MANUELA GENERALI EN EL NUEVO REALISMO DE LA NUEVA FIGURACION

MANUELA GENERALI EN EL NUEVO REALISMO DE LA NUEVA FIGURACION
Raquel Tibol
El próximo 16 de octubre, en el Museo Carrillo Gil, Manuela Generali tendrá una exposición de tono mayor con varias telas de gran tamaño y algunos polípticos La pintura de esta artista oriunda de Suiza crece y se desarrolla en un mundo de intereses concretos conjugados en tiempo presente, tanto por lo representado como por la forma de esa representación
Un ir y venir entre experiencias recientes y evocaciones con ojos de hoy de lo vivido tiempo atrás, hace que su pintura oscile entre la crónica o el reportaje y una especie del lirismo romántico logrado con espontaneidad gestual y una memoria cuidadosamente selectiva

El péndulo se mueve entre dos opuestos: estatismo y dinámica El primero para significar un tiempo quieto, dado ya, apenas estremecido por los recuerdos En la dinámica implícita quedan envueltos los personajes en conflicto: conflictos de poder, de jerarquía, de opresión y todos los derivados de los grandes desarreglos sociales
Las figuras se ven sumergidas tras una superficie cromática desgarrada, discontinua En consecuencia, sus contornos aparecen muchas veces indefinidos El personaje es así, pero podría ser de otra manera Depende de la interrelación sugerida pero no establecida en la escena pictórica Los planos no son tersos porque las situaciones que los elementos plásticos simbolizan no son claras La equivalencia o metáfora plástica no se da con respecto a la realidad corpórea sino con los problemas derivados de esa realidad, sean objetivos o subjetivos
Lo indefinido o indeterminado no aparece como una evasión o un descompromiso, sino como la forma de proceso de una especulación abierta Manuela Generali no recurre a la ambigüedad narrativa; por el contrario, se puede percibir una tendencia a lo explícito Como no ha establecido una alacena de símbolos para combinarlos de tal cual manera en el discurso, en su obra no hay iconos identificables sino formas reconocibles Existe, sí, una estrategia de abordaje con respecto a los acontecimientos y cosas del mundo que la pintura le ayuda a desglosar para entenderlas mejor, aceptarlas o rechazarlas No es Manuela Generali el tipo de artista que primero saca conclusiones y después ilustra un repertorio de ideas Es por medio del quehacer artístico como obtiene el camino De modo que sus crónicas o reportajes —rara vez cuentos— de la realidad acepten de hecho una premisa propuesta por Bertolt Brecht: “Todo lo formal que no ayude a llegar a la raíz de la casualidad social debe aceptarse”
Llegar a la raíz de la casualidad es el interés predominante para Manuela Generali Es decir: de-velar, exhibir personajes y circunstancias despojados de enmascaramientos, de artificios, de apariencias rituales No le interesa el impacto irreverente por medio de latigazos de horror sádico o monstruosidad caótica En los problemas concretos, desde niveles humanistas, ella toma el partido de los ofendidos cotidianamente
Las obras de Manuela Generali son catalogables en las tendencias crítico-realistas que se han venido produciendo, con variantes formales de tiempo y lugar, durante los últimos veinte años, tales como las mitologías cotidianas, la figuración narrativa y el nuevo expresionismo Una larga duración de más de dos décadas de tales corrientes artísticas se explica por el persistente clima de guerras parciales o regionales y el estado prebélico como generalizado padecimiento mundial Estas tendencias comparten muchas sustancias argumentales con el periodismo en imágenes impresas o televisadas
La fotografía o la cinematografía actúan en el periodismo como ilustración de noticias o artículos de opinión Fotografía y filmes en las artes plásticas son la base testimonial que se reelabora en función de una poética propiamente visual Son una referencia reconocible —quizás una convención— gracias a la cual se pueden olvidar detalles y entrar al desarrollo de asuntos captables por la mayoría del público
Manuela Generali usa mucho el material fotográfico reproducido en periódicos y revistas Ya en el cuadro le da muchas veces una movilidad cinematográfica o emplea recursos de montaje para semejar partes pegadas que en verdad no lo son
En esta primera muestra individual de Manuela Generali el público que ha seguido su trabajo en salones de pinturas, dibujo o gráfica, podrá por primera vez apreciar secuencias o bloques narrativos Los relatos siempre se ven abiertos porque contienen desarrollo, aunque no principio ni fin; de esta manera se evita la percepción unívoca de la obra
Con los neoexpresionistas comparte Manuela Generali el uso en paráfrasis de composiciones pictóricas del pasado, sobre todo renacentistas y románticas No abusa de este lenguaje, pero su cultura artística le permite servirse de él con propiedad y articularlo en prensa, sin caer en manierismos anacrónicos
Por más prestigiada que sea la imagen pictórica, ella le da el mismo tratamiento que a la ilustración extraída del periódico A diferencia de un Larry Rivers o un Herman Braun, su crítica no es burlesca sino dramática Hay una carga de preocupación y hasta de pesadumbre por los amargos tiempos que no ha tocado vivir Mas no intenta Manuela Generali propagar desesperanza y derrotismo porque su conciencia se estremece junto con la de todos aquellos que sueñan como posible un mundo mejor, a pesar de los zumbidos apocalípticos que nos aturden día tras día
Por lo demás conviene no olvidar que ha sido en Suiza, país donde nació y se educó Manuela Generali, donde el fotografismo tuvo, desde principios de los sesenta, un desarrollo pleno de maestría y originalidad

Comentarios