Una fuga espectacular

Exguerrillero de la Liga Comunista 23 de Septiembre, Antonio Orozco da a conocer un suceso espectacular que ocurrió en 1976, en Guadalajara: la fuga de seis presos, miembros de dicha organización, del penal de Oblatos, en un operativo que dejó tres policías muertos Los detalles del escape son narrados en su libro Fuga de Oblatos El autor señala que, a diferencia de los tiempos de la Liga, ahora la oposición está formada por millones de mexicanos y no por grupos minoritarios
Antonio Orozco, quien fue miembro de la Liga Comunista 23 de Septiembre, hace mucho cambió las armas por la lucha social Participante en las redes que el pasado 2 de julio pregonaron el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial, ahora ve con profunda preocupación el desenlace del gobierno foxista y el inicio del gobierno de Felipe Calderón:
“Para mí no hay ninguna duda de que el país está ya dentro de una nueva época de represión a las demandas más sentidas del pueblo, una mayor violación de los derechos humanos y un notable incremento de la pobreza”
–¿Qué significa la llegada de Francisco Ramírez Acuña a la Secretaría de Gobernación?
–Es un claro mensaje de Calderón de que la política del Estado será la criminalización de todas las protestas sociales Ramírez Acuña es un fascista, hay que decirlo claramente, y eso no es ninguna exageración Su llegada significa que el nuevo gobierno no va a respetar los derechos humanos y que la mano dura va a ser la respuesta cotidiana El exgobernador de Jalisco es un tipo duro, que está convencido de que la solución a las demandas sociales –a contrapelo de las declaraciones que hizo en su presentación como secretario– no es el diálogo, sino el garrote, la tortura y la violación de las garantías individuales
Advierte: “Estamos más cerca que nunca de un baño de sangre Ya son muchos, y además ominosos, los signos En tiempos recientes vino la represión a los obreros metalúrgicos de Michoacán, la represión brutal en Atenco y ahora la desaparición y asesinato de luchadores en Oaxaca ante la solicitud de que renuncie el gobernador Ulises Ruiz Está claro el consentimiento mutuo de Vicente Fox, presidente saliente, y de Felipe Calderón, y está clara la complicidad del PRI y del PAN para reprimir las justas y legítimas peticiones del pueblo Y detrás del escenario persisten los grupos poderosos, económica y políticamente, que se han repartido la mayor parte de la riqueza nacional a costa de hacer pedazos la Constitución y la ley”
–¿Qué pasó con la famosa transición a la democracia entonces?
–Eso fue un estrepitoso fracaso, o para decirlo más exactamente, fue una absoluta mascarada El PRI le cedió el gobierno al PAN pero conservaron, los dos, intacto el sistema Allí están, como siempre, los caciques, las mafias que usufructúan el poder en las últimas décadas Los últimos hechos del sexenio foxista no pueden sino calificarse de actos brutales y salvajes Ahora son pan de cada día los palos, las cárceles, la tortura en todo el país en contra de los trabajadores Eso es evidente Calderón sigue el mismo camino No podemos esperar nada bueno, sino peor
–¿En este contexto, es viable la lucha armada en México?
–A raíz de la experiencia de los años setenta me quedó claro que la opción armada, impulsada por algunos grupos minoritarios, obviamente no tiene ya ningún sustento, ningún futuro De plano, no es viable Estoy convencido de que aun con este panorama tan siniestro que se dibuja en el horizonte, no se puede optar de nueva cuenta por la vía armada
“Las acciones represivas del Estado mexicano están empujando a muchos jóvenes a tomar las armas y eso me recuerda lo que pasó hace 30 años Veo esa misma frustración y desesperación en mucha gente Recuerdo la impotencia que sentimos después de la represión del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971, y después de la respuesta brutal contra el movimiento estudiantil de Guadalajara en los años setenta”
–Entonces, ¿no está de acuerdo con la táctica de los grupos guerrilleros que recientemente detonaron bombas en el Distrito Federal?
–Desde luego que no estoy de acuerdo con la salida violenta, sino en la organización social que permita conquistar el poder de una manera distinta, y que abra de una manera profunda la transformación social
–¿Y qué opinión tiene usted del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN)?
–Tengo desacuerdos con el subcomandante Marcos, pero la base social y las demandas de los pueblos indígenas, que son el sustento del EZLN, son legítimas y estamos de acuerdo con ellas El EZLN tiene ya un lugar bien ganado en el escenario nacional y eso no está a discusión Yo tengo un gran respeto por esta organización, que por cierto desde el principio confirmó que la vía armada no está en la agenda de hoy

