Fallas geológicas

La fragilidad del ambicioso Centro JVC, de Jorge Vergara, radica en que se construye sin cumplir la normatividad, pero también es física: las obras se llevan a cabo sobre dos fallas geológicas activas, lo que implica un alto riesgo de sismos Especialistas en medio ambiente señalan, además, que es inminente el daño al bosque de La Primavera y a los manantiales de Los Colomos
La ubicación del Centro de Cultura, Convenciones y Negocios JVC pone en peligro vidas humanas y dañará al medio ambiente porque en el predio El Bajío de Zapopan, donde se construye, existen dos fallas geológicas, advierten la Universidad de Guadalajara y varios especialistas
Además, por su colindancia con el área natural protegida del bosque de La Primavera, la zona clasificada como “de amortiguamiento” se perderá, y en consecuencia todo el impacto ambiental de la construcción recaerá en dicho bosque
Con una experiencia de 38 años como ambientalista, el exdirector general de Planeación y Vinculación Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades), Miguel Enrique Magaña Virgen, dice en entrevista:
“Si no se permite ni se recomienda que un relleno sanitario se ubique en zonas con fallas geológicas porque son activas, menos un megaproyecto como el Centro JVC Tal vez no le dijeron al dueño del JVC (Jorge Vergara, presidente del Club Guadalajara y dueño de la marca de complementos alimenticios Omnilife México) de esos riesgos o se los plantearon de otra forma”
El Centro JVC en Zapopan, que se construirá en 241 hectáreas y con una inversión que hace cinco años se calculaba en 640 millones de dólares, constará de nueve edificios, incluido el estadio Chivas Y si bien “hay muchas construcciones que están preparadas para los efectos sísmicos, los terremotos no tienen palabra de honor Una falla es más grave que un sismo Una falla activa se mueve todo el tiempo, sobre todo en ese tipo de suelo tan deleznable, conformado por pómez y jal”, explica el especialista
Estudios coincidentes
La opinión de Magaña Virgen coincide con el estudio de “carácter confidencial” que en febrero de 2001 circuló entre los investigadores de la Universidad de Guadalajara, a solicitud del exrector de esa casa de estudios, Raúl Padilla López
“En la zona –advierte al respecto– existen dos fallas geológicas dinámicas, según estudios de la Universidad de Guadalajara El no conocer el proyecto podría suponer la posibilidad de que un edificio estaría en medio de esas fallas, poniendo en riesgo no sólo la infraestructura, sino la integridad de las personas”
En 2002, el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA) elaboró un ordenamiento ecológico con base en el Atlas de Riesgos Naturales Geológicos, Morfológicos e Hidrometeorológicos de la zona urbana de Zapopan, pagado por la Comisión Estatal de Ecología
En dicho estudio se estableció con criterios técnicos la zona de amortiguamiento para no poner en riesgo la integridad del bosque de La Primavera, de modo que “dentro del Plan de Desarrollo Urbano se decidiera el uso y destino de todos los terrenos al lado del área natural protegida”, recuerda el entrevistado
La propuesta se entregó al entonces alcalde de Zapopan, el panista Macedonio Tamez Guajardo, para que la tomara en cuenta al elaborar el Plan de Desarrollo Municipal Sin embargo, Enrique Magaña afirma que de nada sirvieron esas recomendaciones de la UdeG puesto que, el 27 de noviembre de 2003, Tamez Guajardo, ya a punto de concluir su administración, cambió el Plan Parcial de Urbanización del Valle de Tesistán para que se pudiera construir el Centro JVC
Ese fue el inicio de varias irregularidades en que incurrieron las sucesivas autoridades de Zapopan, al cambiar las normas, omitir trámites y exentar de varias obligaciones fiscales al empresario Incluso el actual presidente municipal, el también panista Juan Sánchez Aldana, sólo cobró al dueño de las Chivas una fianza simbólica por la construcción de su centro: 35 millones 373 mil 485 pesos (Proceso 1647)
Jaime Eloy Ruiz Barajas, investigador de la UdeG, refiere que, en febrero de 2006, el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUSCH) hizo un estudio del subsistema físico-biótico del municipio, en un nuevo intento de establecer un ordenamiento territorial en Zapopan
