El Morelia-Santos “no fue un partido normal”

El Morelia-Santos “no fue un partido normal”
Malos manejos del anterior presidente causa del descenso del Irapuato: los dirigentes
Rodrigo Vera
IRAPUATO – Por irregularidades administrativas de su anterior directiva —desvió fondos, contrajo deudas con la Federación Mexicana de Futbol y retuvo salarios a los jugadores—, el equipo Irapuato bajó a Segunda División, dicen sus actuales dirigentes, quienes además se quejan de que el descenso se haya resuelto en un dudoso empate entre los equipos Morelia y Santos, el domingo 2 de junio

Salvador Martín Anguiano, actual vicepresidente del Club Irapuato, dice:
“Aún no tocamos fondo en los malos manejos de los anteriores directivos No hemos podido descifrar cómo se movieron las cosas Un equipo de Primera División no admite errores, no puede darse el lujo de no pagarle a sus jugadores, de deberle a la FMF y de estar en deuda con la afición local Fueron muchos errores”
En marzo pasado, los 90 socios del Club Irapuato obligaron judicialmente a Antonio Muñoz Téllez a dejar su cargo de presidente del club, debido a las irregularidades de su administración
Fernando de la Vega, actual tesorero del club, agrega:
“Les adeudaba a los jugadores hasta seis quincenas Daba lástima verlos jugar con los uniformes parchados y deslavados, con shorts diferentes y hoyos en las medias En algunos hoteles ya ni les querían dar hospedaje, porque no pagaban”
Y agrega:
“Tan sólo en enero y febrero los jugadores realizaron ocho huelgas para exigir el pago de sus salarios A algunos no se les había pagado el aguinaldo gue se les prometió”
Interviene Salvador Martín:
“Son jugadores que tienen familia: esposa, hijos, que deben pagar renta tantas cosas Anímicamente estaban desmoronados Era lógico
“Además, el equipo estaba mal estructurado: tenía doce medios y sus únicos extremos pertenecían las reservas”
René Anguiano, vocal de la directiva, agrega:
“Todo empezó a finales de la temporada pasada y principios de ésta, cuando se vendió a los jugadores Juan Morales, Jorge Gabrich y Teodoro Orozco, los tres puntales del equipo Por la venta ingresaron al club cerca de 2,600 millones de pesos Se pensó armar un equipo no de acuerdo con nuestras necesidades futbolísticas, sino con las ganas de gastar dinero
“Se necesitaba un portero y se contrató a Pilar Reyes, una persona de 38 ó 40 años, que no cubrió las necesidades Se requería de un defensa central y se contrató a Sergio Raúl Marchi, quien llegó con una revista en la mano diciendo que tenía un cartel enorme en Argentina; finalmente resultó un fiasco Al final se entregó en tres partidos Se compraron 22 jugadores para completar un equipo que no es equipo, sin pies ni cabeza Hubo un error de estructura desde el comienzo El promedio de edad de nuestros jugadores es de 35 años
«Luego se contrató al entrenador Roberto Pupo, a quien ya se había corrido porque tuvo discusiones con la anterior directiva Renunció y se fue Regresó poco antes de que empezara el campeonato”
—¿Por qué se vendió a estos jugadores?
—Es lo que nos preguntamos todos ¿Por qué se vendieron?— responde Martín Anguiano
Y René Anguiano continúa:
«La temporada pasada hicimos 36 puntos, fue una de nuestras mejores temporadas en Primera División El Irapuato era un equipo con éxito, competitivo El estadio estaba al 80% de su capacidad Veíamos que había ingresos con jugadores que no eran caros y un equipo bien formado Pero después que se vendieron los buenos jugadores el equipo se vino abajo Empezaron las goleadas: 6-1 contra los Pumas, 7-0 contra la Universidad de Guadalajara, 4-1 contra el América ¡Golizas tremendas! En casa nos metieron más de 30 goles”
UN VOTO VENDIDO
Para la actual directiva el principal culpable del descenso del Irapuato es Antonio Muñoz Téllez, quien durante su gestión como presidente del equipo fue miembro del Consejo Directivo de la FMF En una entrevista con el periódico local El Nacional —publicada el 3 de mayo—, aceptó que por 500 millones de pesos vendió su voto a favor de Francisco Ibarra y Emilio Maurer, actuales dirigentes de la FMF Aquí es propietario de un lote de autos y del centro nocturno Los Canarios
