La impotencia

Atrapado en la maraña burocrática, el ayuntamiento de Guadalajara va de yerro en yerro en el caso del parque Los Colomos A pesar de contar con estudios que prueban que es propietario de más de 90 hectáreas de esta zona de reserva ecológica, no ha sido
capaz de documentar que una pequeña extensión que detentan ocho particulares también es suya
A pesar de que el gobernador Emilio González Márquez sabe que las poco más de 198 hectáreas de la reserva ecológica del parque Los Colomos son patrimonio del estado, no hace nada por reclamarlas a quienes se ostentan como sus dueños
En junio de 2005, a solicitud de Claudio Sáinz David, entonces titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano (Sedeur), la empresa Comuna Ingeniería, SA de CV, consultó escrituras que datan del siglo XIX y de principios del XX para determinar cuáles eran los predios propiedad del estado Incluso elaboró dos planos en los que mostró que la superficie estatal comprende un polígono de 139-81-51 hectáreas ubicadas en el municipio de Guadalajara y que incluyen, precisamente, el bosque Los Colomos II
Sin embargo, en su página electrónica, el Patronato de Los Colomos del ayuntamiento tapatío reporta que sólo tiene en comodato 92 hectáreas, que podrían reducirse a 90, ya que particulares se apoderaron de una superficie de 15 mil 13176 metros cuadrados del área ecológica, junto al fraccionamiento de lujo Colinas de San Javier
José Tomás Colsa Chalita y Álvaro Corvera Nepote, presuntos dueños de un terreno de Paseo del Torreón –cuya extensión es de 11 mil 18690 metros cuadrados–, son amigos y prestanombres del regidor panista de Guadalajara, Juan Pablo de la Torre Salcedo, quien además colocó a su asesor David Gutiérrez Champion como administrador del bosque
Así mismo, De la Torre Salcedo, hijo del expresidente del Club Atlas y de la Federación Mexicana de Futbol, Alberto de la Torre, tiene un negocio de comida dentro del área natural protegida y curiosamente forma parte del consejo directivo del Patronato Los Colomos (Proceso Jalisco 175)
El resto de la superficie invadida está en manos de Cecilia Ibarra Rivas, quien ocupa una franja de mil 97772 metros cuadrados, y de Guillermo Orozco Salido, asentado en una superficie de mil 96714 metros cuadrados
En el segundo plano elaborado por la empresa Comuna Ingeniería a petición de la Sedeur se detectó que el estado es propietario de 8185 hectáreas ubicadas en Zapopan La mitad de esta superficie la tiene en comodato el ayuntamiento desde 1983; el resto, que forma parte de la zona de recarga acuífera de Los Colomos, está en manos de particulares que construyeron ahí conjuntos habitacionales de lujo, con su plaza pública, una escuela y un templo
Uno de los presuntos dueños de esos terrenos de Zapopan, ubicados a lo largo de avenida Acueducto, entre Periférico y Patria, fue el narcotraficante Ramiro Mireles Félix, ejecutado en 1993 Un vecino de la zona, que pidió omitir su nombre, asegura que Manuel Hernández Barba, sacerdote fundador del templo de San Juan Macías, le comentó que, poco antes de su muerte, Mireles Félix vendió a Rafael Caro Quintero el terreno donde ahora se encuentra Residencial Zotogrande; además, le “donó” al presbítero el predio para que construyera su iglesia
En esos terrenos propiedad del estado, que presuntamente pertenecían a Mireles Félix, se construyeron los desarrollos Real del Parque; Pontevedra; una fracción de Puerta de Hierro, cuyo dueño es el empresario priista Raymundo Gómez Flores, y Plaza Andares, perteneciente a la familia Leaño Álvarez del Castillo, propietaria de la Universidad Autónoma de Guadalajara y del equipo de Primera División de futbol Tecos En la zona también se encuentran los fraccionamientos Lomas de los Naranjos y del Bosque, algunos negocios y una escuela
Pésima defensa
