Sólo sus chicharrones truenan

Sólo sus chicharrones truenan
En Tamaulipas: corrupción y cinismo
Francisco Ortiz Pinchetti
VICTORIA, TAMPS Cuando Luis Echeverría designó gobernador de Tamaulipas a Enrique Cárdenas González éste pareció entender que el presidente, su amigo, le hacia un regalo personal: el estado

Y en consecuencia obró:
Al imponer a sus incondicionales, dividió al PRI y a sus sectores; fortaleció los cacicazgos regionales, violó la autonomía universitaria y corrompió estudiantes; persiguió a sus enemigos, convidó a sus amigos al festín del poder y agregó un nuevo rasgo a la corrupción: el descaro
Tres años después, el panorama tamaulipeco es desolador: venalidad judicial generalizada, protección de funcionarios al narcotráfico y al contrabando, porrismo universitario institucionalizado, arbitrariedad, nepotismo subrayado, ineficacia administrativa anulación práctica del poder legislativo, gatillerismo, crisis política y enriquecimiento escandaloso de funcionarios públicos
En el Tamaulipas de Cárdenas González, en suma, el sistema político mexicano ha llegado a sus máximos excesos El estallido de la inconformidad y la violencia es tan sólo secuela lógica de ese estado de cosas
Estado de cosas que es ya “insostenible”, a juicio de priístas disidentes, parmistas, dirigentes obreros y campesinos, exfuncionarios, abogados y periodistas entrevistados por Proceso en la entidad
Sin embargo; en el centro del torbellino, ufano, el gobernador proclama: “el retiro del cargo constitucional que ostento está muy lejos de producirse”
DE VENDECOCHES A GOBERNADOR
Enrique Cárdenas González, nativo de Ciudad Victoria hijo de un modesto abogado patronal, caballero de Colón los años 50, tiene dotes extraordinarias de vendedor En esta actividad se inició en Tampico, donde vendía auto móviles, hace 25 años Se trasladó luego a Matamoros para dedicarse a la venta de maquinaria y refacciones agrícolas
Jorge, su hermano, era locutor en una pequeña estación matamorense Enrique se abocó entonces a vender publicidad para la radiodifusora que los Cárdenas González acabaron por adquirir Y en 1957, asociados ambos con su hermano Jaime, instalaron la XEGW, en Ciudad Victoria
Su debut en el ambiente político fue en 1963, durante el gobierno estatal de Praxedis Balboa Para ello fue determinante el apoyo que recibió de su primo, Morelos Jaime Canseco González, entonces secretario general de Gobierno y hoy senador: lo promovió hasta hacerlo presidente de la Comisión Estatal Electoral Un favor que Enrique Cárdenas González no olvidaría jamás
A fines de ese año, Gustavo Díaz Ordaz dejó la Secretaría de Gobernación para asumir la candidatura a la Presidencia de la República El subsecretario Luis Echeverría quedó encargado del despacho y, como tal, presidente de la Comisión Federal Electoral Fue por es razón que Cárdenas González conoció, trató y “se le metió” al que sería a la postre su amigo entrañable
En 1968, desde la Secretaria de Gobernación, Echeverría intervino para que el candidato a la gubernatura de Tamaulipas, Manuel Ravizé, aceptara entregarle a Cárdenas González la alcaldía de Ciudad Victoria Y el primero de enero de 1969 asumió el cargo, que ejercería sólo por un año: en 1970, otra vez apoyado por LE, adquiría un escaño en el Senado de la República Además, fue nombrado secretario de Acción Social del PRI
Pero lo verdaderamente importante estaba todavía por venir: en enero de 1972, el presidente Echeverría creó, para su amigo Enrique, la Subsecretaría de Investigación y Ejecución Fiscal de la SHCP Desde ese cargo, Cárdenas González sentaría las bases de su cacicazgo político en Tamaulipas y de su inmensa fortuna personal
El subsecretario confiaba en su pode o amigo y sabía lo que venía después Por eso abonó el terreno, creándole problemas, debilitando, al gobernador Manuel Ravizé Con el apoyo de Cárdenas González sobrevinieron los triunfos electorales de Fernando Sampedro, del PPS, como alcalde de Tampico (1972) y de Carlos Enrique Cantú Rosas, del PARM, en Nuevo Laredo (1975)
En 1974 el subsecretario anunció: “o acabo con el contrabando o renunció” Cumplió su palabra Renunció, pero para ir a ocupar, en 1975, el puesto del que prácticamente era ya dueño: la gubernatura de Tamaulipas
IMPONE A SU GENTE EN PUESTOS CLAVES
Apenas era precandidato cuando empezó a actuar a sus anchas para imponer a su gente en puestos clave, vulnerando la estructura y las “posiciones” tradicionales de la familia priísta tamaulipeca
En la Liga de Comunidades Agrarias impuso a Francisco de la Fuente, creando una división en el sector; en la CTM estatal se opuso a los viejos líderes Jesús Elías Piña y Agapito González para favorecer a Luis Quintero, que no cuajó, y a Ignacio de la Llave Y provocó división En el magisterio —el mayor y el único gremio organizado del sector popular— se enfrentó a Eloy Benavides y hubo también descontento y escisión Así sembró muchos de los resentimientos que hoy afloran
