Universidades de empresa

Universidades de empresa
El grupo Monterrey crea sus propias fábricas de hombres
Francisco Ortiz Pinchetti
MONTERREY – Como natural extensión de la hegemonía que ejercen prácticamente en todas las actividades de la entidad, los empresarios del Grupo Monterrey acrecientan rápidamente su injerencia directa en la educación superior, a través de sus propias universidades

Ahora también fabrican hombres
Al viejo Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), creado por Eugenio Garza Sada en 1943 y auspiciado abiertamente por los patrones regiomontanos, se suman ahora tres universidades, cada una de las cuales ha sido prohijada por uno de los subgrupos del poderoso clan financiero-industrial:
El subgrupo Alfa tiene a la Universidad de Monterrey (UDEM); el subgrupo VITRO, a la Universidad Regiomontana (UR), y el subgrupo VISA (Cervecería) cuenta, además de con un ITESM en plena expansión nacional (tiene ya planteles en 12 ciudades del país), con la nueva Universidad Mexicana del Noreste (UMNE)
Con sus peculiaridades cada una de ellas, estas universidades tienen en común, amén de su obvia orientación conservadora, empresarial, un carácter elitista y una aspiración de “excelencia académica”, que norma su estructura y funcionamiento
Mientras estas instituciones privadas se fortalecen día con día, la Universidad Autónoma de Nuevo León, entregada por el gobierno de Alfonso Martínez Domínguez a la derecha, padece un creciente abatimiento académico y un estancamiento tal que el número de sus alumnos empieza a decrecer: un contraste que se antoja algo más que coincidente
No extraña, así, que en Monterrey se presente, ahora con especial énfasis, un fenómeno de privatización de la enseñanza superior, como lo demuestra un estudio de la dirección de Planeación Universitaria de la UANL (ver recuadro)
CONSEJOS EMPRESARIALES
La paternidad y el control de los grupos empresariales sobre las universidades privadas es negada por sus autoridades y ocultada a través de patronatos y asociaciones civiles Sin embargo, Proceso obtuvo abundantes elementos para confirmarlo
Por sus consejos directivos las conoceréis: en cada caso, un empresario del Grupo Monterrey encabeza la lista y define el subgrupo al que la institución pertenece: Camilo Sada, presidente del grupo Acero de Alfa, preside el consejo de la Universidades de Monterrey; Mario Garza González, presidente de VITRO, el de la Universidad Regiomontana, y Eugenio Garza Lagüera, presidente de VISA, los del ITESM y la Universidad Mexicana del Noreste
Hay un personaje clave, que aparece en los consejos de todas estas instituciones: Ricardo Margaín Zozaya Es el mismo que tuvo a su cargo la oración fúnebre durante el sepelio de Eugenio Garza Sada, el 17 de septiembre de 1973 En esa ocasión, frente al presidente Luis Echeverría, esta especie de ideólogo y vocero del grupo Monterrey definió el pensamiento del clan:
México, dijo, sólo logrará superarse “en un ambiente de paz, orden, tranquilidad y reconocimiento pleno de sus derechos Es decir, en un ambiente en el que la autoridad reprima toda transformación del orden constitucional, ya que este principio es lo que legitima el poder y el único que justifica el derecho moral de mandar”
Tal es —vale deducirlo— el marco ideológico en el que se inscriben las universidades empresariales de Monterrey, así proclamen convicciones abstractas de “humanismo”, “pluralidad” y “libertad”
Y resulta por ello explicable el empeño del rector de la UDEM (de cuyo consejo Margaín Zozaya es secretario) Iván Espinosa Díaz Barreiro, en negar la vinculación entre esa universidad y el subgrupo Alfa Llega al extremo de considerar “dolosa” la insistencia del reportero Pero —lástima— comete un desliz:
Cuando se le solicita la lista de los miembros del consejo ejecutivo de la UDEM, argumenta que no está autorizado a proporcionarla, que tendría que consultarlo “con ellos” Finalmente lo hace —en un teléfono fuera de su oficina—, entrega la lista y comenta, a modo de disculpa:
“Es que ustedes los han golpeado muy duro en Proceso”
—Proceso —se le aclara— nunca antes se había ocupado de las universidades de Monterrey
—No —repone— de las universidades no Me refería a los grupos empresariales de Monterrey-