Las autoridades estatales y municipales cuentan con documentación para demostrar que los lotes ubicados en Zapopan y el predio de Retorno al Torreón, en Guadalajara, les pertenecen, pero hasta ahora no han hecho nada para recuperarlos
Así por ejemplo, en el caso del predio de Paseos del Torreón, de acuerdo con copias que obtuvo este semanario, hace 13 años un grupo de ocho personas, entre ellas Orozco Salido, demandaron al ayuntamiento de Guadalajara ante el Juzgado XVI de lo Civil –expediente 731/95– En su querella pedían recuperar la posesión “del uso de la servidumbre de paso por vía pública, respecto a la calle Retorno del Torreón que la ahora demandada (es decir, el ayuntamiento tapatío), en forma prepotente nos privó, mediante la construcción de un arco, así como una caseta de control de acceso que construyó a partir del 10 de mayo de 1994″
En respuesta a la demanda, el entonces síndico municipal de Guadalajara, José Enrique Uriñuela Ladrón de Guevara, argumentó el 17 de mayo de 1995 que “la vía forma parte del equipamiento interno del propio parque y no conducen a ningún predio que pueda ser propiedad de los hoy actores (Orozco y compañía)”
Y agregó: “Es indebida la pretensión del actor en el sentido de recuperar la posesión del uso de servidumbre, ya que desde el 27 de abril de 1983, el H Ayuntamiento la detenta a travez (sic) del contrato de comodato que celebró con el gobierno del estado, quien es el legítimo propietario del predio”
Uriñuela también objetó al titular del Juzgado XVI de lo Civil, José Guillermo Vizcarra Casillas, que el plano que presentaron los demandantes fue “expedido sin autorización alguna”, por lo que no constituye “un medio probatorio; además, el parque de los Colomos es legalmente un área de reserva urbana” Y le recordó al juez que los demandantes mienten sobre la fecha de inicio de la obra del arco y la caseta de control, pues estas obras se concluyeron en junio de 1993 Para rematar el síndico subrayó que el título de propiedad presentado por Orozco Salido y sus socios es apócrifo
Un año después, el 9 de julio de 1996, el juez Séptimo de lo Mercantil, José Guillermo Vizcarra Casillas, dictó sentencia definitiva a favor de los particulares por considerar que el ayuntamiento “no ofertó elemento de prueba alguno”
Y la situación se congeló durante 12 años, hasta que el 16 de diciembre de 2006 el asunto se reavivó Ese día, el entonces director jurídico en funciones de síndico suplente, Francisco Javier Ulloa Sánchez, otorgó la autorización a los particulares para construir dentro del bosque, mediante el recurso de revisión DJM/DJCT/FA-6/19059/2006, “40 viviendas bajo régimen de condominio vertical densidad baja, en ocho niveles de altura”
Hasta el actual alcalde panista, Alfonso Petersen Farah se mostró tibio en la defensa del predio al reconocer el pasado 5 de febrero que un juez federal falló en última instancia que el terreno de los 15 hectáreas es “propiedad particular y que se incorporó de manera irregular al patrimonio de Los Colomos” Incluso admitió que “el ayuntamiento está obligado a darle la licencia de construcción (a los presuntos propietarios) porque así está dictaminado por el juez”
Sólo cuando, días después, los integrantes del Comité Pro Defensa Bosque Los Colomos se manifestaron y pidieron al ayuntamiento tapatío recuperar esos predios, Petersen reculó y mencionó que “consideramos que el proceso jurídico no está agotado”
Sin embargo, el miércoles 12 el ayuntamiento se dio cuenta de que “no tiene personalidad jurídica” para defender el predio de Retorno al Torreón puesto que el comodato mediante el cual el entonces gobernador Enrique Álvarez del Castillo cedió en 1983 el bosque al ayuntamiento, no lo firmó, ni tampoco lo hizo su secretario general de gobierno, Eugenio Ruiz Orozco, por lo que el municipio tapatío se deslindó de la situación jurídica y dejó el caso en manos del gobierno estatal
