De Díaz Ordaz a JLP, miles de millones tirados en aeropuertos fallidos

De Díaz Ordaz a JLP, miles de millones tirados en aeropuertos fallidos
Manuel Robles
Además de inversiones millonarias en obras abandonadas o inservibles, los gobiernos de Luis Echeverría Alvarez y José López Portillo despilfarraron más de 500 millones de pesos sólo en “proyectos” destinados a dotar de eficientes servicios aeroportuarios a la ciudad de México
Desde el primer proyecto formal de ampliación del Aeropuerto Internacional de la ciudad de México, pasando de Zumpango, estado de México; la rehabilitación de la base militar de Santa Lucía, hasta lo que se llamó “Aeropuerto 2000”, las políticas oficiales no atinaron, desde entonces, a satisfacer las necesidades de una población que crece día con día
De ello habla un exfuncionario de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), el arquitecto Juan Gutiérrez, quien desde 1977 se encargó de los proyectos y la planificación del organismo estatal encargado de administrar la red aeroportuaria nacional
Entre otros puestos, Gutiérrez ocupó el de regente de Planeación y Proyectos de ese organismo Coordinó luego el departamento de Aviación General y, poco después, trazó los planes para el desarrollo del programa denominado “Rutas Especiales”
“Y todos estos proyectos, en los que se invirtieron miles de millones de pesos, fallaron por el abandono oficial o no se llevaron a cabo”
Gutiérrez proyectó también la estructura aeroportuaria del frustrado programa que dejó como herencia el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, cuando la Secretaría de Comunicaciones y Transportes estaba bajo el mando de José Antonio Padilla Segura, como titular, y de Eugenio Méndez Docurro, como subsecretario
Como director del proyecto fue designado el entonces director de Aeronáutica Civil, Guillermo Prieto Argüelles, y la coordinación general fue encomendada al actual director de Aeroméxico, Sigfrido Paz Paredes y a Ernesto Hevia del Puerto
El proyecto, cuyo costo fue evaluado en 2,278 millones de pesos, tomando en cuenta la inflación de 12% de entonces, preveía entre otras cosas, el pronóstico de la actividad aérea en la ciudad de México, el plan maestro, el programa de inversión, las afectaciones en el área de ampliación del aeropuerto, su capacidad operacional y la interacción con el complejo urbano
La obra, además de que nunca se llevó a cabo, desató la especulación con la tierra De inmediato resultaron afectadas las colonias El Arenal, López Mateos y El Caracol
“Funcionarios del gobierno —acusa Gutiérrez— adquirieron grandes extensiones de terrenos, pero la crisis económica de entonces malogró el proyecto”
Fue entonces cuando se habló también de la posibilidad de construir una terminal aérea en Zumpango, Estado de México, para, entre otras metas, “desarrollar la cuenca lechera de Tizayuca”, según propósitos del entonces gobernador del Estado de México, Carlos Hank González
Gutiérrez afirma que en el proyecto “se gastaron también millones de pesos” y además provocó una gran especulación con los terrenos del lugar “Ahí también se malogró lo invertido”, agrega
En su opinión, “el colmo del dispendio y de la ineficacia de las autoridades” lo constituyó el proyecto de Echeverría Alvarez para exportar a Europa la producción de pina de Loma Bonita, Oaxaca, una población cercana a Casas Alemán, donde se construyó un aeropuerto para tal fin
El gobierno de Echeverría gastó en la obra unos 400 millones de pesos de entonces que, decía, “serían redituables con las exportaciones de la fruta a Francia, Italia o España”
La obra, que consta de dos pistas de dos kilómetros de largo por 40 metros de ancho, está abandonada
Relata el arquitecto Gutiérrez que en Comitán, Chiapas, el exgobernador Manuel Velasco Suárez construyó una pista con un costo de 150 millones de pesos
“La pista construida en la época de Echeverría , carece de las mínimas medidas de seguridad Y está abandonada”, dice Gutiérrez
El más cercano ejemplo de lo que Gutiérrez llama “ineptitud” de las autoridades del sector en la época de López Portillo, fue la construcción del aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez, en donde el gobierno invirtió más de 700 millones de pesos
Gutiérrez recuerda aún la lacónica orden del exsecretario de Comunicaciones y Transportes, Emilio Mújica Montoya, ante una pregunta sobre la peligrosidad de esa terminal aérea
“¿Qué se va a hacer con la obra? Que se termine”
Lo cierto es que la obra, que incluyó la construcción de un edificio terminal, provocó la reacción en contra de casi todos los sectores aeronáuticos del país, incluyendo al Colegio de Pilotos Aviadores, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) y la de un gran número de pilotos comerciales de Mexicana y Aeroméxico
La advertencia fue unánime: “Es una pista peligrosísima No sirve”
La terminal aérea reanudó, sin embargo, las operaciones aéreas hace apenas unos días, después de tres meses de estar prácticamente cerrada
Otras pruebas del dispendio son, a su juicio, los últimos proyectos de ASA para ampliar sus instalaciones en ciudades como Guadalajara, Puerto Vallarta y Hermosillo, “en donde se hicieron inversiones millonarias para llevar a cabo la supuesta descentralización de los sistemas aeroportuarios”
El exdirector de Proyectos y Planeación del ASA habla, además, de los 870 millones de pesos que invirtió el gobierno de Echeverría en la construcción de un edificio terminal y dos pistas del aeropuerto de Zacatecas, que “sólo ha dedo servicio a un avión bimotor, otro fumigador y al del gobernador del estado”
Gutiérrez lamenta, además, los “aumentos desmesurados” en los precios de los servicios que presta ASA “La derrama económica para el organismo no ha sido pareja —afirma— ASA sólo da un servicio auxiliar, pero cobra tan caro sus servicios, que la aviación comercial tiene que operar en otros sitios”
Ejemplo de ello es el aumento de más del 100% en el precio de la gasolina
Para finalizar, Gutiérrez menciona el frustrado proyecto “Aeropuerto 2000”, encabezado por el mismo Paz Paredes y destinado nuevamente a ampliar las instalaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México
Y lamenta que, a cambio del proyecto que autorizó y aprobó López Portillo, ASA quiera ahora cerrar la pista 13-31 —perpendicular a las dos pistas principales—, indispensable para las operaciones de la aviación general
Se trata, agrega, de una pista de emergencia para aviones pequeños
“Las autoridades del aeropuerto se preocupan sólo por la imagen; quieren que esté bonito y que el Presidente lo vea así La verdad es que los proyectos para la ampliación del Aeropuerto Internacional han sido sólo paliativos El sector vive una época muy crítica

Comentarios

Load More