Escape al anochecer

Sobre estos temas y de sus recuerdos, Orozco escribió su libro Fuga de Oblatos, que está a punto de circular en las librerías de Guadalajara
El autor previene a los lectores: “No se trata sólo de recordar y quedarnos en las anécdotas del pasado Queremos decir por qué luchamos antes y por qué estamos convencidos de seguir luchando, aunque con nuevos métodos”
–¿Cuál es, a grandes rasgos, el tema de su libro?
–Desde que fuimos detenidos, los miembros de la Liga que estábamos recluidos en el penal de Oblatos empezamos a tramar nuestra huida, porque eran largas nuestras condenas y pensamos que de ninguna manera íbamos a salir de ahí de manera legal
“El primer plan de fuga se elaboró cuando descubrimos que el muro del baño de la última celda de la planta alta no había sido reforzado como los otros de la zona donde estábamos y que daba a la muralla del penal Eso fue en noviembre de 1975 Guillermo Pérez Mora, El Tenebras, nos convocó a algunos compañeros a su celda personal y nos planteó el asunto Nos dijo que ya estaban los contactos necesarios afuera para proteger nuestra salida y conducirnos a varios puntos del país para reintegrarnos a la lucha armada de la Liga Comunista 23 de Septiembre No tuvimos ninguna duda desde ese momento Nos dimos a la tarea de hacer un trazado general del plan en la siguiente semana
“Empezamos a escarbar un orificio de un metro cuadrado En un mes teníamos listo el hueco por donde salimos posteriormente En diciembre, El Tenebras, quien era el contacto con la dirección de la Liga, les dijo que ya estábamos listos El apoyo exterior se dio porque había una alta probabilidad de que nuestro plan de fuga fuera descubierto antes de tiempo; sin embargo, la huida se retrasó hasta el 22 de enero de 1976 porque no se había organizado bien la infraestructura Participamos seis miembros de la Liga en el escape: Guillermo Pérez Mora, José Natividad Villela Vargas, Armando Escalante Morales, Francisco Mercado Espinoza, Álvaro Cartagena López y yo Afuera participaron tres personas de aquí y seis del Distrito Federal, entre ellos el dirigente David Jiménez Sarmiento
“El operativo se realizó desde adentro, con nosotros; un comando afuera, que nos esperaba para proteger nuestra salida y llevarnos a casas de seguridad, y un tercer comando que dinamitó una subestación de la Comisión Federal de Electricidad (subestación del Álamo) para dejar en completa oscuridad la zona de un modo perfectamente cronometrado
“El impacto de la fuga fue enorme, tanto en las filas de nuestra organización –porque levantó mucho el ánimo tan decaído por esos meses, después de varios golpes en nuestra contra– como en los medios gubernamentales y policiacos, que nunca supieron cómo se dio la acción La opinión pública, ni entonces ni ahora, supo los detalles de la operación Queremos aclarar todo lo que pasó con este libro que pronto circulará en el país, pero también es importante aclarar que allí no terminó nuestra lucha Que sigue hoy”
–¿Y qué diferencias ve ahora en el panorama nacional, si lo compara con los años de la guerrilla?
–En aquellos años éramos cientos, quizá miles de jóvenes inconformes con la situación social en México, pero ahora son millones de personas Además, veo múltiples formas de organización popular que seguramente serán sustento para la transformación social profunda Seguimos pensando igual que hace 35 años en algunos puntos: la necesidad del socialismo y de la constitución de una organización de izquierda que retome las mejores experiencias de los movimientos revolucionarios de nuestra historia y la de otros países

Comentar este artículo