ACCIDENTES EN LAGUNA VERDE

ACCIDENTES EN LAGUNA VERDE
Roberto Helier Domínguez
Incendio en la bodega de atmósfera controlada, en la cuál, teóricamente, no podía arder ni un cerillo (mayo de 1976)
Se fractura la losa del piso del reactor 1 y se filtra agua de mar hacia el exterior Se tapa la grieta con cemento epóxico
En la maniobra de colocarla en su base, se les cae la vasija del reactor 2 Las técnicas para detectar las consecuencias de esta eventualidad en la etapa operacional son en extremo imprecisas
Al hacer una prueba, se inyecta una cantidad indebida de aire comprimido en las tuberías del sistema de enfriamiento de la piscina de combustible gastado y se rompe el fondo de la misma
Salen volando las aspas de un ventilador de unos 25 m de diámetro, las cuales, después de haber recibido mantenimiento fueron mal colocadas Fue una negligencia del Departamento de Control de Calidad
Estampida de técnicos que inspeccionaban los ensambles de combustible en el nivel 4990, cuando empieza a sonar un calibrador Geiger mal calibrado
Por error arranca súbitamente un generador Diesel Un inspector del Organismo Internacional de Energía Atómica atribuye el percance al apresuramiento de los directores de la planta en su impaciencia por poner en funcionamiento el reactor aún cuando todavía no se han establecido las debidas condiciones preoperacionales, y advierte que ello puede traer consigo “una degradación posible de la seguridad nuclear”
Por descoordinación entre equipos de trabajo, se provoca fuga en el nivel 3310 cuando una cuadrilla del Departamento de Puesta en Servicio arranca una bomba sin que las demás cuadrillas estén enteradas Posteriormente se descubren 18 cm de agua de mar en el nivel -065 Los técnicos comunican que pueden haber sido afectados “varios componentes mecánicos y eléctricos relacionados con la seguridad”
Al extraer aire del edificio del reactor para disminuir la presión interna, condición en la que deberá operar la planta, se resiente el techo del edificio
Al poner en funcionamiento una de las cuatro bombas para enfriamiento del tanque de condensado, baja medio metro el nivel del depósito comunicacdo con el mar, por lo que se suspende en el acto la prueba Para su enfriamiento, el tanque de condensado necesita un caudal de 30 metros cúbicos por segundo
Accidentes en pruebas de arranque
16 de noviembre de 1988, estallamiento de tuberías por violación de especificaciones técnicas La tubería dañada tenía un diámetro de tres cuartos de pulgada en vez de pulgada y media, y por eso no resistió la presión y se provocó un chicotazo (golpe de ariete)
18 de noviembre de 1988, cuantiosa fuga de agua debido a descoordinación entre cuadrillas que estaban trabajando en el mismo circuito de tuberías
14 de febrero de 1989: por negligencia del Departamento de Protección Radiológica, durante la realización de actividades en el panel de muestreo de pretratamiento recibieron dosis radioactivas excesivas los técnicos Hilario Lagunes; Andrés Vargas; Víctor Manuel Rechy cruz, P-0271 (164 mrem), Víctor Manuel Alvarez Domínguez V-0684 (150 mrem); Francisco Javier Gallardo Echeverría F-0786 (149 mrem); y Gustavo A González Murillo, V-4709 (123 mrem) El Superintendente General de la Planta, Ing Rafael Fernández de la Garza, niega que haya habido irridiados (El Dictamen, 7 de marzo)
3 de marzo de 1989: fuga radiactiva de 6 horas de duración El viento del norte impulsó los contaminantes rumbo al Puerto de Veracruz Se debió activar el Plan de Emergencia Radiológica Externo No se hizo, la CFE niega el accidente (El dictamen, 9 de marzo) Luego el 31 de marzo, el Dir de la CFE, Guillermo Villalobos, “reconoció que si hubo fugas radiactivas en la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, y explicó que los trabajadores afectados (recibieron emisiones superiores a las que establece la reglamentación interna) Agregó que las fugas externas (son ínfimas y no modifican el ambiente)” (Diario de Xalapa, 1o de abril de 1989)
25 de abril de 1989: fuga de gases radiactivos por una brida de la tubería de derivación (by-pass)
El sábado 25 de noviembre de 1989 ocurrió una fuga de vapor radiactivo por fisuras en dos tubos auxiliares del circuito de enfriamiento primario del reactor 1 de Laguna Verde La fuga no es detectada hasta dos horas después de iniciada y, a causa de que las autoridades de la planta deciden no pararla sino sólo bajar potencia, la emisión de gases radiactivos se prolonga por dos días Se trata de un LOCA (Loss of Coolant Accident), pequeño pero LOCA, un mini LOCA, accidente de clase 8 en una escala que va del 1 al 9 en orden de gravedad creciente Por error del operador son enviados directamente a la atmósfera los gases radiactivos, en lugar de utilizar el Sistema de tratamiento de gases, de reserva, activado para venteo del pozo seco del contenedor primario, que desde febrero ha registrdo sobrecalentamiento y sobrepresurización Debido a que variaron los puntos de ajuste de las alarmas de radiación instaladas dentro del contenedor primario, los operadores no se percataron de la fuga hasta 2 horas después de iniciada Desde febrero del presente año han tenido problemas de sobrecalentamiento y presión excesiva dentro de la parte superior del contenedor primario (pozo seco) del reactor No han podido acabar con la causa del problema
El 27 de abril estallaron 4 válvulas de aislamiento de tuberías de prueba Era previsible el accidente porque las válvulas: a) no eran de la capacidad especificada, 1020 libras/pulgada cuadrada, sino de 700; y b) desde 1988 no habían pasado la prueba de fugas Aparte de lo anterior todo el equipo está funcionando en condiciones de sobresfuerzo
23 de junio de 1990: fuga radiactiva durante más de 24 horas Se activaron las alarmas de los monitores de radiación de la descarga del edificio del turbogenerador, situación que se prolongó por más de 24 horas, hasta que fué localizada y reparada una fuga, al parecer en las válvulas de derivación principales Se declaró estado de emergencia clase alerta, debido a una fuga en el edificio del turbogenerador
La fuga, principalmente de gases nobles, radioyodos y cesios, fue directamente hacia el medio, pues el edificio mencionado no cuenta con el sistema de tratamiento de gases
No es la primera vez que ocurre una fuga de esta naturaleza Emergencia semejante ocurrió el 25 de abril de 1989, sólo que entonces el reactor se encontraba funcionando a menos del 25% de potencia En esta ocasión, en cambio, la potencia era de más o menos el 80%
La superintendencia de Laguna Verde activó el Plan de Emergencia Radiológica Interna (PERI), pero sin notificar al gobierno del Estado ni a la población

Comentarios

Load More