” Hizo pedazos al Partido”, resume en Llera el ingeniero Othón Villarreal Guzmán, secretario del grupo priísta Pancho Villa
A cambio de la impunidad, el gobernador Cárdenas González fortaleció y contó con el respaldo de los más funestos caciques regionales y creó nuevos Entre sus incondicionales —algunos de ellos socios en sus negocios— se cuentan hoy los caciques Abelardo Osuna Cobos (tesorero general del estado), en Ciudad Mante; Lauro Villalón, en San Fernando; José Cruz Contreras y Reynaldo Garza Cantú, en Reynosa; Antonio Rodríguez (actual diputado local) en González; la familia Ortiz, en Abasolo; Advento Guerra Barrera, en Ciudad Alemán (en Ciudad Madero, el cacicazgo del líder petrolero Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”, es feudo absolutamente intocable)
Estos caciques, gente de confianza de Cárdenas González, detentan el poder económico y político y la plena impunidad Un caso ilustrativo es el de Antonio Rodríguez, en el municipio de González Ahí, Fidel Infante Martínez, médico veterinario, hijo del excandidato independiente a la alcaldía local, relata:
“Los Rodríguez (Antonio y su hermano Jorge) son autores de crímenes, persecuciones políticas y despojos Cuentan con el apoyo de los millonarios, Apolo Garza y Bruno Verlange, a quienes dan protección Verlange tiene plantíos de mariguana Eleno Luna Hernández, que es gente de ellos y fue impuesto por el gobernador como presidente municipal, esta acusado de defraudar a campesinos, por 400,000 pesos”
CHAMBAS A TODA SU PARENTELA
Pero si alguna virtud tiene Cárdenas González —lo reconocen inclusive sus enemigos— es que es buen amigo de sus amigos Así lo demuestra el hecho de que a Morelos Jaime Canseco, aquel primo suyo que lo ayudo en sus inicios, lo ha hecho coordinador de Investigación y Ejecución Fiscal cuando ocupó la subsecretaría, subsecretario general de su gobierno y, ahora senador y representante estatal en el DF
La lista de nepotismo es impresionante:
Jaime Cárdenas González (su hermano) es director del Registro Público de la Propiedad y del Comercio y como tal obtiene ingresos absolutamente lícitos por más de 10000 pesos mensuales: Jorge Cárdenas (hermano también) es presidente de la Junta de Mejoras Materiales en Matamoros: José del Avellano (suegro), jefe de la Oficina Federal de Hacienda en Ciudad Victoria; Mariano González Gutiérrez (primo), subsecretario general de gobierno; Mariano González (sobrino), agente del Ministerio Público en Nuevo Laredo: Alejandro Zorrilla González (primo), subtesorero del estado
Y sigue:
Juan Gastélum (yerno), jefe de la oficina fiscal de Reynosa: Roberto Cárdenas Lozano (sobrino), director de Promoción económica Industrial; Jorge Salazar Cárdenas (primo), jefe del Administrativo de Fomento Agropecuario: Humberto Salazar Cárdenas (primo), juez segundo penal en matamoros: Juan Martin del Campo (cuñado) jefe de la Oficina Fiscal en Valle Hermoso
Además, a su hermano Francisco le llaman “el ministerio sin cartera” por su injerencia en los asuntos del estado y su primo Carlos González Moreno acaba de dejar la alcaldía de Tampico y luego sus compadres, todos ellos colocados por el gobernador como jefes de oficinas fiscales; Francisco Cortés Delgado— (Nuevo Laredo), Isidro Aman Vega — (Matamoros) y Alfonso Ailloud (Tampico) También es u compadre Mario Flores, inspector general de Policía y Tránsito del estado
ENRIQUECIMIENTO SIN RECATO
Y lo pero: “la gente de su grupo se ha dedicado a enriquecerse sin el menor recato No les importa los problemas del estado”, acusa Roberto Perales Meléndez, exalcalde de Ciudad Victoria y presidente de la Unidad Revolucionaria de Tamaulipas, que agrupa a priístas disidentes de 23 municipios
—El propio Perales Meléndez considera que “ en el ambiente judicial hay una corrupción generalizada” Y agrega :”A la policía se el liga con el narcotráfico: los asesinatos están a la orden del día sin que se descubra a sus autores, o estos son liberados al poco tiempo, porque pagan la justicia”
Los periódicos locales dan cuenta cotidianamente de asesinatos, detenciones “por sospechas”, de policías involucrados en el narcotráfico”
A este respecto hay dos casos sobre salientes:
En Tamaulipas son práctica cotidiana los “ganes” de cargamentos de mariguana y otras drogas que se hacen las distintas corporaciones policiacas Policías municipales, por ejemplo, capturan un cargamento: pero luego son a su vez capturados por policías rurales que “les ganan” la droga; si no tiene suerte, serán detenidos por la Policía Judicial, que habrá un nuevo “gane” En unos de esos cabos se vieron involucrados hace mes y medio dos hijos del jefe de la policía rural, Raúl Salinas Gracia, capturados por judiciales federales Se hacían pasar por policías rurales para efectuar “ganes” Ambos están presos en Tampico
