JORGE BARRERA GRAF, JURISTA, INVESTIGADOR Y MAESTRO EMERITO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL

JORGE BARRERA GRAF, JURISTA, INVESTIGADOR Y MAESTRO EMERITO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL
La muerte del maestro Jorge Barrera Graf, el viernes 7, causó pesar en los medios universitarios, jurídicos y políticos de México, en los cuales realizó ejemplar labor
Nacido en la ciudad de Toluca el 10 de febrero de 1918, el maestro Barrera Graf obtuvo la licenciatura en Derecho en la UNAM y realizó estudios de posgrado en la Universidad de Michigan
Pronto mostró vocación por la enseñanza: desde 1943 hasta poco antes de su muerte fue catedrático de Derecho Mercantil en la Facultad de Derecho de la UNAM De ahí el honroso título de maestro que mereció durante la mayor parte de su vida

En 1990, la Barra Mexicana del Colegio de Abogados le otorgó el Premio Nacional de Jurisprudencia En esa ocasión, el vicepresidente de la Barra, Raúl Medina Mora, hizo un esbozo biográfico del maestro Barrera Graf
Expresó: “Cuando hace tres años la Barra Mexicana instituyó el Premio Nacional de Jurisprudencia, dispuso que se otorgara anualmente a una sola persona, que se hubiese distinguido por sus servicios en cualquiera de las profesiones jurídicas o en cualquiera de los ámbitos de la creación, aplicación, ejercicio, investigación, enseñanza y divulgación del derecho y de la ciencia de la jurisprudencia Todas las condiciones se cumplen en el premio otorgado este año al jurista y maestro don Jorge Barrera Graf”
Medina Mora recordó que la vocación de Barrera Graf se consolidó en el trato de distinguidos juristas y completó su formación en “dos clásicas forjas: la cátedra y, sobre todo, el Seminario de Derecho Mercantil, que dirigió durante 20 años La otra forja es el ejercicio profesional Fue fundador de una firma de abogados de prestigio nacional e internacional, de la que se retiró en 1978 para dedicarse al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, en donde en 1985 fue declarado investigador emérito”
El maestro Barrera Graf tuvo parte, como delegado de México, en la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional y colaboró en el proyecto que se ha convertido en Ley Uniforme Sobre la Compra-venta Internacional de Mercaderías y fue, asimismo, miembro del Consejo Directivo del Instituto de Roma para la Unificación del Derecho Privado
La publicación de 19 libros y cerca de 42 sobretiros son muestra clara de la dedicación del maestro Barrera Graf Sobresalen sus Estudios de derecho mercantil y el Tratado de derecho mercantil, que es clásico en la literatura jurídica mexicana En 1988, la Universidad Nacional publicó un libro en su homenaje, en el que colaboraron abogados y juristas de diversos países En 1990 publicó Instituciones de derecho mercantil, que pronto se convirtió en una obra de consulta obligatoria
En ese mismo año comenzó la publicación de la Revista de derecho privado, la cual dirigió hasta su muerte
En compañía de Roberto Mantilla Molina y de otros juristas, participó en la elaboración de los anteproyectos del Código de Comercio en las dos versiones de 1947 y 1960, y en los años 70 colaboró en los anteproyectos de las Leyes de Sociedades Mercantiles y de Quiebras
Hasta su ingreso, en 1984, en el Partido Mexicano de los Trabajadores, el maestro Barrera Graf no había militado, “por higiene mental”, explicó, en movimientos políticos Sin embargo, en ese entonces sintió la necesidad de manifestar su rechazo “a un sistema esencialmente corrompido” y en 1985 aceptó su postulación como candidato a diputado plurinominal por el PMT
En agosto de ese mismo año, el rector de la UNAM, Jorge Carpizo, lo nombró Defensor de los Derechos Universitarios Al darle posesión, Carpizo manifestó que era muy importante contar para ese cargo con un personaje universitario independiente, para que la Defensoría se prestigiara y la comunidad universitaria tuviera certeza en esa figura jurídica La Defensoría fue el primer antecedente en México de la figura del “ombutsman”, en la que se basó la creación, después, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que ahora preside el mismo Carpizo
Durante los cuatro años que estuvo al frente de la Defensoría, el maestro Barrera Graf desempeñó una digna labor, a pesar de que consideró que el Consejo Universitario debería otorgarle más poder jurídico o ampliar sus facultades, para que se pudiera obligar a los funcionarios universitarios a que corrigieran las “prácticas viciosas”
En mayo de 1989 presentó su renuncia, por la falta de respuesta a sus decisiones y la actitud adoptada por el rector José Sarukhán y la Junta de Gobierno, al evadir la consignación del director de la Facultad de Derecho, José Dávalos Morales
Consecuente con la actitud asumida como Defensor de los Derechos Universitarios, el maestro Barrera Graf elaboró en diciembre de 1990, junto con Samuel I del Villar, un estudio sobre la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en el que criticaban su falta de independencia ante el Poder Ejecutivo, que la había creado Entre las recomendaciones del estudio para mejorar la función de la CNDH estaba que se le diera rango constitucional, hecho que ocurrió en diciembre de 1991
Dos homenajes recibió el maestro Barrera Graf poco antes de morir: el 9 de diciembre último en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, a cuyo acervo bibliográfico donó 6,000 volúmenes de su biblioteca El acto fue presidido por el rector José Sarukhán y el director del IIJ, José Luis Soberanes Y el 10 de enero su nombre fue impuesto a una de las aulas de la Facultad de Derecho
Los restos del maestro Barrera Graf, asesor jurídico y miembro del Consejo de Administración de Proceso, fueron inhumados el sábado 8 en el Panteón Español

Comentarios