Sin nombre: el sueño centroamericano

MÉXICO, D F a 25 de marzo (apro)- La película Sin nombre, ópera prima del realizador Cary Joji Fukunaga, plantea el drama migratorio que padecen los centroamericanos en su peregrinar hacia Estados Unidos, en busca del sueño americano
Sin nombre cuenta la historia de Sayra (Paulina Gaytán), una adolescente hondureña que decide emigrar a Estados Unidos, junto con su tío y su padre México es la primera parada del viaje
Otros personajes importantes de la historia son Casper (Edgar Flores), un integrante de la Mara Salvatrucha quien sostiene en secreto una relación con Martha Marlene (Diana García); Smiley (Kristian Ferrer), un chico de 12 años de edad, y Lilí Mago, el jefe de la pandilla a la que pertenecen Casper y Smiley
La cinta fue estrenada en el 25 Festival de Cine de Sundance 2009, y quedó nominada a 3 categorías –Premio del Gran Jurado-Ficción, Premio a la Mejor Fotografía Ficción (Adriano Goldman), Premio a la Mejor Dirección Ficción (Cary Joji Fukunaga)–, y se quedó con los dos últimos

"Yo no sabía acerca de cómo los centroamericanos cruzan la frontera para tomar el tren y por lo que pasan Vimos videos de ellos durante los ensayos, incluyendo el de los inmigrantes que cruzan los ríos Los mexicanos nos quejamos mucho sobre cómo somos tratados en los Estados Unidos, pero no vemos la forma en que tratamos a los centroamericanos, y Sin nombrelo pone de manifiesto", comentó la actriz Paulina Gaytán
Por su parte, el director puntualizó lo siguiente:
"Al ver Sin nombre, espero que la gente tenga un mejor entendimiento de lo que pasan los inmigrantes para tener acceso a las oportunidades que muchos de nosotros tenemos, y más comprensión de cómo y porqué las personas son atraídas por los Maras"
El origen de la cinta

La película Sin nombre –filmada en locaciones como Orizaba, Veracruz, y Naucalpan, Estado De México, y producida por Producciones Primary/Canana Producción– surgió de un cortometraje previo titulado, Victoria para Chino, que trataba sobre la trágica historia de un camión lleno de inmigrantes, el cual fue abandonado, lo que posteriormente se convirtió en la tumba de sus pasajeros quienes murieron asfixiados en Victoria, Texas

El cortometraje se estrenó en el Festival de Cine Sundance de 2006, posteriormente la gente del certamen le pidió a Fukunaga que presentara un guión para el Laboratorio Sundance
"Había invertido mucho tiempo terminar el corto, así que tuve sólo dos semanas para hacer el borrador del guión del largometraje Basé mi investigación en lo que había hecho para el corto, pero sabía que tenía que averiguar más sobre las cosas que yo no sabía sobre el tema y escribir más proyectos Quería autenticidad

"Cuando pensamos en la inmigración, usualmente pensamos de México hacia los Estados Unidos Pero hay hondureños, guatemaltecos y nicaragüenses que viajan al norte para introducirse a México y de México hacia los Estados Unidos Sabía que ésta era una historia que quería contar en un largometraje Me sorprendió personalmente Quería que el público tuviera esta experiencia desde una perspectiva humana, una que no tiene nada que ver con la política o los programas de inmigración acerca de lo que ‘significa’ o lo que ‘debería ser’", comenta Cary Joji Fukunaga

El guión

Para la realización del guión, Fukunaga viajó a Tapachula, Chiapas, con el fin de hacer una investigación de primera mano Hablaron con elementos de la policía, integrantes de pandillas (ahora en la cárcel) que habían estado involucrados en el comercio de inmigrantes, y con los inmigrantes mismos y sus familias
La terrible realidad que Fukunaga encontró en aquellos lares no le quitó las ganas de viajar en el tren que los centroamericanos tomaban en nuestro país para llegar al otro lado:
"Una noche a las dos de la mañana en las vías de Tapachula, salté a un tren de carga con dos hondureños con los que me había reunido la noche anterior Los había invitado a quedarse conmigo en mi hotel en lugar de esperar toda la noche en la estación, lo cual era peligroso Todos nos subimos y viajamos a través de Chiapas"
El casting
Acerca del casting, el director comenta que existía la premisa de la autenticidad:
"… lo habíamos escrito en el contrato, de que el casting de la película se hiciera para centroamericanos Para los papeles principales quería que la gente capturara el espíritu de sus personajes
"Por lo tanto, a través de Carla Hool (directora de casting) hicimos el casting con personas con mucha experiencia como Paulina Gaytán, y personas con prácticamente ninguna experiencia como Edgar Flores Fue una buena mezcla para mí y eso significa que yo no podía planear una escena que no me gustaba hacer desde la primera toma, ya que me gusta la espontaneidad
"Al ver Sin nombre espero que la gente tenga un mejor entendimiento de lo que pasan los inmigrantes para tener acceso a las oportunidades que muchos de nosotros tenemos, y más comprensión de cómo y porqué las personas son atraídas por los Maras", finalizó el director

Comentarios