Por su parte, el Ejecutivo jalisciense ha interpuesto varios recursos legales para acreditar la propiedad, pero no ha ganado ninguno El 14 de agosto de 2002, por ejemplo, la Dirección de Patrimonio Inmobiliario estatal mediante el oficio DPI 1772/2002 informó al entonces secretario general de Gobierno, Héctor Pérez Plazola, que “Guillermo Orozco Salido solicita se defina y aclare la situación legal que guarda el lote de terreno ubicado en Paseo del Torreón y Retorno del Torreón, con superficie de 15,13176 metros cuadrados, toda vez que manifiesta ser copropietario, negándose el H Ayuntamiento de Guadalajara a subdividirlo por existir duda referente a la propiedad, toda vez que se encuentra dentro del Parque Los Colomos”
En ese oficio se menciona que Orozco Salido presentó, para demostrar la propiedad, la escritura 9454 de fecha 27 de julio de 1989 emitida por el notario público número 5, Humberto Gascón, la cual adquirió en copropiedad con otras siete personas, en una transacción realizada con Fraccionadora del Valle, SA de CV, que a su vez compró dicho terreno como aportación de la socia Antonia Verea, una parte de la fracción A de los antiguos predios El Torreón y San Ramón que fueron parte de la hacienda de la Providencia, cuya extensión era de 81 hectáreas
La Dirección de Patrimonio estatal advirtió a Pérez Plazola que “una vez analizados los documentos, esta dependencia determina que el predio ubicado en la calle Paseo del Torreón con superficie de 15,13176 metros cuadrados, no corresponde con las propiedades adquiridas por Fraccionadora del Valle”
La dependencia aseguró que la descripción que hace Fraccionadora del Valle en su escritura 5192 no coincide con el plano de una fracción de los antiguos predios El Torreón y San Ramón que incluye una superficie de 124 hectáreas ni con el plano topográfico
Además, Patrimonio del estado refiere que, de acuerdo con cinco planos elaborados por distintas dependencias entre 1915 y 1991, se encontró que el predio del Torreón está dentro del “perímetro de la propiedad estatal”, por lo que se establece que el terreno “en cuestión pertenece al Parque Los Colomos, propiedad del gobierno del estado”
Dos años después, el 2 de junio de 2004, Pérez Plazola solicitó al titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Gerardo Octavio Solís Gómez, “se ejerciten las acciones legales correspondientes en contra de quien o quienes resulten responsables por la invasión” del terreno que mide 15 hectáreas y que está “delimitado con postería de concreto y alambre de púas, además tiene un letrero de lamina con la leyenda se vende” La PGJE no hizo nada
Y el 23 de mayo de 2005 Pérez Plazola hizo la misma petición a Solís Gómez luego de que, 11 días antes, el entonces síndico de Guadalajara Gustavo González Hernández, hoy diputado local, informó al secretario general de Gobierno que “mediante juicio civil sumario promovido por los supuestos propietarios (entre ellos Orozco Salido) contra el ayuntamiento, se ordenó la demolición” del arco y la caseta
González Hernández le recalcó a Pérez Plazola que “en repetidas ocasiones se ha intentado platicar con personal de Bienes Patrimoniales de gobierno del estado sobre el caso, “pero hasta el momento no se ha obtenido respuesta alguna, ya que en el juicio jamás fue llamado el gobierno del estado” La PGJE fue omisa por segunda ocasión
La procuraduría sólo mostró interés hasta el 20 de junio de 2005, cuando, a través de su Coordinación General Jurídica, informó a la Dirección de Patrimonio que para poder “ejercitar acciones legales” contra los invasores “se necesita delimitar técnicamente el inmueble de referencia, como parte del área de propiedad estatal denominada Los Colomos”
