AQUI ROBERTO GONZALEZ

AQUI ROBERTO GONZALEZ
Roberto Ponce
(Aquí Roberto González – Discos Pentagrama LPP-097)
Hacia 1979, Juan Luis Concheiro (quien militaba en el Partido Comunista Mexicano) invitó a grabar a Roberto González (entonces solista luego de desintegrarse a su efímero grupo Un viejo Amor) para la disquera independiente de Fotón Cuarteto lleno de romanticismo, Un viejo Amor resonaba en sus parejas: Roberto y Guadalupe Sánchez, Jaime López y Emilia Almazán, siendo Roberto y Jaime quienes proponían aquellas canciones que cada quien escribía desde su encuentro en Prepa 5 (1970) y que, interpretadas en la peña folclórica de El Nagual de Coyoacán eran mal vistas por teñedores de quenas y bombo legüero debido a su acento de rock, mientras que los demás rocanroleros parecían más interesados en escribir y oír la música con letras en inglés

Roberto González llamó a Jaime y Emilia para una última tocada El resultado fue Sesiones con Emilia (Fotón LPF 033), disco producido por Modesto López, con Marco Antonio Silva en tres de las doce canciones triadas A la distancia, esta grabación de más de mil ejemplares que tuvo una medición que no produjo regalías a sus creadores y hoy es raro ejemplar de coleccionistas, puede ser apreciado como uno de los discos cardinales sin el cual no puede comprenderse el rock mexicano actual El acetato cierra con El huerto, de Roberto González, pieza que con algunas de Alex Lora, Metro Balderas, de Rockdrigo González u otras de López, es canto de generaciones
“Y con qué fin toda esta dialéctica en la historia para qué ir al paraíso estando muerto/ para qué alcanzar la gloria estando vivo/ si la gloria está muy lejos de este huerto”
Nacido el 24 de septiembre de 1952 en Alvarado Veracruz, con filón musical de abuelo y bisabuelo materno, una guitarra de Paracho que fue quizás lo más importante que su padre hizo para iniciar al cantor, Roberto González escribió El huerto como “una posibilidad religiosa” detrás de la caja donde trabajaba, en una farmacia que el padre tenía Ateo, hace un año confesó a Proceso:
“(El huerto) es una canción afortunada y hermosa que yo quiero Nunca he podido hacer otra como esa y sigo haciendo canciones por esa canción, Es una necesidad”
Para 1982, con producción de Oscar Chávez, regresó a una segunda grabación ahora para PolyGram: Lentejuelas (Discos Tecolote LPR 1648), nueve rolas originales que acompañaron la propia Emilia, José Cruz (Real del 14), Maru Enríquez (ex-La Nopalera), Rodrigo Morales, Daniel Tushman y Ricardo Gallardo Pero la distribución de este disco quedó enlatada al romper Chávez con PolyGram De todas formas Roberto llama a este larga duración “un error que tuve que pagar un mal disco”
En 1988 nuevamente sintió la confianza para registrar en plástico canciones que trabajaba desde el 83, acompañándolo en la batería “Perico” (conocido por su espectáculo infantil “El payaso loco”) y el laudero bajista Eric Cárdenas: “Los Hombres ilustres” se convirtieron en tres con el tecladista Raúl San Germán y nueve canciones fueron llamadas de su repertorio en vivo para integrar Aquí, el tercer disco de Roberto, producido por él y Modesto López (el mismo de Sesiones con Emilia) para Pentagrama y que este año publica
Rock Jarocho, influencias de Agustín Lara, Jaime López, Talking Heads y Sting; una voz cascada más en la garganta que en la nariz y una docena de músicos y cantantes que acudieron a colorear esas bases de Roberto y banda, se oye detrás y por los surcos de esta producción independiente
Dedicado a su promesa en El huerto que reza “seguiré siempre cantando lo prohibido/ gozando de los frutos de este huerto”, un bloque de cuatro canciones de amor y sexo: Sangre (ninguna disquera comercial la hubiera grabado), para una entrega de mujer “en luna llena”, donde al final el oído alcanza decibel orgásmico con la voz de Lucrecia Infante Algo es la misma canción que circuló un caset independiente en 1986, con grabaciones de Rodrigo de Oyarzábal y Alvarito Mejía en Radio Educación (Y bueno, ¿qué?), pero ahora el texto se ha cambiado para hacer menos explícita la intención erótica Elocuentes resultan Mujer y el Guaganco El amor El reggae Movimiento no pertenece a esta temática y por lo mismo es una isla literaria, cósmica donde el artista sueña a placer, cantando las palabras precisa (“quisiera tragarme al universo”)
Alguien inicia Aquí Eco de inocencia, originalmente para rúbrica de programa descartada por Radio UNAM, se rompe con el alarido de chavo banda en el solo, como para no olvidar el respeto del alvadoreño por el habla de su tierra natal Soy feliz lleva en las percusiones a Severo Viñas de Real de 14
Otros momentos emotivos de Aquí los brindan Animas dedicada al desaparecido Rockdrigo González (un día antes del temblor de 1985) alternaron por última vez Roberto y él), con la lira y la armónica de José Cruz, así como la voz de Armando Rosas de “La Camerata Rupestre” Cierra El gato, coescrita con Armando Marín y la segunda, con la mejor voz femenina del rock nacional Nina Galindo El sax alto es un prolongado maullido del Pato Lucas y de “La Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio” En el disco soplan los soprano de Beto Delgado y Sibila Villa; la voz de Gerardo Aguilar de Mama Z, la lira de Pepe Iglesias, Daniel Tushman y Pablo Romero, Mario Mota de “Camerata Rupestre” se encarga del clarinete Es así como Roberto González (tipo tristón, oscuro), manifiesta la vida aquí:
“Han sido años difíciles, de cuestionamiento He vivido en un mundo adverso y sentido rechazos en el medio hasta este aliviane de otro disco Deseo hacer mi trabajo y vivir de él, quiero hacer y no que me digan qué debo cantar Las grabaciones son importantes, porque si no suenan hoy, ya mañana lo harán”
Pronto, Roberto y Lucrecia Infante, montarán Amores contra hechos, espectáculos de canciones y danza, al tiempo que Pentagrama reedite Lentejuelas, con versiones nuevas

Comentarios