La muerte de Daniel Manrique, cofundador de Tepito Arte Acá

MÉXICO, D.F., 26 de agosto (apro).- Hace 33 años, el pintor y muralista Daniel Manrique, fundador –junto con el teatrero Virgilio Caballero y el escritor Armando Ramírez– del movimiento “Tepito Arte Acá”, escribió una carta al semanario Proceso para protestar por un operativo abusivo y prepotente realizado por las fuerzas policiales en su barrio. Así inició:

“Mi nombre es Daniel Manrique Arias, pertenezco a la comunidad del barrio de Tepito y soy iniciador del movimiento ‘Arte-Acá’ pintando murales en la calle, o lo que ahora se llama arte urbano. Chance y se acuerde un cacho de nosotros, pues a usted fue al que primero le llegamos con este cuete, y nos dijo que era muy importante el planteamiento que hacíamos, sobre todo por la importancia que encierra en cuanto a la trascendencia de la cultura popular, y que nos deseaba la mejor de las suertes y que tambor lo hiciéramos hasta sus últimas consecuencias, ¿cuales serán?… quién sabe, pero el movimiento ‘Arte Acá’ continúa, ‘ái la llevamos.”

El movimiento ciertamente sigue, y continúa presentando obras de teatro y exposiciones. En septiembre próximo estrenará en el Teatro Blanquita: Hidalgo, memoria y sangre, obra en la que los Payasos Memoriosos darán su visión de la historia en la cual Hidalgo se vuelve “portavoz del pueblo, dándole la espalda a su clase social, a su religión, en un frenesí por la libertad”.

 

El adiós

 

Miembro también del Salón de la Plástica Mexicana, a los 70 años Daniel Manrique falleció el pasado domingo 22 en el Hospital Juárez de la Ciudad de México, debido a diabetes y complicaciones por una embolia, de acuerdo con un comunicado el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Manrique nació en la Ciudad de México el 28 de noviembre de 1938 y realizó estudios en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda del INBA, entre 1958 y 1962, así como en el Taller Libre de Arte para Obreros.

Hace un año, en una entrevista en internet (papalotlveronique.blogspot.com), definió el movimiento del cual fue fundador:

“Es un hecho artístico, es vida y permanencia, es saber estar con ‘nosotros mismos’ y no ‘contra todos’. Nos enseña a saber qué hacer con nosotros mismos, con nuestras casas, nuestros patios, nuestras calles. Arte Acá nos enseña a sentir qué es lo que somos acá en Tepito, acá en México. Tepito es un lugar muy ‘gacho’, propiciado no por la naturaleza, sino por la historia social de México. Nosotros habíamos hecho nuestro medio y nuestro medio nos había hecho como somos. Tepito es un pasado histórico, es la historia escrita por los historiadores y la historia no escrita que se refleja en la realidad. Tepito reúne la concentración de lo que somos los mexicanos.”

A lo largo de su vida y dentro del movimiento, Manrique realizó varias obras murales. En 1972 hizo uno en el Instituto Nacional de Energía Nuclear y en 1982, tres en Canadá con el tema Madres de la Plaza de Mayo: uno en Toronto, otro en Hamilton y uno más en Winnipeg. Además, creó varios murales para las universidades Nacional Autónoma de México, Autónoma Metropolitana y Pedagógica Nacional.

No sólo alcanzó reconocimiento nacional, como la mención de honor en el Concurso Nacional de Pintura 1971 por su obra El acero, también recibió el premio de adquisición de la Segunda Bienal de Pintura de Gabrovo, Bulgaria, en 1979, y ganó el Concurso Internacional de Pintura de Turquía en 1980, pero también obtuvo el premio de la V Bienal Nacional de Dibujo Diego Rivera, en 1992.

Y, por si fuera poco, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) le otorgó un reconocimiento en Varsovia, Polonia, por el proyecto Mejoramiento para el Barrio de Tepito.

En 1980, Manrique participó en la Bienal de Arquitectura, en el Centro Cultural Georges Pompidou de París, Francia, así como en la instalación Conozca México, visite Tepito, montada en 1972 en la Galería José María Velasco del INBA.

En su propio barrio y otras colonias populares del Distrito Federal, tras los terremotos de 1985, realizó murales en las vecindades de las colonias Tepito, Guerrero, Valle Gómez, Obrera y Doctores, así como en la Escuela Emiliano Zapata de la Unión de Colonos de Santo Domingo, en el Pedregal de Coyoacán.

Su última obra está en Buenos Aires, Argentina, donde pintó un gigantesco mural llamado La Conquista.

Comentarios

Load More