EMILIO ORTIZ (1936-1988)

EMILIO ORTIZ (1936-1988)
Raquel Tibol
Emilio Ortiz (nació y murió en la ciudad de México pertenecía a esa generación (Francisco Toledo, Jorge Dubón, Roger Von Gunten y otros) que se dio a conocer en la galería de Antonio Sauza en las calles de Génova
Contaría Ortiz poco más de 20 años y su tendencia a crear ambientes de enclaustramiento, obsesión o juguetonas pesadillas ya se había hecho evidente Comenzó dibujando Su línea eran finos hilitos que se tejían tenuemente en la superficie de un papel o de un pergamino para relatar con suavidad de susurro terribles cuentos dignos de Edgar Allan Poe u Horacio Quiroga
Cuando José Luis Cuevas se impuso como la personalidad más fuerte de su generación, Emilio Ortiz buscó esa influencia y fue influido No lo hizo por emular a Cuevas Le gustaba mucho lo que realizaba su colega e intentó una transferencia de sensaciones Fue un capítulo pasajero Ortiz tenía su propio impulso creador y raíces sicosociales diferentes Retomó su camino y dentro de él se desarrolló, creció e inventó hasta el día de su suicidio el 29 de febrero pasado Como personalidad pública fue lo opuesto a Cuevas No le gustaban los reflectores ni las polémicas, no se sentía juez de nadie, prefirió permanecer al margen de la política artística, de las contiendas culturales Alta fue la calidad de su producción como dibujante, grabador, pintor y escultor Era un temperamento negado para la espectacularidad Su peculiar ensimismamiento me hizo sospechar hace mucho tiempo que en algún momento intentaría eliminar la vida, la suya o la de otros Debe haber amado mucho porque prefirió el suicidio al asesinato
Tuvo notables exposiciones individuales en la Galería Daniel Gervis de París, y en la ciudad de México en las galerías Arvil, El Delfín, Jack Mistachi, Arte Mexicano, el Museo de Arte Moderno, así como en galerías o museos de Los Angeles, Oslo, Londres, Florida, San Antonio, Phoenix
En 1962 paso un año en París, donde volvió a residir de 1964 a 1966 De `66 a `68, con una beca del Consejo Británico, estuvo en Londres, en la Slade School Volvió a París por dos años Entre 1970 y 1971 fue profesor visitante de diseño y pintura en Minneapolis, Minnesota, Estados Unidos El gobierno francés lo becó dos veces, una en 1964 y otra en 1968; en ambas ocasiones trabajó en el Atélier 17 de Stanley Hayter
De una entrevista que le hice en 1972 publicada en la revista Calli recupero algunos precisiones autobiográficas: “Estudié un poquito en La Esmeralda, estuve un mes y me salí, no me gustó nada Asistí a una clase de desnudo con un maestro que no me acuerdo cómo se llamaba Me asomé a San Carlos y tampoco me gustó Me metí al taller de grabado de La Ciudadela Me sentí muy a gusto grabando en madera bajo la dirección de Leopoldo Méndez, pero lo mordió un gato que tenía rabia y tuvo que dejar la clase Cuando Arturo García Bustos tomó la clase me quedé muy poquito Me pasé al taller de Guillermo Silva Santamaría Ahí estaban Arnold Belkin, Fanny Rabel, Francisco Toledo, Alberto Gironella, Antonio Seguí, Omar Rayo, Leticia Tarragó, Ernesto Vilchis El de La Ciudadela fue un buen momento para el grabado en México
“Yo había estudiado en la Escuela de Economía del Instituto Politécnico Nacional, pero me salí y me dediqué a la pintura No sé por qué pinto, sé lo que pinto Desde muy chico empecé a dibujar y a pintar Empecé con una técnica bastante cercana al dibujo que realizaba con pastel Fue hasta después que trabajé con óleo Lo poco de educación plástica que tuve fue de orden gráfico, principalmente en el taller de Silva Santamaría Creo que lo más importante lo aprendí solo, dibujando”
“Fui a la Escuela de Economía empujado por la familia No sé si perdí tiempo, pero tuve que rehacerme La época del Poli valió la pena Había muy poca conciencia política, pero hacíamos muchas huelgas Se sentía cierta tensión Entonces las pandillas del Poli y los pistoleros de la Uni hacían las planillas Durante las huelgas nuestras armas agresivas eran pedazos de hielo, también le levantábamos las faldas a las muchachas Las cosas no eran como ahora, entonces estábamos más subdesarrollados”
“Al ponerme en contacto con el medio artístico me sentí como rechazado, inclusive con el maestro Silva Nunca me gustaron las pequeñas batallas de los pequeños grupos Aquella primera impresión perdura en mí Las pequeñas luchas no me han interesado ni me interesan”
