VOCACIONES PICTORICAS

VOCACIONES PICTORICAS
Raquel Tibol
El actuar como jurado depara, a veces, muy gratas sorpresas Este fue el caso del Primer Premio de Artes Plásticas “Ciudad de Oaxaca”, convocado por el gobierno del estado, la Casa de la Cultura Oaxaqueña y el Banco Internacional El pasado 8 de diciembre actuamos como jurados de selección y premiación el pintor Roberto Donís, la directora de la Galería del Auditorio Florencia Riestra, y Raquel Tibol A medida que analizábamos las 109 obras de pintura, dibujo y grabado enviadas por 35 autores con residencia permanente en Oaxaca, comenzó a destacar por la calidad de su envío Oscar Martínez Olivera Una vez seleccionadas para exhibición en Oaxaca y otras partes de la República 56 obras de 25 autores, procedimos a la premiación (100 mil pesos para cada una de las técnicas consideradas en la convocatoria) Por unanimidad y con gran alegría decidimos otorgar el premio de pintura a Chacuaco (515 x 415 cm), técnica mixta sobre tela de Oscar Martínez Olivera, y además, para resaltar su notable participación le otorgamos primera mención en dibujo y primera mención en grabado Los premios fueron para Anuncio de Muerte (70 x 100 cm), dibujo al pastel de Ariel Mendoza Baños, originario de Tamazulapan, Teposcolula, y para Pedregal marino número 3 (49 x 625 cm), técnica mixta en metal de Atanasio García Tapia, de Yolomécatl, Teposcolula
En el acta correspondiente asentamos: “El jurado constata con verdadera satisfacción que esta convocatoria estatal obtuvo una respuesta diversificada desde muchas poblaciones del estado subraya asimismo la presencia de nuevos valores, de cuya alta calidad dan constancia varios de los premios y menciones” En efecto, y tomando en cuenta sólo lo seleccionado, los artistas hicieron sus envíos desde Guadalupe Cacaotepec, distrito de Etla; Juchitán; la ciudad de Oaxaca; Santa Cruz Xoxocotlán; Huitzo; Ejutla de Crespo; Yolomécatl, distrito de Teposcolula; ciudad de Etla; Santiago Matatlán, distrito de Tlacolula; San Bartolo Coyotepec, distrito del Centro; ciudad de Ixtepec; San Andrés Zavache, distrito de Ejutla; Teococuilco, y San Miguel del Puerto Pochutla

Guillermo Marín Ruiz, diligente director de la Casa de la Cultura de Oaxaca, me mandó copia de una carta de Guillermo Petrikowsky Reyes, publicada el domingo 6 de enero en el suplemento cultural Letra viva, del periódico El Imparcial, donde se refiere a Oscar Martínez Olivera con una elocuencia que salta del caso particular para abarcar la situación de muchos artistas en la provincia Dice:
“Conozco a Oscar desde niño Su vocación de artista comenzó desde su adolescencia Recuerdo que su casa era un lugar común para reunirnos a escuchar música y él realizaba dibujos enormes Las paredes se fueron llenando con los temas que surgían de sus inquietas manos creativas, tratando diversos temas: desde una Gioconda estilizada, que abarcaba toda una pared, hasta los rostros de los Beatles Una vocación impaciente le dictaba sus impulsos Las paredes se llenaron de grandes y pequeños murales No sé si todavía existan o algún pintor de brocha gorda, en acto inconsecuente, los haya borrado
“Oscar practicaba mucho el dibujo, aunque también manejaba el color Este último no con mucha constancia debido a la escasez de recursos Por eso el lápiz ocupaba un primer lugar, como columna vertebral de la pintura, según comentara alguna vez Miguel Angel Así llegó Oscar a delinear su propio estilo, libre de influencias; sobre todo de la de Toledo, a diferencia de otros jóvenes pintores del Istmo y del estado que siempre trataron de imitar a este gigante pintor juchiteco
“Oscar Martínez Olivera hizo del arte su vocación y su fe, y en un medio tan indiferente a estas manifestaciones, tuvo que contar con toda su entrega para salir adelante Como suele ocurrir, fue incomprendido por el común de la gente Para el futuro le auguraban fracasos No le veían utilidad a su arte No le encontraban razón de ser Su padre al principio mostró recelo porque prefería que Oscar estudiara una carrera universitaria Finalmente tuvo que aceptar la vocación de su hijo Hubo algunas fricciones, pero Oscar ya había definido su vida, su camino
“Fuimos los amigos que convivíamos con él quienes primeramente lo alentamos a seguir adelante Algunos tuvieron la generosidad de comprarle sus primeros trabajos, que aún conservan En ellos asoman los elementos que conformarían su actual estilo
“En alguna ocasión recibió materiales de primera calidad a través de Francisco Toledo Esto le permitió trabajar sus primeros cuadros policromos
“Hace años estuvo en un taller en Puebla Posteriormente parece que también anduvo por La Esmeralda corto tiempo Estrictamente, su formación artística ha sido autodidacta
“Recientemente ha sido apoyado por la Casa de la Cultura del Istmo y su director Macario Matus
“Durante el periodo del Ayuntamiento Popular de Juchitán —lugar en donde radica desde hace años y donde también se casó— Oscar participó en las jornadas para la creación de murales populares en las calles Algunos de sus trabajos lograron sobrevivir al ataque feroz del partido institucional Sin el menor respeto por el arte algunos militantes priístas se dedicaron a destruir la mayoría de las pinturas hechas por Oscar y por otros jóvenes, como Marcial Cerqueda y Jesús Gallegos
“De quien mayor apoyo ha recibido Oscar es de su esposa Ella es quien más lo ha estimulado y quien más firmemente ha respetado y creído en su vocación de artista El premio de pintura “Ciudad de Oaxaca” es el primer reconocimiento a todos su esfuerzos Considero que este premio la distingue también a ella y a quienes permanentemente lo han ayudado en su vida como pintor
“Es encomiable el esfuerzo que el gobierno del estado hace para realizar este tipo de eventos que permite sacar del desván del anonimato y la incomprensión a los artistas oaxqueños, donde los hay y muy buenos”
Para darle al público de la Casa de la Cultura de Oaxaca la oportunidad de apreciar la pintura joven de Juchitán, la Semana de Arte Juchiteco se inició el 7 de enero con una exposición de Oscar Martínez, Crispín Valladares, Delfino Marcial, Sabino López, Jesús Urbieta y Jesús Gallegos ¡Bien hecho!, para demostrar que el premiado no es caso aislado sino parte de un movimiento cada vez más amplio y más valioso
En la Casa de la Cultura de Oaxaca se mostraron también fotografías de la colección de la Casa de la Cultura de Juchitán: Manuel Alvarez Bravo, Graciela Iturbide, Rafael Doniz, Lola Alvarez Bravo, Sotero Jiménez, Rogelio Villarreal y Enrique Vallaseñor
Bien harían los directores de la muy valiosa revista Guchachi Reza-Iguana Rajada (Víctor de la Cruz, Francisco Toledo y Gloria de la Cruz) en reproducir en un próximo número dibujos de Oscar Martínez Olivera, así su excelente trabajo comenzará a tener mayor difusión

Comentarios