LOS JOVENES PROGRESISTAS DEL PRI, MAS RADICALES QUE LA CORRIENTE

LOS JOVENES PROGRESISTAS DEL PRI, MAS RADICALES QUE LA CORRIENTE
Elías Chávez
Al arreciar la campaña contra los disidentes priístas, los integrantes del movimiento Juventud Progresista del PRI contraatacan por partida doble: critican la “actitud antidemocrática” del gobierno y de su partido, y anuncian:
“Haremos un nuevo PRI, un PRI que no siga castrando voluntades ni continúe arrodillando las conciencias Un nuevo PRI que no anule las voces democráticas ni persiga enfermizamente las posturas críticas”

Encabezado por Alejandro Rojas Díaz Durán y Ramiro de la Rosa Bejarano, la Juventud Progresista del PRI presentará, el jueves 18, un “Proyecto para el Cambio” en el que demandan:
—Erradicar definitivamente los procedimientos antidemocráticos de selección de candidatos a puestos de elección popular
—Abrir la administración pública federal, estatal y municipal, para que sean los más capaces quiénes ejerzan el servicio público, independientemente de su perfil ideológico Los escritorios públicos no deben ser espacios políticos ni feudos personales de poder
—Poner fin a los fraudes electorales y erradicar el tapadismo, el dedazo, el amiguismo y favoritismo como fórmulas para obtener el poder
—Eliminar el caciquismo sindical y la corporativización de los sectores sociales
—Auténtica autonomía e independencia del PRI respecto al Poder Ejecutivo federal, estatal y municipal
—Dignificar los Poderes de la Unión y respetar su autonomía
Al indicar que el 72% de la población mexicana está constituida por jóvenes —en el año 2000 la edad promedio será de 26 años—, Rojas y De la Rosa advierten:
“Si continúan las actuales tendencias políticas y económicas del país, los jóvenes estamos en riesgo de ser los futuros esclavos y vasallos de las hegemonías mundiales Por eso tenemos la obligación de desechar la corrupción ideológica prevaleciente en el sistema político mexicano, síntoma del grave deterioro de la legitimidad en el quehacer político”
En su “Proyecto para el Cambio”, los jóvenes priístas demandan, también, despetrolizar la economía, suprimir las imposiciones políticas y financieras del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, cancelar el pago de intereses por el servicio de la deuda externa e implantar una política salarial “que garantice a la clase trabajadora el acceso a los mínimos de bienestar para su desarrollo integral, y no la miseria y la hambruna como formas, hoy, cotidianas de existencia”

Comentarios