LA CAMPAÑA FUE UNA LUCHA, NO UN BAILE Y HUBO ROCES, DICE BECERRA; FUE LIMPIA, AFIRMA ERACLIO

LA CAMPAÑA FUE UNA LUCHA, NO UN BAILE Y HUBO ROCES, DICE BECERRA; FUE LIMPIA, AFIRMA ERACLIO
Oscar Hinojosa
El miércoles 9 al mediodía, el Colegio Nacional de Electores del PMS rindió un informe a la prensa Heberto Castillo se perfilaba como virtual candidato presidencial, el primero elegido en votación abierta a militantes y simpatizantes Pocos momentos después, Antonio Becerra reconoció: “Efectivamente, perdí; no pude penetrar suficientemente a la base del PMS”
El jueves 10, también mediodía, Eraclio Zepeda declaró que aceptaba de antemano los resultados, “porque confío en la probidad” del Colegio Electoral pemesista, pero hizo notar que tenía “curiosidad de saber si la tendencia manifestada hasta hoy se mantiene en tan variadas condiciones geográficas, culturales y políticas como las que tiene el país”

En las elecciones del domingo 6 de septiembre “no hubo derrotados”, según Eraclio Zepeda, “el único triunfador fue el PMS”
Con su posición de defensa intransigente del voto en las elecciones e Chihuahua, 1985, Becerra ganó prestigio tal, dentro y fuera del partido socialista que a ello se atribuye su postulación como precandidato
Polémico militante de un partido que se proclama portador de una nueva cultura política, Becerra está convencido de que “lavar la ropa sucia en casa es una práctica ajena al PMS”
Ratificó que “apoyaré, por supuesto, la campaña del ingeniero Castillo, pero seguiré debatiendo con él”
De la campaña por la candidatura dijo:
—En la campaña hubo tensiones personales, sí, pero las registré como consecuencia de una lucha real No se trataba de un baile de carquis y en algunos momentos, con elegancia y todo, hubo exabruptos A veces, entre más elegantes, más violentos eran
En cambio, Eraclio “Laco” Zepeda la describió como “una campaña absolutamente limpia y serena, en la que los precandidatos mantuvimos una actitud de respeto mutuo, no de enemigos”
Uno de los momentos de mayor tensión para Becerra fue el que produjo su declaración de que se pretendía imponer como candidato a Castillo A causa de esa opinión, el mundo se le vino encima: se le acusó de dañar el proceso de elecciones preliminares Por doquier encontraba malas caras
Pero ya concluido el proceso, Becerra consideró que “la reacción de la gente fue positiva; aunque nunca se sometió a discusión ni denuncia, en la práctica cambiaron algunas actitudes y la campaña cerró con fuerza”
El político chihuahuense, fundador del Movimiento de Liberación Nacional y participante en movimientos sociales durante más de 35 años, aboga por la congruencia de los pemetistas Por lo tanto, “si criticamos el presidencialismo, debemos someter a crítica el aparatismo”
Becerra sostuvo que en los procesos electorales de esa naturaleza, el aparato de dirección del PMS no debe ser juez y parte Y puntualizó que “en el fondo, toda la campaña fue permeada por la inclinación del aparato hacia Heberto y por la preocupación de qué pasaría si el ingeniero no fuera el candidato: ¿se saldría del PMS? ¿se enfriaría su conducta en el proceso de unidad? ¿Aumentarían sus dudas acerca de la lealtad de los pesumistas en el proceso unitario? o ?interpretaría un no apoyo como sectarismo por parte de ellos? Todo eso permeó el proceso Pero al final resultaron prevenciones injustificadas”
A pesar de que proviene de la corriente comunista, una de las más consistentes del PMS, Becerra no recibió apoyo público de los personajes más influyentes de esta tendencia Sí lo recibieron en cambio Heberto Castillo y Eraclio Zepeda De esta forma de inducción del voto —”un refinamiento de la presión”— Becerra dijo que estuvo presente desde el principio de la campaña, cuando no se pudo resolver el dilema de la simpatía personal con la responsabilidad de los dirigentes “Se indujo, entonces, el voto y el no voto”
El no voto se indujo, explicó, poniéndole cara de perdedor desde el principio a uno “El aparato no apoya a éste, luego nadie votará por él”, era la lógica de los líderes, dijo
