Cementerio clandestino a la puerta de Acapulco

Cementerio clandestino a la puerta de Acapulco
Cuerpos y ropa, irrescatables en “Granjas del Marqués”
Juan Antonio Zúñiga y Everardo Monroy
ACAPULCO – A diez minutos de la Costera Miguel Alemán, entre la base naval de Icacos y el aeropuerto “General Juan N Alvaraz”, en el fondo de uno de los 30 pozos artesianos que se encuentran en el fraccionamiento “Granjas del Marqués”, yacen en descomposición restos de seres humanos
A un lado del fraccionamiento “Copacabana”, actualmente semiabandonado y a medio kilómetro del hotel “Princess Acapulco”, el fétido olor conduce a un “cementerio clandestino”
El Frente Estatal Contra la Represión denunció que los restos pertenecen, presumiblemente, a algunos de los 348 desaparecidos políticos de que se tiene conocimiento en el estado de Guerrero
“Cada fin de semana se observa el paso de vehículos con las luces apagadas, a altas horas de la noche, deteniéndose en la `casa golpeadora de la judicial’ Allí, se oyen gritos desgarradores y después, el retorno casi silencioso de los coches, que se advierten con el clarear del día”, según testimonios de miembros del Frente
En el lugar de los hechos, el reportero pudo constatar la existencia, en el fondo del tercer pozo artesiano del fraccionamiento “Granjas del Marqués”, de un fémur, huesos desperdigados e infinidad de gusanos en torno de los restos
Los fraccionamientos “Copacabana” y “Granjas del Marqués” se encuentran juntos Ambos se extienden sobre una superficie de 23 hectáreas, que colindan con la playa El primero cuenta con 105 residencias campestres, de las cuales 55 están totalmente abandonadas, en tanto que el resto es cuidado por 40 familias que habitan construcciones de lámina y techos de palapa que, enmohecidas, anuncian productos trasnacionales
“Granjas del Marqués” prácticamente es una selva y ahí es donde se localizan los 30 pozos artesianos que abastecerían de agua a las construcciones que nunca se levantaron
El hallazgo, conocido desde mucho tiempo antes por los lugareños y acallado por temor a las represalias de que han sido objeto por parte de la policía judicial y montada, se inició el 26 de agosto pasado, con la presencia, en el lugar de los hechos, de Miguel Catalán Sánchez, jefe de peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero
A bordo de una “pick up” azul, Catalán Sánchez llegó a la casa de uno de los encargados de cuidar las residencias del fraccionamiento Copacabana, para que lo acompañara al tercer pozo artesiano Tomó nota, lo conminó a no revelar el suceso a su acompañante y le expresó que “si veía algo extraño, se lo avisara”
Trece días después, Manuel Rivera, secretario en turno de la Tercera Delegación del Ministerio Público, recibió un telefonema del subjefe de agentes del MP, Elías Reachi Sandoval, “quien me ordenó me dirigiera al fraccionamiento Copacabana a recoger unos cadáveres”
El nueve de septiembre, acompañados de dos camilleros y una ambulancia, se dirigieron al lugar indicado, pero no pudieron rescatar los despojos humanos, porque las escalerillas están corroídas y por no llevar equipo adecuado
Pero no todo fue inútil; a un kilómetro y medio del pozo encontraron parte de un esqueleto humano en decúbito dorsal y sin cabeza, según consta en la averiguación TAP-III-638-80
Ya con equipo, los bomberos locales mandados por el comandante Ciro Salgado y elementos de “Capillas del Carmen”, que hacen también de médicos forenses, rescataron del pozo dos pantalones “livais”, una guayabera azul marino, una manga para la lluvia, un fémur y un tórax agusanado, el diez de septiembre
La carencia de equipo impidió nuevamente el rescate de todos los despojos, de acuerdo con lo asentado en el acta TAP-III-642-80
Por la tarde de ese mismo día, el agente del ministerio público, Reachi Sandoval, informó a los doce diarios locales de la localización de los restos humanos Puso a la vista de la prensa una camisa verde aceituna con franjas blancas, un pantalón azul y una franela anaranjada que mostraba un “nudo ciego”, por lo que se presume que el dueño de esas ropas fue amordazado antes de morir
Una vez que los diarios informaron de los sucesos, partidos y organizaciones políticos de diferentes tendencias demandaron el esclarecimiento “a fondo” de los hechos
Algunos diarios llegaron a hablar, inclusive, de la existencia de 40 cadáveres en “Copacabana”, cuando los pozos se localizan en “Granjas del Marqués” Las versiones dadas por la prensa local y nacional no coincidieron ni en el número ni en la descripción de la situación que prevalece en ambos fraccionamientos por una razón: nadie acudió a verificar los sucesos, excepto Everardo Monroy, recientemente despedido del diario local Revolución
Más activa que las organizaciones políticas, la policía judicial de Acapulco allanó 20 viviendas de los cuidadores de las residencias de “Copacabana”, con el pretexto de “buscar a un hombre de short verde” Esto sucedió en la madrugada del 15 de septiembre Los policías portaban armas de grueso calibre pero no llevaban la orden de cateo
Alfonso Madonado, habitante de “Copacabana”, al cuidado de algunas residencias desde 1953, relató:
“Cada fin d e semana se observa el paso de vehículos con las luces apagadas, a altas horas de la noche que se detienen en la `casa golpeadora’ de la judicial
“Allí se oyen gritos desgarradores Luego el retorno casi silencioso de los coches que se perciben con el clarear del día”
