 5, por su presunta responsabilidad en la alteración de actas de nacimiento y falsificación de firmas
Luego de las investigaciones, sostiene el abogado, se demostró la inocencia de los inculpados por medio de un dictamen del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) con número de oficio 36602/2008/ 12 CE/01DC, según el cual las firmas que aparecen en las actas no corresponden a los señalados
El pasado 2 de diciembre, Franco Álvarez presentó una denuncia de hechos y conductas ante la PGJ en contra de Villegas Pérez Su acusación la basó en el hecho de que el 14 de marzo de 2008 la secretaria del registro civil número 5, Lilián Minerva Ochoa Sánchez, declaró ante el Ministerio Público que por órdenes de Villegas Pérez falsificó cinco actas de nacimiento
Dijo que en los primeros meses de 2007, Villegas Pérez la citó afuera de la oficialía número 5 Ahí le pidió que elaborara las actas del registro extemporáneo, “sin que se enterara Franco, ya que podía darse cuenta de los trámites irregulares Por esta razón fotocopié la firma del oficial y la acomodé en cada una de las actas”
“Por el simple hecho de que haya un señalamiento contra Villegas Pérez, la procuraduría debe investigar y abrir una averiguación previa en contra del director del Registro Civil, pero por cuestiones políticas y no jurídicas no lo mandan llamar”, acota Salazar
Y añade: “Las declaraciones de Lilián ante el Ministerio Público ponen al descubierto varios delitos entre los que se encuentran falsificación de documentos y asociación delictuosa, pues en los ilícitos participaron varias personas También podríamos hablar de tráfico de infantes porque esas gentes van y realizan un trámite sencillo, sin seguir el procedimiento establecido por la ley para la adopción”
El abogado considera que en caso de que el Ministerio Público continúe sin llamar a declarar a Villegas Pérez, su cliente Franco Álvarez podría acudir ante un juez de Distrito a solicitar un amparo para que le ordene al fiscal “agilizar la averiguación previa”
“Se ha visto –enfatiza– que este funcionario goza de impunidad absoluta, pues existe la confesión de su cómplice en los delitos cometidos En las dos averiguaciones previas, el Ministerio Público se dedicó a buscar elementos para consignar a José Antonio Franco y Adrián René; sin embargo, nunca los encontró porque no existieron las conductas delictuosas que denunciadas por José Refugio”
–¿El Ministerio Público investigó a las personas que solicitaron el registro extemporáneo, el cual quedó asentado en actas apócrifas? –se le pregunta a Salazar
–Tenía la obligación de iniciar una averiguación previa, incluso por falsedad de declaración ante una autoridad, pero no lo hizo Yo creo que de acuerdo con el criterio del Ministerio Público no existe ningún delito, puesto que hasta ahora no puesto en marcha ningún procedimiento
La PGJ ordenó el arraigo de Franco Álvarez para investigar el delito de tráfico de menores y no por la falsificación de documentos Permaneció detenido durante 11 días, del 7 al 18 de marzo de 2008, pero fue liberado puesto que no se le acreditó culpabilidad
Franco Álvarez asegura que por cuestiones políticas el director del Registro Civil de Guadalajara fabricó pruebas en su contra: “En forma pública, en reiteradas ocasiones y ante varias personas Refugio Villegas manifestó molestia y enemistad hacia mi persona, sin ocultar su intención de dañar mi imagen pública y su interés en afectarme personal, laboral y moralmente”
Y añade: “De acuerdo con la declaración de Lilián Minerva, José Refugio utilizó al personal del Registro Civil para desprestigiarme ante la sociedad Jamás he cometido delito alguno” También dice que Villegas Pérez recibió la ayuda de José Hernández Godínez, quien lo sustituyó en la oficina cuando lo separaron de ésta
Otro de los participantes en el ilícito, sostiene, es Francisco Javier Martínez Camacho, “quien auxiliado por Hernández Godínez sustrajo o cambio documentos de los archivos”
En su declaración ministerial del 14 de marzo de 2008, Elvia Beatriz Alonso Yépez, quien trabaja en el área de archivo general del Registro Civil, sostuvo que en marzo de 2008, auditores del ayuntamiento de Guadalajara pidieron copias del informe mensual de los registros extemporáneos
“Los auditores se percataron de que faltaban unos expedientes que me fueron solicitados por el licenciado Francisco Javier Martínez Camacho”
Así mismo añadió que el director del Registro Civil fue quien pidió los legajos y éstos fueron sustraídos sin que nadie se percatara de ello, pues el licenciado Martínez los ocultó entre sus ropas “Me dijo que guardara total discreción del hecho”
Y precisó que los documentos fueron entregados por Martínez a un empleado de limpieza, quien los sacó de las oficinas para entregárselos a María Luisa Ramos Peña, secretaria de Villegas Pérez
Otra empleada del registro 5 que declaró a favor de Franco Álvarez es Delia Micaela Pérez Yépez, quien el 14 de marzo de 2008 afirmó ante la fiscalía: “Lilián Minerva me comentó que ella había sido quien cometió las irregularidades que se desprenden de los documentos referidos Que el mismo director del Registro Civil, José Refugio Villegas, la coaccionó para que dijera que José Antonio Franco era quien había incurrido en las anomalías, pero éste nunca tuvo conocimiento de los hechos”