Peor la UDEM, dice su rector, no tiene nada que ver con los empresarios Pura coincidencia es que en su Consejo, además de Camilo Sada, que lo preside, aparezca Francisco Garza González, otro directivo de Alfa Espinosa Díaz Barreiro no lo dice, pero Garza González es concretamente el enlace cotidiano entre la UDEM y Alfa
Tampoco dice que la UDEM está auspiciada pro una asociación civil, Desarrollo Educacional, AC, que preside Dionisio Garza Sada, presidente de Empaques de Cartón Titán, del subgrupo Alfa
Ni que Roberto Garza Sada donó, al morir, 400 millones de pesos para el nuevo campus de la UDEM, que costará 800 millones
En el caso de la Universidad Regiomontana, su rector, Agustín Basave Fernández del Valle, reconocido filósofo, utiliza otro argumento: no tiene, dice, la lista de los consejeros de su universidad
No obstante, informa que Mario Garza González (presidente de VITRO) encabeza el Consejo, el cual “se ha diversificado” y ya no existe una hegemonía por parte de VITRO “Hay consejeros que trabajan en Alfa, en Cydsa, en VISA, en VITRO, pero también hay profesionales independientes y universitarios”, explica
Hay otro elemento de vinculación entre la UR y VITRO (como también existe entre UDEM y Alfa): la realización de investigaciones de la universidad por encargo del subgrupo empresarial Actualmente se trabaja en el proyecto de una titulada “Estudio Comparativo a Nivel Grupos Industriales de México”
El ITESM y la Universidad Mexicana del Noreste dependen de un patronato común: Enseñanza e Investigación Superior, AC Lo preside Eugenio Garza Lagüera, presidente de VISA EN su Consejo de Directores están otros miembros del clan, como Alejandro Garza Lagüera, Andrés Marcelo Sada, José Emilio Amores y Alfonso González Segovia y, como “socios activos”, muchos más: Dionisio Garza Sada, Eugenio Garza Lagüera, Andrés G Sada, Adrián Sada Treviño, Santiago Garza, sin faltar Ricardo Margaín Zozaya
A diferencia de sus colegas de la UDEM y la UR, el licenciado Antonio González Aréchiga, rector de la UMNE, no niega la vinculación de esta universidad con los empresarios Aunque aclara: “conmigo no se meten”
ESPECTACULAR CRECIMIENTO
Las instituciones privadas de educación superior han tenido en Monterrey, durante los últimos años, un crecimiento notable Actualmente atienden una población aproximada de 32,018 alumnos, lo que representa el 279 por ciento del total de estudiantes de ese nivel en la capital de Nuevo León
El Tecnológico de Monterrey ha emprendido, además, una expansión de alcance nacional Durante el decenio de los setenta, señala un informe del propio ITESM, “el Instituto se convirtió en un Sistema Educativo Nacional, cuyos antecedentes se remontan a 1967, cuando se estableció en Guaymas la Unidad Noroeste”
Hoy, el ITESM cuenta con unidades foráneas en otras 10 ciudades: México, Ciudad Obregón, Chihuahua, León, Irapuato, Querétaro, San Luis Potosí, Saltillo, Torreón y Estado de México En agosto próximo estará en servicio una más, en Cuernavaca
Así, el Sistema Tecnológico del ITESM cuenta con 26,059 estudiantes en el país
Tiene, asimismo, preparatorias en 10 ciudades (además de Monterrey, donde funcionan cuatro escuelas del ITESM) y un sistema de preparatoria abierta que opera en 12 ciudades y que atiende a 1,952 alumnos
En cuanto a enseñanza media terminal, el Instituto ha establecido cinco escuelas-taller en Monterrey y una en San Juan del Río, Querétaro, con un total de 2,973 alumnos
Un monstruo, pues
La UDEM, por su parte, está en vísperas del gran salto Esta universidad, cuyo origen fue la fusión de escuelas manejadas por religiosos maristas y lasallistas —los que todavía aparecen en el Consejo de la UDEM— fue fundada en 1969 Actualmente tiene 3,740 alumnos, distribuidos en diversos locales Pero está por iniciarse la construcción de su propio campus, que requerirá la mencionada inversión de 800 millones de pesos y que podrá albergar un máximo de 8,000 alumnos
El campus de la UDEM ocupará un terreno de 35 hectáreas en los municipios de santa Catarina y Garza García, aledaños al de Monterrey