Esta versión fue ratificada por otros cuidadores del fraccionamiento, que por temor a las represalias, solicitaron no revelar sus nombres, pero cuyas versiones están grabadas
Con el acento característico de los habitantes de la costa informaron que “hace poco una señora encontró aquí a su hijo muerto” y revelaron que también se localizó ahí el cadáver de una mujer
—¿Lo han denunciado a las autoridades?
“Usted sabe que si se da parte a la autoridad, pues lo toman a uno preso Nos vas a llevar para allá y luego te quieren investigar, te tiran de cachetadas y ora sí, ya no se puede decir nada porque te friegan”
Otro lugareño narró una anécdota:
“Pa que vea cómo está la cosa, hace como tres meses un cuate, que de repente sale a cazar conejos, me contó que al darle un escopetazo a uno, al irlo a recoger, se tropezó con un hombre muerto, casi podrido y huyó dejándolo”
El 18 de septiembre, ocho elementos del 46 batallón de infantería supervisaron seis de los 30 pozos En el tercero localizaron un cuero cabelludo y llenos de sangre, un cráneo y una chancla azul que yacían en su interior, entre agua espumosa y putrefacta
Cuatro días después, Lenin Quiñones Pérez, titular del segundo juzgado de distrito, informó que diariamente se reciben de cinco a seis demandas de amparo ante los dos juzgados de distrito con que cuenta el estado de Guerrero, para protegerse de las arbitrarias detenciones que efectúa la policía judicial de esta entidad
El 23 de septiembre, cuando el subprocurador general de Justicia afirmaba a la prensa local que los cadáveres encontrados en “Copacabana” tenían más de seis años —”por lo que no tienen que ver con el actual sexenio”—, en el mismo fraccionamiento se encontró a otro hombre muerto
En estado de putrefacción, el cadáver vestía pantalón blanco, camisa verde y tenis blancos con suela crepé El cuerpo presentaba un escopetazo calibre 20 milímetros
Previamente, la radio anunció —el 19 de septiembre— que sacarían los cadáveres restantes del tercer pozo e invitó a los familiares de desaparecidos a que acudieran al lugar para tratar de identificar los restos Estuvieron presentes cuatro padres de familia y un dirigente del Partido Mexicano de los Trabajadores, pero no hubo tal rescate
Al ser interrogado sobre la permanencia de algunos restos en el fondo del pozo artesiano tres, el agente Titular del Ministerio Público del Distrito Judicial de Tavares, con cabecera en Acapulco, Gonzalo Mardueño Lara, explicó:
“Los cadáveres no se han rescatado porque no se habían descubierto Es que, probablemente, se hunden y flotan por el efecto de las lluvias Al secarse quedan a flor de tierra, pero si llueve, vuelven a quedar cubiertos”
—¿Reciben muchas denuncias de personas desaparecidas?
“Muy pocas, muy muy pocas”
—En este año ¿Cuántas han recibido?
“Una o dos, pero luego aparecen algunos”
Señaló que los restos rescatados fueron enviados a México para que un especialista en antropología forense realizara los estudios del caso
El jueves dos de octubre, el jefe de la policía judicial de Acapulco, Mario Arturo Acosta Chaparro, dio a conocer el veredicto del antropólogo forense: los restos de dos cuerpos tienen siete años de antigüedad y uno, menos de un año
Sobre un otero, en medio de la vegetación tropical En el fraccionamiento “Copacabana”, se encuentra una de las 55 residencias campestres abandonadas, conocida como “la golpeadora de la judicial”
A esa casa, sin cristales, totalmente vacía, de fachada amarillenta, llegan “los coches silenciosos” que se retiran “con el clarear del día” De ahí, aseguraron los habitantes, provienen “los gritos desgarradores” y no pocas veces las detonaciones de armas de fuego
“La golpeadora de la judicial” se localiza a unos 300 metros del pozo en el que fueron encontrados los restos humanos, en su interior, las paredes se encuentran rayadas con dibujos obscenos
En uno de sus muros sobresale un letrero que dice: “viva el Che Guevara” Hacia el centro de la misma pared, las siglas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias: FAR Y hacia el costado izquierdo, junto a un hueco que fue ventana, se lee “viva Cuba” y encima otras siglas que dicen FAL, que es el nombre con el que se identifica a los fusiles automáticos empleados por las fuerzas del orden público
El responsable en turno de las “Capillas del Carmen”, Manuel Gómez Huerta, explicó porqué no se han rescatado todos los restos humanos localizados en el pozo artesasiano tres de “Granjas del Marqués”
Gómez Huerta participó en el levantamiento de los primeros despojos que fueron enviados a México, al antropólogo forense
“La profundidad del pozo y el estado en el que se encuentra impide descenso Necesitamos un equipo especial que no tenemos Algo así como una aspiradora gigante Efectivamente, tenemos orden de rescatar todos los restos, pero nos ha sido materialmente imposible”
“Nos han llegado versiones de que hay restos humanos en otros pozos del lugar, pero no lo hemos investigado, por    
que si no podemos con uno Con el equipo que contamos nos llevaría por lo menos tres años rescatar todos los restos que ahí se encuentran”
Los gases que despiden los restos son tóxicos, al grado de que ni las mascarillas han permitido descender el tiempo suficiente para verificar la cuantía de los despojos humanos que subyacen en el fondo de ese pozo No se han cuantificado y por ello es difícil calcular, a cuántas personas pertenecen Sólo un hecho es contundente: ahí están

Comentarios

Load More