Dice Fernando de la Vega: “Empezamos a actuar cuando Muñoz Téllez hizo una solicitud para vender la franquicia del Irapuato, decía que para cobrarse lo que había perdido Pero la franquicia pertenece a los socios y no se puede vender Se lo recordamos a Muñoz Téllez y él siguió insistiendo en la venta Tuvimos que recabar las firmas de los socios y presentarnos ante un juez, quien ordenó efectuar una asamblea para que se nos informara sobre la situación financiera En ella, Muñoz Téllez dijo que no tenía nada que informar Solamente que los adeudos del Irapuato eran de 2,500 millones de pesos, de los cuales 1,000 millones se le debían a la FMF En la asamblea se le destituyó y se nombró la nueva directiva”
Salvador Martín Anguiano prosigue:
“Fuimos a la FMF a preguntar sobre los adeudos que con ellos heredamos Y se nos dijo que eran solamente 500 millones de pesos, no los 1000 millones que decía Muñoz Téllez Y cuando preguntamos de qué eran estos adeudos, la FMF nos contestó que eso lo teníamos en nuestra documentación Pero la anterior directiva no nos dejó contabilidad, cartas de los jugadores, contratos, nada En la Federación nos dijeron que ahí tenían, en resguardo, los contratos y las cartas de los jugadores
“También aparecieron compromisos que no se habían mencionado hasta que llegamos a la directiva, como la construcción de unos palcos Ahora tenemos una demanda de los constructores, porque se les quedó a deber 350 millones de pesos de los palcos y de un casa club, que no sabemos dónde está”
Cuentan, también, que cuando llegaron a las oficinas del club, la caja fuerte estaba abierta y vacía Y sin documentos los cajones
Se dieron cuenta, además, de que el anterior vicepresidente, el religioso Agustín Gasca Chávez —quien maneja la Universidad Quetzalcóatl, de Irapuato, y la escuela Juan Duns Escoto— había mandado hacer una auditoría al club
“Preguntamos a los auditores la fecha de entrega de la auditoría —prosigue Salvador Martín Anguiano— Nos dijeron que el 3 de mayo Pasó esa fecha y les volvimos a preguntar, contestaron que todavía no terminaban Le hemos preguntado al padre Gasca y nos dice que ya está en vías de salir No sabemos si él ya la tiene Hasta hoy no tenemos noticias de los resultados de esa auditoría”
Añade que la anterior directiva estaba desmembrada “Se quedaron solamente Muñoz Téllez y Gasca Chávez Ellos manejaban al equipo Ignoramos por qué se fueron los demás miembros del consejo directivo Además, durante toda la temporada nunca convocaron a ninguna asamblea de socios De acuerdo con los estatutos, debe haber 50 juntas por temporada”
El actual tesorero, Fernando de la Vega, sospecha que fueron mayores las entradas al Estadio Irapuato que las que declaró Muñoz Téllez
“La anterior directiva dijo que ingresaron 1,452 millones de pesos en los catorce partidos que manejó No puede ser, tan sólo en los cinco partidos que nosotros hemos manejado hemos recibido ingresos por casi 1,000 millones Cuando en octubre jugó el Irapuato contra el América, ellos dijeron que habían ingresado 229 millones En cambio, en abril —ya con nosotros en la directiva—, en el juego entre Irapuato y León ingresaron 231 millones, dos millones de pesos más, siendo que con el América los boletos los vendieron a 13,000 pesos y con el León los vendimos a 6,500 pesos Todo esto es muy raro”
Agrega:
“”Uno de nuestros objetivos es dar a conocer lo que ingresa en taquillas y en lo que se va a utilizar ese dinero El club fácilmente hubiera subsistido con las puras entradas Hay una nómina de 150 millones de pesos al mes Y un partido deja alrededor de 200 millones No sabemos por qué Muñoz Téllez lamentaba la falta de dinero”
Desde que se hizo cargo del club, en agosto pasado, Muñoz Téllez se quejó de las pérdidas Por lo que pidió a Ramón Aguirre Vélazquez —entonces director de la Lotería Nacional y hoy candidato priísta a la gubernatura de Guanajuato— 600 millones de pesos por temporada a cambio de que los jugadores de la trinca fresera usaran en sus playeras el logotipo de la Lotería, según declaró él mismo a Proceso (número 747) Y dijo también que había perdido 4,000 millones de pesos en el Irapuato
Pero para Fernando de la Vega, todo “fue un arma que Muñoz Téllez manejó para que los irapuatenses creyeran en él Se entrevistó con Aguirre Le entregó un banderín del equipo Se tomaron fotografías Fue un acto público Sin embargo, dudo que Aguirre haya prometido ayudar al Irapuato La Lotería es para la asistencia pública y el club no forma parte de ésta”
Salvador Martín Anguiano recuerda otra operación poco clara que realizó Muñoz Téllez con los empresarios que manejan la marca deportiva Pony:
