Radiodifusoras universitarias, no; la de un sobrino de JLP, sí

Radiodifusoras universitarias, no; la de un sobrino de JLP, sí
Manuel Robles
El gobierno de José López Portillo terminó como empezó: recomendando a sus parientes para la obtención de toda clase de concesiones, en este caso, para que uno de sus sobrinos opere comercialmente una radiodifusora en Cancún, Quintana Roo
En sólo tres meses su sobrino, Roberto Martínez Vara López Portillo, obtuvo la concesión, hecho que contrasta con las solicitudes presentadas hace muchos años por las universidades autónomas de Puebla y Guerrero, que siempre han recibido respuestas negativas

En la segunda notificación —publicada en el Diario Oficial seis días después que López Portillo dejó el poder—, la SCT considera que, de conformidad con el artículo 19 de la Ley Federal de Radio y Televisión, Roberto Martínez Vara López Portillo es “quien garantiza mejor el interés social”, para que “continúe el procedimiento de obtención de concesión, para operar y explotar la frecuencia de los 1075 MHz, en Cancún, Quintana Roo”
La inversión en el proyecto radiofónico, que opera en Cancún y áreas circunvecinas, es de 11 millones 688,000 pesos, de acuerdo con la notificación formada por el entonces titular de la SCT, Emilio Mújica Montoya
La decisión de la SCT dejó en el camino a otras 15 personas que habían presentado oportunamente sus solicitudes respectivas, 20 días antes del plazo del acuerdo oficial, el 3 de septiembre de 1982
Pero sólo ocho de ellas —incluido por supuesto Martínez Vara López Portillo—, “cumplieron con los requisitos de los artículos 17 y 18 de la Ley Federal de Radio y Televisión y con los acuerdos y declaratoria respectivas”, según la SCT
Esta dependencia negó las solicitudes a, por ejemplo, Ricardo Alfredo López Méndez, “quien presentó su solicitud en forma extemporánea”; José Laris Rodríguez, “quien presentó el comprobante de pago a nombre de una sociedad anónima y no presentó el comprobante de pago, por 7,000 pesos”, y Augusto Duhart Novaro, por “no haber indicado tiempo de duración de los programas, horario inicial e incumplimiento en el mínimo requerido de su programación”
En cambio SCT aprueba al sobrino del expresidente tras haberse “practicado el estudio comparativo de las solicitudes, que comprendió la evaluación de la programación, propósitos generales, procedimientos a utilizar en las emisiones y por la inversión ofrecida” Todo en tres meses
Bien diferente de lo ocurrido a la Universidad Autónoma de Puebla que, desde hace 18 años, realiza inútilmente gestiones para obtener la concesión de una radiodifusora de carácter educativo y cultural
La historia de “Radio Universidad” ha constituido para los universitarios poblanos una serie de frustraciones y evasivas, a pesar de que, en dos ocasiones, la solicitud le fue entregada directamente al presidente José López Portillo, cuando visitó la ciudad en giras de trabajo, primero, en noviembre de 1978, y luego dos años después, en enero de 1980
“Nunca hemos recibido la concesión, a pesar de que hace 18 años fue solicitada por primera vez Sin embargo, el entusiasmo de la comunidad universitaria por adquirirla no ha decaído”, dice Antonio Juárez Burgos, de la oficina de Información y Relaciones Públicas de la UAP
En el decenio pasado, la UAP envió a la SCT cuando menos seis solicitudes formales para obtener la concesión
El 18 de octubre de 1974, el entonces director general de Concesiones y Permisos de la SCT, Julio César Contreras, ordenó realizar “un estudio técnico” sobre la posibilidad de instalar una radiodifusora para amplitud modulada Dos años después, esa dirección informó que los estudios continuaban
La petición llegó hasta el entonces secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, el 5 de septiembre de 1978, cuando recibió un informe detallado de los trámites Un año después, la UAP pidió al propio Reyes Heroles que, en tanto se resolvía su petición, se concediera a la universidad el uso del tiempo radiofónico que corresponde al Estado en la entidad
Las últimas respuestas oficiales se dieron en 1980, después de 15 años de gestiones, cuando Clemente Pérez Correa, de la SCT, informó que “no era posible conceder la autorización” para que la radiodifusora operara en AM, aunque sí, en cambio, en FM
“Hasta la fecha no se ha tenidos respuesta —afirma Juárez Burgos— Y aunque se presentaron todos los diseños solicitados, se negó la autorización ¿La razón?: Que la red se encontraba saturada
“Y no se trata ni de un boicot ni de un bloqueo —agrega—, sino de largas Extraoficialmente se dice, lo sabemos nosotros, que como se trata de una universidad de carácter progresista, se piensa que la emisora sería un medio para agitar en la entidad pero las pruebas las tiene la SCT Ya son 18 años Nosotros confiamos aún en el diálogo para resolver la situación”
Algo similar ha pasado con “Radio Universidad Pueblo”, de la Universidad Autónoma de Guerrero, cuyo rector, José Enrique González Ruiz, afirma que la emisora ha operado casi siempre bajo las interferencias de estaciones “piratas”
Desde el 4 de mayo de 1982, en que salió por primera vez al aire, “Radio Universidad Pueblo” operó en forma irregular Diseñada para ocupar los 880 kilociclos, la emisora ha pasado por los 1080 y 1180 del cuadrante de Chilpancingo, en un vano intento por evitar las interferencias
“Nos han seguido por todo el cuadrante, y ahora creemos que lo harán en Acapulco”, agrega el rector de la UAG, al referirse a la primera edición de la radiodifusora en Acapulco, el lunes 21 de febrero, por medio de un transmisor portátil
En un principio se creyó que “Radio Universidad Pueblo” transmitiría a todo el estado, dentro de un proyecto que abarcaría unos 150 kilómetros a la redonda Hoy sólo opera en Acapulco
En el juzgado del Distrito de Acapulco hay inclusive un amparo promovido por esa casa de estudios, para hacer nugatorio el recurso ilegal de la SCT, empleado para negarle la autorización a la UAG
“El amparo fue interpuesto para que Radio Universidad Pueblo pudiera salir al aire bajo una protección jurídica, dentro de la libertad de expresión que consagra la Constitución”, dice González Ruiz
Agrega que, en un principio, Clemente Pérez Correa, de la SCT, había encontrado otro pretexto para negarles la concesión: que la zona estaba sobresaturada
“Era mentira: en Chilpancingo y sus alrededores sólo opera una estación, la XELI”, dice el rector “La verdad es que la radiodifusora no ha podido operar regularmente Nuestros esfuerzos han sido inútiles; no nos oyen por las interferencias”
Otra emisora que no ha escapado al boicot y a la obstaculización de sus emisiones es “Radio Ayuntamiento Popular”, de Juchitán, Oaxaca, destinado a difundir la cultura de la región
Inaugurada el 16 de enero de 1982, la radiodifusora se enfrenta ya no sólo a la oposición de la SCT, sino del mismo gobernador, Pedro Velázquez Colmenares
Las autoridades municipales, que encabeza Leopoldo de Gyves, denuncian que el 12 de enero el gobierno del estado interfirió las transmisiones de la estación, “lo que significa el inicio de una lucha, una lucha por ejercer el derecho de expresión, para que el pueblo pueda difundir y rescatar su cultura y sus tradiciones”

Comentarios