Al siguiente día, Patrimonio del estado envió el oficio 1957/05 al entonces presidente municipal de Guadalajara, Emilio González Márquez, para informarle sobre la situación legal del predio del Torreón, así como de la invasión que está sufriendo De igual forma solicitó que el “ayuntamiento ponga la diligencia debida a efecto de conservar y custodiar la posesión física y legal del área estatal materia del comodato” González Márquez no actúo
Con la llegada de Salvador González de los Santos a la PGJE, en noviembre de 2005, la dependencia intentó defender el predio del Torreón El nuevo funcionario solicitó el 5 de octubre de 2006 ante el Juzgado Tercero de Distrito en Materia Civil –expediente 966/06-VI– un amparo contra la resolución del expediente 731/95 que favorecía a los particulares
González de los Santos alegó al juez que su representado, el gobierno del estado, “jamás fue legalmente emplazado, ni escuchado dentro de dicho procedimiento legal, violentando las garantías consagradas por el artículo 14″ de la Carta Magna No tuvo éxito, pues el Juzgado Séptimo de lo Mercantil ratificó la demolición
En torno de los predios de Los Colomos ubicados en Zapopan, el extitular de la Dirección de Archivos, José Javier Ezquerra González, informó el 16 de junio de 2004 a la directora general de Gobierno, María Carmela Chávez, a través del oficio DPI 738/04, que el procurador del estado “tuvo conocimiento de la invasión de una fracción del área estatal denominada la Campana del Tabardillal, la cual tiene su ingreso por avenida Las Palmas a un costado del Condominio Villa Coral” El director de Archivos no obtuvo ninguna respuesta
Escrituras dudosas
Colsa Chalita y Covera Nepote aseguran que adquirieron el inmueble del Torreón el pasado 6 de diciembre, según la escritura 8107 emitida por el notario 122, Carlos Gutiérrez Aceves Los presuntos prestanombres del regidor panista Juan Pablo de la Torre Salcedo compraron a Manuel Pelayo Topete y a las señoras Susana Ochoa Villaseñor, Ana Rosa Pelayo Velasco, María de los Ángeles Velasco Saldívar y a Alejandro Madrigal Orozco una superficie de 11 mil 18690 metros
La escritura con que acreditan la propiedad los amigos del regidor De la Torre Salcedo “se encuentra todavía en tramitación en el Registro Público de la Propiedad”, según un documento del notario fechado el 28 de enero
Un dato curioso es que el mismo día en que se hizo dicha compraventa entre los amigos del regidor y los socios de Pelayo Topete, el secretario general del ayuntamiento de Guadalajara, Alfonso Rejón Cervantes, solicitó de manera urgente a Gilberto Toscano García de Quevedo –tío de Mariana, esposa del regidor Juan Pablo De la Torre e hija de la regidora priista Myriam Vachez y de Juan García de Quevedo– que se cumpla con lo aprobado por el cabildo durante la sesión del 6 de diciembre de 2007
De esa forma, decía Rejón, esta autoridad municipal deberá acatar “la sentencia definitiva del 24 de marzo de 2006 que contempla declarar nulo el plan de desarrollo municipal de 2004″ Con esta orden Orozco Salido tenía la libertad de construir su proyecto inmobiliario en el predio del Torreón
Por otro lado, Cecilia Ibarra Rivas, de acuerdo al expediente 882/2003, se apoderó de mil 977721 metros cuadrados del predio del Torreón en un remate judicial efectuado en 2003, pero fue hasta el 23 de noviembre de 2004 cuando el juez Segundo de lo Civil, Juan Carlos Rodríguez Sánchez la reconoció como propietaria tras ganar el juicio sumario que interpuso contra Manuel Pelayo y copropietarios
Guillermo Orozco Salido, a su vez, se adjudicó mil 96714 metros del predio del Torreón cuando el 18 de octubre de 2000, el juez Sexto de lo Civil del primer partido judicial, Armando René Ibarraran Zuno –expediente 299/97– logró dividir la copropiedad que inició con otras siete personas al momento de comprar a Fraccionadora del Valle l

Comentar este artículo