TODA LA TELEVISION ESTATAL, EN MANOS DEL DIRECTOR DEL INSTITUTO

TODA LA TELEVISION ESTATAL, EN MANOS DEL DIRECTOR DEL INSTITUTO
Gerardo Galarza
Pablo Marentes, exdirector de Canal 11, exsubdirector y exdirector de Canal 13, se convirtió el martes 21 en el hombre fuerte de la televisión estatal, al asumir, como director del Instituto Mexicano de Televisión (IMT), la coordinación general de Canal 13, Televisión de la República Mexicana (TRM) y de la Productora Nacional de Radio y Televisión (Pronarte)
En un escueto boletín de prensa, la Secretaría de Gobernación informó que “después de un sostenido proceso de agregación, en cumplimiento del decreto de creación del Instituto Mexicano de Televisión, a partir de hoy han quedado administrativamente integradas, bajo la coordinación de la dirección general del mismo, las instituciones que lo conforman”

En otras palabras —de acuerdo con la información proporcionada— desaparecieron las direcciones generales de Canal 13, de TRM y de Pronarte, dependencias que ahora serán coordinadas por el director del ITM, organismo público descentralizado creado por decreto del 25 de marzo de 1983
Los antiguos directores de TRM, el poeta Eduardo Lizalde, y el Pronarte, Sergio Navarro, se incorporaron al ITM como directores de programas culturales y de producción, respectivamente Para Raúl Martínez Ostos, segundo director de Canal 13 en lo que va del sexenio, se encontró la eufemística salida de nombrarlo asesor del secretario de Gobernación Manuel Bartlett, práctica impuesta en el área de comunicación social del Estado Antes, el subsecretario de Gobernación encargado de asuntos de comunicación social, Javier Wilmer, fue removido y designado asesor del Presidente de la República y el exdirector general de Información de la Secretaría de Gobernación, Mauro Jiménez Lazcano, también fue nombrado asesor del titular de esa dependencia
Marentes fue designado director del ITM el 7 de abril de 1983 Entonces era director de Canal 13 y ahí fue sustituido por Martínez Ostos, quien así se convirtió en el noveno director de la principal televisora del Estado entre 1976 y 1983 En las últimas semanas se habló insistentemente de su renuncia a raíz de las críticas por la nueva programación de Canal 13, sobre todo por programas como “Si Vale” y la transmisión de los Juegos Olímpicos de Los Angeles
Pablo Marentes está marcado por su trabajo estatal y sus modos de “hacer televisión” lo han llevado, con frecuencia, a enfrentamientos con los modelos de la televisión comercial mexicana
En septiembre de 1977, cuando la directora era María del Carmen Millán y Marentes subdirector de Administración y finanzas, se enfrentó en Canal 13 a un grupo surgido de Televisa, encabezado por Luis de Llano Palmer, subdirector de Producción, que había llegado a la televisora estatal
Marentes sostenía que el canal televisivo oficial debía dar prioridad a los factores de información, difusión cultural, servicios y entretenimiento y que debía cumplir con una función distinta a la de la televisión comercial, crear su propia imagen institucional y no caer en la lucha con la televisión privada porque su interés es otro
En diciembre de 1982, Marentes fue designado director de Canal 13 Entrevistado por Proceso, solicitó un plazo de 18 meses para sacar al canal de la situación en la que lo encontró y, después, darle una nueva imagen Sin embargo, en abril de 1983 fue nombrado director del ITM Ahora regresa al 13 como coordinador
En junio de 1983, en otra entrevista con este semanario, al hablar de la televisión comercial, ya como director del ITM, Marentes dijo que “dentro de una sociedad mercantil, organizada en propósito lucrativo, la gran decisión política que debería tomar el Estado es una televisión que no esté determinada por criterios de carácter comercial para poder programarla adecuadamente Y para eso está RTC, que tendrá vigencia real cuando adquiera la autoridad suficiente Antes, el Estado perdía capacidad de negociación, de aplicación de normas, porque las facultades normativas estaban diseminadas en siete u ocho secretarías Pero se está integrando este organismo rector”
El decreto de creación del ITM establece que “la televisión mexicana, conforme a las leyes de la República, tiene como función social la de contribuir al fortalecimiento de la integración nacional y al mejoramiento de las formas de convivencia humana” y que “para tal efecto debe proporcionar información objetiva; ser instrumento de la educación y la cultura populares; contribuir al desarrollo armónico de la niñez y de la juventud; preservar los valores en que se funda la identidad nacional; fortalecer las convicciones democráticas y ofrecer un sano entretenimiento”

Comentarios