El ministerio público federal ha pedido la aprehensión, también de Salinas Gracia, por falsedad en declaraciones judiciales Hasta ahora, sin embargo, siguen tan campantes en su puesto de jefe de la policía rural
En otro caso, que revistió carácter internacional es el del exprocurador general de Justicia del Estado, Raúl Alberto Betancourt Autoridades texanas lo acusaron de proteger el narcotráfico y fue destituido por ordenes federales El gobernador Cárdenas González lo hizo entonces magistrado del Supremo Tribunal de Justicia del Estado así , goza de fuero
De la corrupción policiaca habla también este caso : Teodoro González también , jefe de grupo de la policía Judicial del esto de Reynosa, acaba de comprarse el hotel Imperial en seis millones de pesos
Y de impunidad, este otro: quince abogados de San Fernando acusaron públicamente — inclusive en desplegados de prensa— de venalidad e ineptitud a la juez mixta de primera instancia Vilma Barberena ahí sigue
“La corrupción del poder judicial ha llegado a tal grado que ya no es posible litigar honestamente”, dice en Tampico el abogado Marcial Ramírez de la Garza “Todo está podrido”
La ineptitud de la policía ha provocado público reclamo de la Cámara de Comercio en Ciudad Victoria, ante la ola de robos que se ha desatado Los estudiantes de la Escuela Normal Federalizada han tenido que llegar a las manifestaciones masivas y al paro a fin de obligar a las autoridades a aclarar la muerte por atropellamiento de dos estudiantes
Tampoco ha sido aclarado jamás el incendio internacional de periódico local El Gráfico, opuesto al gobernador, el 13 de noviembre de 1976 Loa agresores llegaron en pleno medio día en autobuses de la Universidad Autónoma de Tamaulipas Guadalupe Días, propietario del diario, acusa a los “porros” manejados por el rector Jesús Lavin Flores, a través de su jefe de prensa Luis Enrique Arreola Loperena, “alentados por el gobernador Cárdenas González”
“La impunidad y el silencio confirman esto último”: dice Díaz
El porrismo ha sido institucionalizado en la Universidad Autónoma de Tamaulipas que fue la primera en instrumentar fórmulas democráticas de participación en su Consejo Esto, claro, era peligroso Y Cárdenas González maniobró en busca del control universitario Impulso al actual rector Lavin Flores Lo dotó de recursos económicos y puso a su servicio a Luis Enrique Arreola
“La Viruta”, cuya premisa es que “no hay conciencia que no tenga precio”: Es el encargado de manejar a los porros y de controlar a la Universidad
El presupuesto de estas, cuya población es de 15,000 estudiantes, fue elevado de 80 millones en 1974, a más de 220 millones en la actualidad(Por mera referencia la Universidad de Zacatecas, con 8,000 estudiantes, dispones de 9 millones de pesos):
Lavin Flores, que antes de ser rector pagaba la hipoteca de una modesta casa vive hoy en una lujosa residencia del fraccionamiento Santa Mari de Aguacargada al ebanista Francisco Marroquín costó 125,000 peros
En noviembre de 1975 Lavin Flores fue involucrado en un contrabando La denuncia fue presentada ante el ministerio público federal en Reynosa y signado por Dagoberto Cárdenas González (que nada tiene que ver, por cierto, con el gobernador) Por esta acusación, el rector compareció ante la asamblea universitaria en un sesión en que había 90 representantes Allí explicó que los objetos motivo del contrabando “eran regalos para altos funcionario federales, a fin de obtener mayor subsidio para la universidad” Y agregó: ”si favorecer a la universidad es ser contrabandista, yo soy contrabandista”
¿Y el Poder Legislativo? Basta con esto: el Congreso local actúa “por instrucciones del gobernador”, según lo confió su presidente Magdaleno Mata Blanco, a dos diaristas, locales, con relación a las elecciones extraordinarias en Reynosa
Hoy, sin el apoyo incondicional de su amigo presidente, el “mundo feliz” de Enrique Cárdenas González se tambalea La Unidad Revolucionaria de Tamaulipas y la Coalición Cívica Tamaulipeca— que agrupa a priístas, partimistas, ciudadanos en genera— ha pedido la desaparición de los poderes en el estado y la aplicación de la ley de responsabilidades al gobernador y a su grupo
No obstante, Enrique Cárdenas González se amacha Lo describe Héctor Treto, expresidente municipal suplente de Ciudad Victoria y priísta desde 1948:” es un hombre violento, agresivo, arbitrario, inculto, que no escucha a nadie porque sólo su palabra es la que vale”
El prototipo del político “chicharronero” Si señor

Comentarios