A otro tema controvertido que trasciende la campaña interna, la toma del poder como objetivo de la lucha electoral de 1988, se refirió también Becerra:
“La propuesta de Heberto de realizar una campaña en torno de la toma del poder no se corresponde con el número de votos que recibió el 6 de septiembre Cuando menos debió levantar la quinta parte de los 20 millones que espera recibir en 1988”
Sin embargo, sostuvo que la lógica de los procesos electorales no se puede definir desde el escritorio No tengo nada contra los calculistas, pero no sigo a quienes santifican los cálculos, agregó
En ese contexto, describió algunos de los factores que estarán presentes en las elecciones de 1988: un país en plena crisis y con alto grado de irritación y un deterioro sensible de las condiciones de vida del pueblo, además de una revaloración del voto como expresión de altos valores morales y sentimientos nacionales Por lo tanto, “cuando los procesos electorales toca tan a fondo lo más sensible del individuo y de la nación, los resultados son imprevisibles En circunstancias así, los pueblos pueden escribir capítulos deslumbrantes de la historia”
Comprometidos, como los demás precandidatos, a sumarse a la campaña del candidato victorioso —como recordó en una conferencia de prensa Sabino Hernández Téllez, miembro del Colegio Electoral—, Becerra explicó que desarrollará las tareas que el PMS le asigne y expondrá los temas pertinentes, en los cuales espera que no figure el llamamiento, pero tampoco, impensable sería, actuar en sentido contrario “Si Heberto Castillo llama a tomar el poder, yo llamaré al pueblo a desplegar todas sus fuerzas, para llegar lo más lejos posible”
LAS DIFERENCIAS, VITALES: ERACLIO
Eraclio Zepeda se extendió en el balance de la “brillante jornada del 6 de septiembre”, “la primera elección realmente libre en nuestra historia”, “la primera vez que el gobierno no tiene el control de una elección”, pero se mostró elusivo y parco ante cuestiones potencialmente conflictivas
Dijo que las elecciones preliminares con las que nace el PMS son un “hecho histórico en la vida del país y un aporte a la cultura moderna de la sociedad mexicana” La consulta electoral se fincó, dijo, “en un método audaz, valiente, que marca el estilo que el partido habrá de desarrollar y ampliar”, porque “llegó para quedarse” y derrotar las decisiones de cúpula y concertación “que no siempre expresan el equilibrio de fuerzas en el interior del Partido Mexicano Socialista”
Destacó que “para nadie es un secreto que en las filas del PMS existen corrientes que habrán de mantenerse largo tiempo”, pero consideró que “lejos de ser una limitación, constituye un aspecto sobresaliente de la vitalidad del PMS”, que encara sus diferencias “con serenidad, respeto mutuo y una madura actitud democrática”
Zepeda aceptó de antemano en el momento de la entrevista “los resultados, porque confío en la probidad del Colegio de Elecciones”, pero agregó que “tengo curiosidad de saber si la tendencia manifestada hasta hoy se mantiene en tan variadas condiciones geográficas, culturales y políticas como las que tiene el país”
Desde ahora felicito al ingeniero Heberto Castillo, por los futuros éxitos que el partido habrá de conquistar con su candidatura, que, sin duda, será enriquecida con las tesis que surjan del primer congreso del PMS”, que se desarrollarán en el mes de noviembre
Menos prolijo se mostró ante dos cuestiones que mayor polémica suscitaron en la precampaña pemesista: la propuesta de concebir la campaña presidencial como llena lucha para tomar el poder y las tensiones personales derivadas de la búsqueda del voto
—En la campaña por la Presidencia ¿debe mantenerse la idea de llamar a tomar el poder, como meta posible? fue la pregunta en el primer caso
—Esa es una pregunta que debe formular al ingeniero Yo insisto: tenemos un camino de victorias por delante Todas son grandes e importantes El PMS es un partido que nació para ganar

Comentarios