También fue en 1969 cuando se fundó la Universidad Regiomontana —su antecedente fue el Instituto Modelo de Enseñanza—, pero no es hasta 1974 cuando su actividad se incrementa y su tamaño crece A la fecha tiene 22 edificios en la ciudad y atiende a poco más de 9,000 alumnos
La UMNE, en cambio, es una institución pequeña El número de sus alumnos no llega a 500 Es también la más nueva: fue fundada en 1975 Y la menos cara
CUOTAS PARA RICOS
El carácter elitista de estas instituciones privadas, obvio de por sí al observar qué sector las auspicia, queda confirmado por las cuota que sus alumnos tienen que cubrir
En el nivel de licenciatura, estos son los costos anuales por estudiante: en el ITESM, según la carrera, de 42,000 a 46,000 pesos; en la UDEM, de 32,600 a 35,000 pesos; en la UR, de 24,000 a 32,000 y en al UMNE, de 12,000 a 14,000 pesos
Los estudiantes de posgrado tienen que pagar estas cuotas anuales: en el ITESM, 46,400 pesos, en promedio; en la UDEM, de 32,000 a 61,200 pesos y en la UR, 7,200 pesos por asignatura
Cierto es que estas instituciones tienen planes de becas y de financiamiento que permiten el acceso de algún número de estudiantes provenientes de estratos medios Pero el porcentaje que representan es mínimo Datos proporcionados por el rector de la UDEM, por ejemplo, no dejan lugar a duda sobre la procedencia y el tipo de alumnos que estas universidades atienden:
El 53 por ciento de los alumnos de la UDEM son hijos de patrones; el 24 por ciento, hijos de empleados; el 22 por ciento, hijos de “trabajadores independientes” y sólo el 2 por ciento son hijos de obreros
Y eso que, según Iván Espinosa, el 14 por ciento de sus alumnos son becados
En aras de la excelencia académica, que indudablemente alcanza, las universidades empresariales de Monterrey constituyen, así, cotos privilegiados en los que se educa a los hijos de los ricos Pero sería inexacto decir que los empresarios apoyan estas instituciones sólo para preparar cuadros para sus empresas Además de conseguir esto, van más allá: preparan, y en eso coinciden los rectores entrevistados, “líderes, gente que va a tomar decisiones” al incorporarse al trabajo, ya sea en el sector privado o en el público
El problema es, precisamente, cuál será la orientación de esas decisiones que, como dice el propio Espinosa, “pueden influir para que este país avance o para que este país retroceda”
Una respuesta la da el rector de la UR, Basave Fernández del Valle, cuando se le pide su opinión sobre la libre empresa:
“En la medida en que la libre empresa contribuya al bien público mediante una sana competencia —dice— es una fuerza fundamental para el desarrollo económico de México”
O cuando define el papel del estado:
“Ser gestor del bien común, entendido éste como el conjunto organizado de las condiciones sociales, gracias al cual la persona humana puede cumplir su vocación El Estado, en buena tesis, no es investigador ni productor, sino coordinador de las actividades de los particulares Sin embargo, en aquellas instituciones sociales donde se requiere la participación estatal en aras del bien común, porque no exista una empresa privada que cumpla esa función, creo que el Estado debe intervenir supletoriamente”
Definiciones que rubricaría, sin duda, cualquier dirigente del Grupo Monterrey
Por su parte, el rector de la UDEM no ve contradicción alguna entre el hecho de que una universidad auspiciada por el sector privado busque objetivos que él describe como “formar profesionales que sean capaces de cambiar, de renovar, de reestructurar y de transformar la realidad, buscando no sólo la sobrevivencia, sino también dignificar al ser humano”
Abunda Iván Espinosa al agregar que esos profesionales deben ser “muy sensibles a los problemas políticos, económicos y sociales para que su proceso de toma de decisiones favorezca no a un solo grupo, sino a la totalidad de los mexicanos”
Y dice más:
“Si la universidad se respeta a sí misma, tiene que ser universal, tiene que aceptar el pluralismo y que este pluralismo resulta del respeto del hombre como tal rechazando todo privilegio o discriminación por cualquier motivo que sea Apegándome a estos principios, lógicamente nuestro esfuerzo universitario será el tratar de responder a ellos La única forma como podemos evaluar si esto se está cumpliendo es a través de nuestros egresados: dónde se encuentran ubicados, con qué características, qué tipo de decisiones están tomando Finalmente, el hombre es libre y puede escoger el camino que quiera; pero nuestra responsabilidad social como universitarios es que se trabaje para contribuir a la solución de los problemas de un país”
