EL FANTOMAS DE NOVARO SOBRE LOPEZ PORTILLO DESAPARECIO DE LOS PUESTOS

EL FANTOMAS DE NOVARO SOBRE LOPEZ PORTILLO DESAPARECIO DE LOS PUESTOS
Carlos Marín
A Rubén Sánchez Monsiváis, editor responsable de Fantomas, la historieta que publica Editorial Novaro, le sorprende que uno de sus más recientes números, titulado Vuelo de Icaro, haya desaparecido prácticamente de los puestos de revistas el mismo día de su distribución
“Parece que hubo quienes compraron el Fantomas en paquete”, comenta y adelanta que está ya en preparación un sobretiro
Rubén se sorprende, pero no por la súbita desaparición del número ni por la posibilidad de que esa desaparición se deba a la parodia que allí se hace del gobierno de José López Portillo
“Lo que más me sorprende es que, de hecho, se trata de una nueva edición del Fantomas que con el mismo argumento, más o menos, editamos el año pasado”, comenta
Al menos oficialmente, subraya, ninguna autoridad o político de ayer ni de hoy se ha dirigido a la editorial como para suponer, fundadamente, que haya ocurrido un acto de censura
Autor del argumento, Sánchez Monsiváis recuerda que la versión anterior del Vuelo de Icaro no fue precisamente un éxito editorial En aquella oportunidad los ejemplares eran más grandes pero con las mismas 32 páginas
“Esta vez el cambio se efectuó sobre todo en la realización La hizo el mejor dibujante de Novaro, Juan Roncagliolo Berger, y se imprimieron 25,000 ejemplares”
Pese a no ser novedad, insiste, “sorprende que haya habido compras en paquete”
JACOB LEWIS PRIDE:JLP
“Un tirano se enriqueció robando al pueblo que lo eligió presidente En el colmo de su soberbia, hizo construir sobre una cima casi inaccesible una ciudadela, cuyo lujo sólo era comparable al de los legendarios palacios de Oriente”
Así arranca Vuelo de Icaro, donde el tirano lleva las mismas iniciales del expresidente: Jacob Lewis Pride, a quien Fantomas roba de su lujosa colina, además de algunas oras de arte, 30 millones de dólares “y documentos que me comprometen”
Ante uno de sus colaboradores, mientras se sirve una copa, JLP recuerda que hizo ese pequeño paraíso “para pasar mis últimos días en paz” (y su interlocutor piensa: “Mmm ¡ya va a empezar a llorar!”), lo cual hace efectivamente Jacob Lewis Pride mientras, nostálgico, prosigue: “y dedicarme a escribir”
Fantomas, quien cuenta a una de sus colaboradoras la manera como realizó el atraco, escucha este comentario de Libra, una de sus colaboradora: “Señor, me siento orgullosa de usted; logró humillar a ese dictador de pacotilla”
Del botín obtenido en el Nido de buitres, como se llama a la colina, Fantomas obsequia unos aretes a la hermosa Tauro, quien advierte en seguida que “yo jamás me pondré unos aretes tan ostentosos” Fantomas, reflexivo, admite: “Los tome del alhajero de la esposa de Jacob Lewis Pride, quien es famosa por su mal gusto”
La historia discurre: por ubicar al tirano en Rodesia, se refiere a los pobres como negros discriminados, sostén de la economía, que a cambio “reciben sólo migajas”
Al contar su hazaña, Fantomas recuerda que JLP asumió el mando cuando el país se hallaba en una mala situación económica, “debido a la pésima administración del anterior presidente”, y cuenta cómo el tirano (ilustración con negros escuchando la radio) hizo revivir la fe de los “infelices”, cuando les dijo: “A los pobres, quiero darles un mensaje de consuelo y esperanza”
Junto a un cuadro de torre petrolero que prometía la prosperidad y ante un “VIVA” multitudinario, JLP grita: “¡Queridos conciudadanos, tendremos que prepararnos para vivir en la opulencia!”
Pero pronto se advierte otra realidad: litros de aceite comestible “a veinte dólares”, alzas de colegiaturas, etcétera, mientras JLP se daba “vida de sultán”, ponía a sus familiares en cargos oficiales y derrochaba en viajes y fiestas, hasta que un diario informa que se derrumbó el precio del petróleo
Ante el televisor, los negros ven a su presidente llorar, y se enteran de que “los enemigos del pueblo nos han saqueado, nos han llevado a la ruina”
Pese al crack, un personaje con peinado y cuerpo similares a los de Margarita López Portillo declama ante una distinguida concurrencia versos de El hermano lobo, de Rubén Darío
Fantomas realiza el robo ayudado por la sensual Libra y su hermano, un guerrillero que lucha por derrocar a JLP, quien se queda con los “documentos comprometedores”
Al final, el guerrillero informa al pueblo que tiene pruebas de cómo el tirano y su “ministro del petróleo” vendieron combustible en el mercado negro y pronto “todo Rodesia tuvo conocimiento de todos los latrocinios de los exfuncionarios”
Por lo mismo, el exministro, que se parece a Jorge Díaz Serrano, es encarcelado “y Lewis Pride, junto con su familia, se vio obligado a huir, ante el temor de que el pueblo decidiera tomar venganza”
NOVARO: NACIONAL O TRASNACIONAL
El argumentista de Vuelo de Icaro (Fantomas vuela en papalote para sorprender a los vigilantes de la colina) informa que no es la primera vez que Editorial Novaro “da cierto contenido social a sus historietas”
Fantomas, observa, se ha ocupado también de Lech Walesa y de Efraín Ríos Montt
“Lo que pasa es que tanto se ha dicho que los cómics se ocupan de avalar al sistema y que son manipuladores trasnacionales, que por lo mismo hemos editado historietas de contenido social, procurando siempre tratar con respeto a los opositores de lo establecido”
Además, afirma, Novaro es “cien por ciento una empresa de mexicanos y no una trasnacional”
No obstante, en algunas publicaciones el Fantomas desaparecido ha provocado comentarios de sorpresa: en Ovaciones de la tarde, un columnista escribió favorable y festivamente sobre Vuelo de Icaro
En El Día, por el contrario, otro columnista afirmó que ese Fantomas responde a propósitos trasnacionales empeñados en minar “la institución presidencial”

Comentarios

Load More