Enredos

Adrián René Ramírez López y José Antonio Franco Álvarez comentan a este semanario que las denuncias penales en su contra están plagadas de irregularidades y no se sostienen Añaden, así mismo, que el procedimiento administrativo realizado por el ayuntamiento de Guadalajara para removerlos de sus cargos no se apegó a los lineamientos establecidos
Lamentan la ausencia de un estado de derecho que proteja a los ciudadanos y aseguran que las pruebas de su inocencia no les han servido para nada, pues las autoridades se niegan a reinstalarlos en sus cargos
La justicia no es pareja, coinciden, pues a los poderosos nadie los toca Ahí está, por ejemplo, el caso de Carlos Salinas Osornio, secretario particular de Alfonso Petersen Farah, quien a pesar de que no comprobó gastos millonarios no se le destituyó de su cargo hasta en tanto no concluyera la investigación interna
Ambos exfuncionarios del Registro Civil tapatío se consideran víctimas de injusticia laboral, por lo que acudieron ante el Tribunal de Escalafón y Arbitraje donde se están desahogando las audiencias para recuperar sus respectivos cargos
El 6 de diciembre de 2007, José Refugio Villegas Pérez presentó una denuncia en contra de Adrián René Ramírez López, de la oficina número 7 del Registro Civil, por la falsificación del acta de nacimiento de una menor de nombre Atziry
“Falsificó mi firma e hizo uso indebido de un sello oficial; falsificó documentos y certificaciones para levantar el acta de registro ya que el expediente –número 220/07, que se abrió corresponde al nacimiento de otra menor, de nombre Celeste Guadalupe Escandón Macías”, argumenta Ramírez López
Ninguna de las personas que participaron en el levantamiento del acta apócrifa y que se presentaron a declarar ante el Ministerio Público, mencionó a Ramírez López Se limitaron a decir que el trámite se realizó con una mujer que trabaja en el Registro Civil número 1
Además, en el peritaje realizado por los técnicos del IJCF, Enrique Padilla Medrano y Susana Chávez Madrigal, se determinó que las firmas del acta de Atziry no son de Adrián René; es decir, “fueron elaboradas por diferente autor”
Ramírez López considera que la denuncia en su contra se encuentra plagada de irregularidades:
“No es facultad del director del Registro Civil interponer denuncias o procedimientos en contra de los servidores públicos ya que esto le corresponde al síndico de La procuraduría no debió admitir la denuncia sin haberse cerciorado de que Refugio Villegas contaba con la personalidad jurídica para presentarla”
Cuando rindieron su declaración ministerial, los involucrados en el levantamiento del acta de Atziry cayeron en contradicciones Mientras que el tío de la menor, Ramiro Godoy Garnica asegura que nunca firmó ningún documento oficial, los padres adoptivos sostienen que acudió al Registro Civil a firmar en calidad de testigo
También dijo que Atziry es hija de su sobrina Lidia Guadalupe, quien “por andar en el libertinaje” no se hacía cargo de ella Por este motivo, una pareja “con solvencia económica y moral” que no podía tener hijos le propuso que diera a la niña en adopción y ella aceptó
Al cabo de un año, dice Godoy Garnica, la pareja que se quedó con la menor acudió con él para solicitarle que fungiera “como testigo en el registro de nacimiento de la hija de mi sobrina Sin embargo, quiero aclarar que en ningún momento comparecí ante ningún registro”
Los padres adoptivos de la menor, Martha y Gilberto, aseguran que la niña fue abandonada por su madre biológica en su casa Explican que Lidia Guadalupe se encargaba del aseo de su hogar y llevaba a la niña consigo
En junio de 2004, cuando Martha regresó de trabajar encontró a la niña sola en su hogar, y pensó que la mucama “había salido a un mandado” Sin embargo, a partir de esa fecha jamás regresó Buscaron a Godoy garnica para entregarle a la niña, pero éste se negó a recibirla y les pidió que se quedaran con ella El matrimonio acudió al Registro Civil número 1 donde los atendió una mujer de 174 metros de estatura, tez blanca, pelo corto y quebrado Nunca supieron su nombre y ella les ayudó a realizar todos los trámites e integrar el expediente l

Comentar este artículo