“Empecé participando en colectivas y la primera individual la hice en una pequeña galería que había puesto un muchacho Ariza, una gente muy especial que después se fue a estudiar cine a Polonia”
No creo que sea nada nuevo vivir fuera de México una larga temporada Muchos o casi todos los artistas mexicanos lo han hecho A poco le ha hecho bien, no sé si hubieran crecido más o mejor quedándose Depende de cada quien, porque no se trata de aprender técnica, sino de desarrollar una capacidad o un talento personal al calor de determinada experiencia, que no por fuerza han de ser pictóricas Muchas veces hemos platicado con Francisco Toledo si hubiera crecido igual quedándose en México en vez de pasar la larga temporada que estuvo en París ¿Quién podría responder a esa pregunta? Yo no puedo Nadie se desarraiga por estar fuera Todo el mundo lo ha hecho: Gironella, Diego Rivera, José Clemente Orozco, Francisco Goitia, el Dr Atl Todos los artistas de aquí se han movido mucho, Si busqué salir de México fue por problemas sentimentales No, no fue mal de amores, más bien cuestiones de familia Por eso me fui y me quedé por allá porque en Europa se puede ver más pintura
“El hecho de que en México no se pueda ver importante pintura moderna de Europa o de otros lados, no significa que no exista Hay colecciones muy buenas que nunca se han mostrado Las pocas veces que se ha sacado algo ha sido siempre una sorpresa formidable Hay cosas buenísimas, pero cuando sus dueños se mueren no se las dejan a Bellas Artes Nadie ha sabido cultivar en nuestro medio la generosidad o si se quiere la confianza”
“La primera vez que fui a Nueva York en 1962 todo me pasó por encima, como si hubiera estado cubierto con una película de grasa Creo que todo me pasó por encima porque yo tenía pánico Fui a los museos, pero no vi la pintura conscientemente Veía mucho cine, hasta dos películas diarias Tanto me impresionó Nueva York que me encerré en mí mismo Por los cuadros que empecé a pintar me di cuenta de que México no era mi lugar Lo que comencé a hacer en los EU tenía luz, color, transparencia y mucho más fuerza”
“Cuando llegué a Francia todo fue muy diferente París no es tan salvaje y brutal como Nueva York Tiene esa cosa provinciana, muy tierna, y al mismo tiempo es una gran ciudad Me sentí muy bien Al principio no me gustó París ni los franceses, pero la posibilidad de ver mil exposiciones al año fue un argumento convincente En Nueva York había conocido a muchos pintores latinoamericanos Con los pintores latinoamericanos nos juntábamos para ir al cine, a los museos, todo giraba alrededor de ver y ver Cuando regresé a México toda la luz, el color, la fuerza que mi pintura había adquirido en Nueva York se perdió Volví al dibujo Aquí mi pintura era tan oscura que las formas no se veían En París volvía a cambiar, pinté con mucha más libertad que en Nueva York Aquí yo hacía mucha textura, mucha prefabricación técnica Pero el tiempo comenzó a contar y todo se hizo más ligero a base de transparencias Cambié completamente Toledo ya se había regresado e hice amistad con gente de cine: Casals, Tomás Pérez Turrent, Sánchez Ventura, todos los que estudiaban en el Instituto de Estudios Cinematográficos”
“Cuando Cuevas y yo expusimos en Spoletto las críticas fueron buenas Reproducciones de nuestras obras salieron en la revista Life junto a las de otros latinoamericanos como Matta, Lam, Obregón”
“En Londres volví a entrar a un taller de grabado en el University College, con el maestro Anthony Gross Me gusta mucho estar en talleres de grabado Lo más terrible para un artista es estar encerrado, trabajar solo en un cuarto Es por eso que cada vez tiendo más a la escultura como forma pública Se trata de salir En el taller de grabado lo bonito es la comunicación Fue en Londres donde empecé a tallar escultura en madera No sé por qué, quizás una explicación podría ser la gran calidad de la escultura en Inglaterra Allí los alumnos tienen un nivel excelente Un arraigado sentido de lo inmaterial crea una necesidad de tocar la materia Estamos entrando a una época en que se tiende más a lo escultórico”