“En éste –señala– se advierten los peligros que obligan a reconocer que el área en cuestión (donde se construye el Centro JVC) sólo debe tener vocación de agroecosistema y, en su caso, para pequeñas instalaciones de granjas, hortalizas y huertos”
El también integrante del organismo civil Ciudad Sustentable agrega que el análisis del CUCSH demuestra que “existen peligros geológico-geomorfológicos, dado el antecedente de intensidad sísmica reciente, caracterizada entre las dimensiones fuerte y media Además, existe una grieta en su parte norponiente y en toda el área prevalece un estado propenso a los agrietamientos”
Recuerda que el 9 de diciembre de 1999 se publicó en el Periódico Oficial del estado el Plan de Desarrollo Urbano para el Ordenamiento Territorial del Valle de Tesistán, que establecía “un horizonte de planeación para los siguientes 25 años”, así como “criterios de urbanización, con especial cuidado en las áreas de conservación natural, como el definir, con ello, una franja de amortiguamiento ecológico o área de transición para el bosque de La Primavera, incluido El Bajío”
No obstante, comenta Ruiz Barajas, “las autoridades municipales de Obras Públicas, desde luego con la autorización de los regidores, modificaron los planes parciales de Desarrollo Urbano de Zapopan, contraviniendo los objetivos del Plan de Desarrollo Urbano para el ordenamiento Territorial del Valle de Tesistán, actitud abominable por la irresponsabilidad y probable corrupción de integrantes del ayuntamiento” cuando Macedonio Tamez era presidente municipal
Perjuicio ambiental
Los estudiosos del medio ambiente y la UdeG coinciden también en que las obras del Centro JVC están en un área de absorción de lluvia, y aunque el proyecto arquitectónico ya considere ese factor, no puede afirmarse que el problema esté resuelto
Por ejemplo, Magaña Virgen considera que “existe el riesgo de que la infiltración de agua no sea en la misma cantidad ni en el mismo espacio Si se recolecta el agua que escurre del bosque de La Primavera a la zona de El Bajío, y se infiltra con ingeniería para no perderla y evitar que se inunde la zona, se corre el riesgo de la ‘tubificación’, es decir, al ser el suelo tan deleznable, el agua va a provocar socavones Además, se generará un proceso erosivo Eso es un riesgo”
En tanto, Ruiz Barajas, con base en el estudio del CUCSH, considera que “existen peligros hidrometeorológicos por la probabilidad de inundación en gran parte del área Esto, desde la perspectiva de solución hidráulica, consiste en drenar y eliminar el agua por la precipitación pluvial, lo cual sería una medida errónea, ya que El Bajío tiene, entre otros beneficios, que es una zona de recarga del acuífero de Tesistán”
Pero la construcción del Centro JVC no sólo afectará el acuífero de Tesistán, sino también los manantiales de Los Colomos, que abastecen parcialmente de agua a Guadalajara y Zapopan
De acuerdo con el “documento confidencial” que circuló en la UdeG en 2001, en el área del Centro JVC se ha detectado gas radón, “un elemento tóxico que emiten zonas volcánicas Aun cuando no se han realizado monitoreos en el sitio, se conoce por estudios anteriores que hay emisión de este gas en varios puntos alrededor de La Primavera
“El Bajío es un sitio en donde es muy factible encontrar radón en cantidades importantes Este elemento puede acumularse y ocasionar lo que se denomina ‘síndrome del edificio enfermo’, con efectos a la salud de las personas que ahí laboren”
Otro de los riesgos que señala el documento es la inversión térmica, cuya verdadera causa, a decir de Magaña Virgen, no es “la contaminación a la atmósfera por la carga vehicular, la cual por su cercanía al bosque irá a dar a otro lugar por los vientos”, sino el gran congestionamiento que se generará en la zona porque “las actuales vialidades no serán suficientes Ni la avenida Vallarta ni el Periférico se pueden ampliar más”
Por eso afirma que parte de la solución sería introducir transporte colectivo hacia la zona Sin embargo, el coordinador del Proyecto de Movilidad Urbana, Diego Monraz Villaseñor, admite que actualmente no se cuenta con un proyecto de transporte semejante
“Sinceramente –objeta Monraz–, y con todo respeto, ya son muchos noviembres que se anuncia que se va abrir el estadio Chivas Hace 10 años de eso; ya debería estar construido En el momento en que veamos que es una realidad, se autorizarán las rutas que tengan que ir allá para satisfacer las necesidades (de transporte)” l

Comentar este artículo