Doctora del IMSS reclama justicia

Señor director:
En virtud de que recurrí inútilmente a la delegación Nuevo León del IMSS, al director de la UMF 31 y a la Secretaría de la Función Pública, me dirijo a usted para que me haga el favor de publicar esta carta, que remito al Órgano Interno de Control en el Instituto Mexicano del Seguro Social, con el fin de plantear la siguiente denuncia
En mi calidad de médica familiar adscrita al turno vespertino de la Unidad Médica Familiar número 31 de San Nicolás de los Garza fui víctima de irregularidades cometidas por personal de confianza, tales como: sacar recetarios y expedir incapacidades a mi nombre sin que yo los hubiera firmado, y meter a laborar con mi contraseña en computadora a otros médicos cuando yo no acudía a laborar
Esta última anomalía se produjo el 26 de julio de 2005, fecha en que no acudí a trabajar y metieron a otra doctora con mi contraseña, conforme quedó asentado en el juicio laboral promovido por el señor Raúl Ramírez Mendoza en contra de su patrón Como esta persona presentó ante las autoridades laborales dos incapacidades que supuestamente yo expedí el 26 de julio de 2006, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje me citó a declarar en agosto
Declaré que yo no había expedido dichas incapacidades, puesto que en esa fecha no había concurrido a laborar Por tal motivo, en octubre de 2006 presente una queja ante la Secretaría de la Función Pública, lo que, en vez de ayudarme, me perjudicó, ya que a partir de entonces el Departamento Jurídico del IMSS Delegación Nuevo León me citó a declarar en múltiples ocasiones por supuestas quejas Sin embargo, al presentarme, abogados del sindicato y del Departamento Jurídico no me permitían declarar, además de impedir que la suscrita firmara de recibido los citatorios
De modo que, cuando el 14 y 15 de junio de 2007 el Departamento Jurídico me envió otros citatorios, exigí firmarlos de recibido, y así lo hice, pero nuevamente, como antes, los abogados del Jurídico y del sindicato no me dejaron declarar el día 14 Al presentarme el día 15, pese a la resistencia de los abogados, exigí declarar porque tenía que estar faltando a mis labores cada vez que me citaban, mientras que personal de confianza metía a otros médicos con mi contraseña
La queja motivo de esa cita era en el sentido de que yo me había negado a expedir una incapacidad a un paciente el 23 de mayo de 2007 Expliqué que no lo hice porque el paciente había sido dado de baja el 12 de abril de 2006, por lo que lo transferí con el coordinador médico, doctor Marco Antonio Ruiz González, el cual expidió la incapacidad aun estando el paciente dado de baja
No tuvieron más remedio que declararme inocente en relación con dicha queja y me dieron una copia de la misma comparecencia Pero, al salir de la oficina, una licenciada cuyo nombre desconozco me interceptó mostrándome dos documentos para que los firmara sin leerlos Alcancé a leer que se trataba de mi renuncia voluntaria y, desde luego, me negué a rubricarlos
Pero las cosas no pararon allí El 18 de junio de 2007, al presentarme a laborar en la UMF 31, mi tarjeta no se hallaba en el tarjetero Cuando la solicité, la administradora de la unidad dijo que, por órdenes del director Luis Guillermo Ponce de León, ya no podía trabajar allí
Procedí entonces a checar en una tarjeta en blanco, mas el guardia de seguridad me advirtió que debía retirarme del lugar Obedecí y, al día siguiente, presenté mi demanda ante la Junta de Conciliación y Arbitraje Federal
Pienso que todo lo anterior se hizo para proteger al coordinador médico, doctor Marco Antonio Ruiz González, ya que se debe sancionar a quien expide una incapacidad a una persona que no es derechohabiente Se trataría, pues, de un despido injustificado para proteger a esta persona
Peor aún, el miércoles 27 de junio me presenté a cobrar mi cheque, correspondiente a la segunda quincena de mayo porque los pagos iban retrasados un mes El contador me dijo que no me daría ese cheque ni el de las quincenas posteriores, es decir, tres cheques a los que tengo derecho
Una queja que al respecto presenté ante el área de Atención Ciudadana de la Secretaría de la Función Pública fue remitida el 16 de octubre de 2006 (bitácora 42) al ingeniero José Luis Córdova Rodríguez, titular del órgano interno de control en el Instituto Mexicano del Seguro Social En noviembre del mismo año, el escrito fue recibido por el Órgano de Control Interno Nuevo León del IMSS, y en diciembre mi queja fue ratificada ante el licenciado José Luis López García, adscrito al Órgano de Control Interno, quien me aseguró que hablaría personalmente con el director de la unidad UMF 31, doctor Luis Guillermo Ponce de León, para que las irregularidades denunciadas no se repitieran
Como no sólo no se detuvieron, sino que llegaron hasta mi despido injustificado, recurro al Órgano Interno de Control del Instituto Mexicano del Seguro Social para que se me haga justicia (Carta resumida)
Atentamente
DOCTORA PAULA NELLY PESIAN CRUZ

Comentar este artículo