“La experiencia que estuve como maestro de Minneapolis fue para mí la primera y la última Me repugna todo lo burocrático y lo administrativo; ese lío es insoportable para mí Pero conocí más a la juventud de los Estados Unidos, esa juventud que se retira de su contexto social; su rebeldía la expresan alejándose, no consumiendo En vez de querer cambiar la sociedad de consumo, lo que hacen es no consumir, como se niegan a pelear en Vietnam Su actitud es totalmente contraria a la de los guerrilleros Tiene su importancia, pero es diferente Lo expresan en frases tan fáciles como: No no quiero leer los periódicos Desgraciadamente impugnan una escuela que no es nada académica Esos jóvenes a la vez que niegan a las cosas se niegan a sí mismos Es la diferencia con los guerrilleros que al luchar se reafirman Pero son magníficos muchachos”
“Yo me siento tradicional en el sentido que no hago un arte conceptual, que es el que quiere deshacerse del objeto, abolir el objeto como algo encerrado en sí mismo Aparte del arte conceptual me interesa el arte tecnológico, aunque tampoco con esa manera tengo ninguna relación Quizás en principio yo me he negado al acceso a esas formas de expresión por mi raíz Si yo cambiara mi actual tendencia quizás haría un arte conceptual, nunca un arte tecnológico, porque creo que en cualquier feria científica se presentan piezas mucho más avanzadas El arte conceptual tiene demasiada carga literaria, por eso no creo que sea una salida verdadera”
“La situación actual de arte en México se me hace muy pobre El arte muralista, que era muy fuerte, ya murió Las experiencias formalistas no me interesan Francisco Toledo sí me interesa José Luis Cuevas como tipo es bastante interesante Todos tenemos cierto amor por el tipo genial, por el showman, nos atrae Tiene encanto, como dirían los franceses Me alejo cada vez más de su obra pero creo que ha hecho cosas extraordinarias Seguramente está estancado Cabía preguntarse: ¿Está en el centro de su estilo? ¿Está en sus límites? Yo creo que él está asentado en el centro de su estilo, como lo estuvieron Chagall o Morandi o Giacometti Alberto Giacometti hacía siempre una misma pieza Toledo ha hecho un obra extraordinaria en todos los sentidos, pero está igual que Cuevas Todos lo demás se perdieron completamente Vlady es una mentira Fue alguien a quien uno se podía acercar con mucho respeto y después no dimos cuenta de que no había nada detrás El sí se estancó ¿Qué les pasó? No sé”
“El Polyforum de Siqueiros es un asco Desde un punto de vista crítico la fuerza de Siqueiros ha sido estar en el último de sus límites, completamente exagerado, exuberante, en la cúspide del grito El Polyforum es un grado después de eso, de ahí su fracaso Se salió de lo posible, lo que equivale a decir que es cursi o ridículo, grandilocuente y pretencioso”
“Aunque Vicente Rojo me deja frío, creo que está vivo Sus defectos son de técnica Prepara las telas como un abstraccionista académico Pero va a salir, estoy seguro de que él sí Del grupo de la Galería Juan Martín es el único que está vivo”
“Ahora me doy cuenta de que el pasado reciente de la pintura mexicana fue extraordinario Dio mucho aquí y fue una aportación universal Habrá que pensar en ello, aunque no para seguir sus formas Trabajar en murales, hacia afuera, y no para la galería y la chimenea El arte mexicano supo comprometerse Ese movimiento fue extraordinario porque tenía respaldo y la revolución todavía estaba fresca Como artista me gustaría hacer formas que no fueran aprovechadas por un grupo pequeño”
“Simplemente la forma de exhibir va a hacer que cambien los contenidos Hay que ser muy optimista, yo lo soy Cuando no vendo no me preocupo porque el vender o no vender no pone en duda la calidad ni la forma de la obra Quizás deprima un poco, eso es todo”
“Lo que yo hago está en el terreno de la meditación personal, privada Yo no creo que he llegado a lo máximo, debo ir mucho más adelante No sé dónde está el final Me hace falta ir más lejos, ser más agresivo o más dulce, que al fin de cuentas puede ser lo mismo, como ocurrió con Mallarme Aun no he llegado”
Dicen sus allegados que últimamente Emilio Ortiz creía haber exprimido de sí todo cuanto le estaba dado inventar No podría estar deprimido por falta de aceptación de su obra pues se vendía bien y encontraba eco suficiente en los recintos adecuados En el mes de mayo, nuevamente, iba a presentar su trabajo en el Museo de Arte Moderno Más y más se fue alejando de colegas y amigos Buscó la frontera oscura, la última soledad

Comentarios

Load More