La UDEM, en efecto, proclama principios de “humanismo, apertura y servicios a la comunidad” y considera que “la libertad con armonía y respeto es esencial para la consecución de sus fines”
Sin embargo, en su reglamento general de alumnos, limita libertades que la Constitución misma otorga a todo ciudadano: “Todos los alumnos —señala el artículo 2 del reglamento— tienen libertad de expresión oral, escrita o por cualquier otro medio, siempre y cuando se respeten la moral, el orden, los derechos de tercero, los principios y reglamentos de la Universidad y no se perturbe su buena marcha”
Los alumnos tienen también derecho a asociarse, pero sus organizaciones sólo serán reconocidas por la universidad “siempre y cuando” cumplan, entre otros, con el requisito de que “sus estatutos estén acordes con los principios, fines y reglamentos de la UDEM”
Otros “siempre y cuando” condicionan la libertad de los estudiantes para difundir sus ideas, disentir en clase, organizar reuniones o ejercer su derecho de petición
El reglamento del ITESM no se queda atrás Sobre todo cuando en un rapto de apabullante generosidad señala en su principio número 10 que “el ITESM reconoce y respeta el derecho de sus estudiantes a sustentar fuera del Instituto sus propios puntos de vista, como personas y como ciudadanos, sobre cualquier problema ajeno a la institución, siempre que lo hagan con carácter personal y no como miembros del Instituto o de sus organismos estudiantiles”!
Como mero dato anecdótico, vale la pena mencionar un hecho que en alguna medida dibuja la mentalidad fomentada por las universidades de los empresarios en sus alumnos: en la pasada elección de mesas directivas de los alumnos de las cuatro preparatorias de la UDEM, estos fueron los nombres de las planillas ganadoras: Life, Navy, Red Baron y One Way, según consigna una nota de Foro, órgano de la universidad
ESTRATEGIA EMPRESARIAL
El interés empresarial en la educación superior, que en Monterrey es particularmente notable, es parte de toda una estrategia diseñada por el sector privado mexicano Así se deduce de los planteamientos hechos en noviembre pasado durante la reunión “Atalaya 79”, celebrada en Querétaro bajo la promoción, precisamente, del Grupo Monterrey y presidida por Bernardo Garza Sada
Carlos Llano Cifuentes, exdirector del IPADE, presentó en esa reunión una contraponencia titulada “Hacia un nuevo orden social”, En ella se preguntó:
“¿Será actividad propia de la iniciativa privada emprender acciones que no sean estrictamente favorecedoras del bienestar material, sino de algo más alto? ¿tendrá que reducirse a ello, por bueno que sea? ¿habrá de dejarse en manos del Estado toda acción que no se restrinja sólo a tal bienestar? ¿no deberá la iniciativa privada emprender obras que propendan bienes no exclusivos, es decir, espirituales? ¿no podrá aprovechar su fuerza patente y su demostrada eficacia para promover obras de cultura, de estudios universitarios, de promoción del espíritu, de desarrollo de proyectos que susciten causas nobles y que vayan por ello en la línea de la unión y de la amistad entre los ciudadanos? ¿no será esta la coyuntura histórica del país para que* la iniciativa privada incentive, como punto de encendido, el orden nuevo que se anuncia?”
Y el empresario añadió:
“Las buenas muestras con que determinadas empresas se han adelantado en esta cuestión, y su positivo influjo en la sociedad, señalan un camino claro frente a ese nuevo orden aquí vislumbrado y casi descrito Lo cual se relaciona con la primera idea por mi planteada: porque este tipo de actividades no puede quedar en las solas manos estatales; porque toda la fuerza y potencialidad de nuestra iniciativa no puede limitarse a actividades que serán, sí, importantes y necesarias, pero que —como los caramelos y chocolates— resultan, al lado de aquellas otras, literalmente triviales”

Comentarios