Castigo al Pato: 23 años de cárcel y el pago del traje de Carrillo Castro

Castigo al Pato: 23 años de cárcel y el pago del traje de Carrillo Castro
María Esther Ibarra
Sólo José Antonio Palacios Marquina, “El Pato”, quedó en prisión; sus otros once compañeros alcanzaron la libertad Serán 23 años, si no se le conmuta la pena por buen comportamiento, los que pasará en la cárcel de Santa Martha Acatitla como responsable de las dos bombas molotov que estallaron en Palacio Nacional el 1o de mayo de 1984
La semana pasada, el juez cuarto de distrito, Manuel Morales Cruz, sentenció a 23 años cuatro meses a Palacios Marquina, por los delitos de daño en propiedad ajena, explosión, lesiones, asociación delictuosa, fabricación y almacenamiento de explosivos y portación ilegal de armas A sus once compañeros les impuso entre 107 años y 21 años de prisión y el pago de 30,000 pesos al director del ISSSTE, Alejandro Carrillo Castro, por los daños causados a su traje en el estallido de las dos bombas molotov dentro del recinto presidencial Sin embargo, éstos alcanzaron la libertad bajo fianza

En mayo de 1984, tras de una rápida y confusa investigación, fueron detenidos y encarcelados como presuntos autores de los bombazos Palacios Marquina, Ernesto Hernández Rojas (El Mao), Cruz Martínez Hernández (El Yogui), Isaac López Molina, Mario Estrada Baltazar, Moisés Pedroza Gallegos, Guadalupe Ortiz, Diego Rafael García, Raúl Alfredo Vázquez Vázquez, Agustín Flores González, Manuel García Hernández y Félix Armando Hernández
Palacios Marquina y sus once compañeros pertenecían a la desaparecida Preparatoria Popular de Tacuba, cuyo recinto fue clausurado luego de la investigación judicial que determinó su captura y presunta responsabilidad La Procuraduría los responsabilizó de los bombazos, aunque algunos de ellos —según dijeron— “ni siquiera estábamos en el Distrito Federal o participamos en el desfile obrero”
En un principio, “El Pato” se declaró único culpable del atentado “Yo solito lo hice, por la explotación y la carestía de la vida” Sin embargo, después de la primera sentencia por delitos del fuero común, se retractó y dijo haber sido torturado y amenazado por la Secretaría de Gobernación “Me aseguraron que si no me echaba la culpa, matarían a toda mi familia Por eso me declaré culpable, pero yo no fui”
La oscilante posición de Palacios Marquina también desconcertó a los miembros del Frente de Abogados Democráticos, que a petición de sus familiares aceptaron la defensa de los preparatorianos “No entendimos por qué asumió esa actitud, su comportamiento tampoco nos lo explicamos Su carácter taciturno y silencioso impidió que tuviéramos mucha comunicación con él”, dijo el licenciado José Lavanderos

Comentarios