Grupos delictivos imponen el “toque de queda” en municipio de Tamaulipas

CIUDAD VICTORIA, Tamps., 16 de noviembre (apro).- Igual que lo ocurrido en Ciudad Mier, habitantes del municipio de Hidalgo, ubicado a 85 kilómetros de esta capital, denunciaron que son víctimas del acoso de los grupos delictivos, que supuestamente han impuesto el “toque de queda” y les han marcado plazo para abandonar esa localidad. 
El secretario de Gobierno, Hugo Andrés Araujo, dijo que, a través del grupo Interinstitucional de Seguridad Pública, se mantienen “atentos” a la situación que se vive en Hidalgo, municipio donde se encuentra la iglesia de la Virgen del Chorrito, uno de los centros religiosos más visitados del noreste del país.
Sin precisar las denuncias que han recibido, el funcionario sólo dijo que en esa población “ha habido agresiones a propiedades y a personas, lo que obliga a reforzar la presencia de las fuerzas federales y estatales, lo que ha atemperado la situación, pero no la ha resuelto”.
Araujo de la Torre dijo que no han confirmado la versión de pobladores de Hidalgo, en el sentido de que fueron colocadas mantas en lugares públicos para advertir a los habitantes que matarán a todo el que se quede en ese lugar a partir del próximo fin de semana.
También, en ese lugar, como en otras poblaciones rurales de Tamaulipas, los habitantes aseguran que los grupos delictivos han impuesto un “toque de queda”, por lo que evitan salir a las calles a partir de las 7:30 de la noche.
Aunque Araujo de la Torre rechazó que actualmente en Hidalgo se esté dando un “éxodo” como ocurrió en la población fronteriza de Mier, reconoció que se viven situaciones que “tienen preocupada a la gente” y que obliga a tener una mayor presencia militar.
“Confiamos que, con la presencia federal y militar, esto se atempere”, añadió.
De acuerdo con habitantes de esa población, los sicarios han hecho correr la versión de que deben abandonar el pueblo antes del próximo 20 de noviembre porque, de lo contrario, van a quemar las casas y matar a las personas que se queden.
Si bien, no se ha registrado una migración masiva como ocurrió en Ciudad Mier, los entrevistados aseguran que si ha habido familias que, en los últimos meses, han abandonado sus casas. “Los que seguimos en Hidalgo hemos optado por encerrarnos desde temprana hora para evitar correr el riesgo de quedar atrapados en una de las balaceras que se dan entre los grupos”, señalarom.
En esa población, el pasado 29 de agosto, fue asesinado el alcalde, Marco Antonio Leal. Además, la Presidencia Municipal ha sido atacada con granadas y han asesinado y “levantado” a unos ocho policías municipales.
En el caso de Mier, Araujo de la Torre dijo que ese municipio sigue siendo “punto de encontronazos” entre los grupos delictivos, por lo que se analiza en el grupo Interinstitucional el momento adecuado para que las personas desplazadas puedan volver a sus casas.
Señaló que todavía quedan en el albergue unas 200 familias.
En tanto, en Miguel Alemán, las autoridades locales dieron “luz verde” a las familias de Mier para que volvieran a su población, pero la mayoría se resiste a volver por temor a los grupos armados que tienen controlada esa región.
Reconoció que recientemente también se han vivido situaciones de violencia en Tampico, Valle Hermoso, Guerrero y Camargo, pero aseguró que la presencia de marinos y soldados ha permitido “restablecer la normalidad”.
“Son situaciones que obligan a que baste la presencia federal para que se vuelva la tranquilidad. Sin embargo, es una tranquilidad inestable que tenemos que seguir atendiendo”, señaló.
Dijo que sigue desaparecido el alcalde electo de Cruillas, Felipe García García, quien fue secuestrado a mediados de octubre paado.
El funcionario indicó que, desde la semana pasada, ha llegado a Tamaulipas un mayor número de elementos de la Policía Federal, la Marina y de Ejército, que serán enviados a los municipios conflictivos.

Mr
–fin de nota–

EOF

Comentar este artículo