“Con Pony se hizo un contrato en que a cambio de que el jugador porte el nombre de la marca, Pony pagaría con 1,200 piezas deportivas El contrato fue cumplido por Pony, pero aquí sólo llegaron 706 piezas Los jugadores iban a recibir zapatos, balones, maletas, pants, ropa de viaje, chanclas, toallas todo lo que un equipo de Primera División necesita Pero sólo se recibió la mitad de eso Nunca se vieron los pants, las toallas, la ropa de viaje ¿Dónde quedó esa ropa? ¿Guardada? ¿Vendida? No sabemos”
—¿Piensan tomar una medida legal exigiendo cuentas?— se le pregunta
—No nos interesa el pasado, sino resolver el presente y sacar adelante a nuestro equipo— responde
EL EMPATE A CERO
Finalmente, lo que vino a determinar la caída del Irapuato fue el empate a cero goles entre el Morelia y el Santos, de Torreón Dice Fernando de la Vega:
“El Morelia, si no hubiera conocido los resultados del Necaxa, hubiera salido a ganar Y el Santos, si no hubiera conocido nuestros resultados, hubiera también salido a vencer para no caer a la segunda división Pero salieron a especular Cuando se está peleando la calificación o el descenso, los encuentros deberían jugarse a la misma hora Desgraciadamente nuestro fútbol no se maneja así Tal vez otra hubiera sido nuestra suerte si hubiéramos jugado en las mismas condiciones”
José Ledezma, capitán del equipo Irapuato, opina sobre ese partido:
“No dieron lo que deberían haber dado No fue un partido normal No se atacaban Querían un empate, siendo que el Morelia generalmente es bravo en su cancha Da coraje e impotencia Estos partidos deben ser simultáneos Se debe prohibir esto, como se prohibió que los equipos ya clasificados utilicen sus reservas para no exprimir a sus titulares”
De 34 años de edad y 8 de jugar en el Irapuato, Ledezma confiesa: “Anda mal nuestra moral por el fracaso Aún no nos hemos ajustado a la nueva situación Uno se apena hasta con los conocidos”
Y coincide en que fueron los malos manejos de la anterior directiva lo que llevó al fracaso al Irapuato: “Vendió a quienes habían demostrado mejor rendimiento No estamos para vender jugadores, al contrario Si las Chivas y el América se están reforzando, con mayor razón debimos hacerlo nosotros”
Ahora, los nuevos directivos planean reestructurar el equipo y contratar un buen entrenador para sacarlo de la segunda división Dice De la Vega:
“Contrataremos un técnico que conozca y esté metido en la segunda división Tenemos diez prospectos Aún no hablamos con ellos porque la mayoría está en la liguilla de la segunda división Sería poco ético echarle el anzuelo a alguien que todavía está peleando por otro equipo Ya hablaremos con ellos en su momento, cuando estén libres de otros compromisos”
Y agrega:
“Vamos a rescatar algo que el Irapuato perdió: el aprovechamiento de sus fuerzas básicas Anteriormente el equipo se mantenía de esas fuerzas, de los muchachos de la región Entonces había un cuadro titular donde seis o siete eran de Irapuato: El Nene Sapiáin, El Pelón Manjarrez, El Gorila Martínez, El Negro Hernández, La Pulga Martínez Toda esa gente nació aquí, en los llanos Ahora daremos oportunidad al muchacho irapuatense, para que no vea al equipo como algo a lo que no podrá llegar Queremos ese semillero de gente que nos ayude”
Dice, además, que “queremos un equipo ganador y que además dé espectáculo Esas son las cosas que se han olvidado un poco en el fútbol Que la gente salga satisfecha Aquí, como en todo negocio, debe haber un equilibrio entre lo que se da y lo que se recibe”
Inconformes con su nueva situación, algunos jugadores del Irapuato ya planean colocarse en equipos de Primera División, como Ricardo Cruz Verde, quien intenta jugar en el Guadalajara, de donde salió
“Nunca he jugado en Segunda División No me hago a la idea Pero si no consigo colocarme allá, tendré que quedarme aquí”, dice
José Luis Chávez, encargado de prensa del equipo añade:
“El jugador que baja a Segunda División se devalúa 60% Además, bajan sus salarios”
El Irapuato tiene actualmente 22 jugadores, cuyos sueldos fluctúan entre 300,000 y seis millones 500,000 pesos mensuales
“Nos interesa que se queden algunos Pero todos serán transferibles, por si alguno quiere acomodarse en otro lado Queremos que se sientan con libertad”, dice De la Vega
Y concluye:
“Ya nada se puede hacer, más que sacar al Irapuato de la Segunda División”

Comentarios