La rehabilitación del símbolo erótico capitalino

La rehabilitación del símbolo erótico capitalino
“Yo le quité la pantaleta a la Diana”, evoca el exregente Corona del Rosal
Raúl Monge
Justo cuando cumple sus cincuenta años de vida, la controvertida escultura de la Diana Cazadora volverá a engalanar, con su imponente presencia y cuestionada desnudez, una de las glorietas de la avenida Paseo de la Reforma, corredor urbano consagrado originalmente a personajes históricos
La maltrecha fuente de Cutzamala o de “la Regadera”, localizada en Reforma y Río Mississipi y construida en la administración del regente Carlos Hank González como un autorreconocimiento a su obra hidráulica que, según él, mitigaría casi para siempre la sed de los habitantes de la ciudad de México, dejará su lugar a la amazona de bronce que en el sexenio del presidente Manuel Avila Camacho (1940-1946) fue catalogada como un atentado al pudor por miembros de la Liga de la Decencia, encabezada en aquel tiempo por el ingeniero Núñez Prida
Testigo del proceso de gestación y del parto y, años más tarde, encargado de quitarle “la pantaleta” a la creación del escultor Juan F Olaguíbel —a quien compró la pieza original, que donó a su pueblo natal, Ixmiquilpan, Hidalgo—, el extitular del Departamento del Distrito Federal, Alfonso Corona del Rosal, cuenta la historia de la Diosa que dentro de dos meses y medio, a lo mucho, regresará triunfante a compartir un espacio al lado del Angel de la Independencia, de Cristóbal Colón, de Cuauhtémoc, del moderno Caballito y de los leones de Chapultepec que, en sus primeros años, la custodiaron
“Cuando Manuel Avila Camacho era presidente de la República y mi paisano Javier Rojo Gómez, jefe del Departamento del Distrito Federal, yo estaba como secretario particular de este último Olaguíbel se presentó con Rojo Gómez para proponerle el proyecto Le mostró un boceto de la estatua A Rojo Gómez le gustó la idea y aprobó el proyecto El contrato se firmó en 1942 No recuerdo cuánto costó, pero fue barata para la época Olaguíbel nunca abusó El trabajaba más para su obra Era muy desinteresado”
Entrevistado vía telefónica, bajo la advertencia de que sólo se tocaría el asunto de la polémica escultura construida en seis piezas, con un peso total de más de una tonelada y una altura aproximada de tres metros, Corona del Rosal prosigue, emocionado, el relato:
“La Diana no representa a una sola modelo Olaguíbel conjuntó varias modelos en busca de la perfección Y lo logró La Diana representa a la belleza mexicana Es un símbolo de la ciudad, igual que el Angel de la Independencia, que simboliza a la victoria alada, sobre la columna de la Independencia
“Cuando Olaguíbel estaba moldeando, primero durante la época en que fue regente Javier Rojo Gómez, y después, cuando ocupé la regencia, fui invitado por Olaguíbel a ver el avance de la obra Me enseñó los bocetos de las distintas modelos que le sirvieron para el diseño de la obra”
Corona del Rosal parece transportarse a aquellos tiempos cuando relata los hechos
“Se le hizo su pedestal —el elemento central de la fuente en cantera fue diseñado por el arquitecto Vicente Mendiola— y se inauguró con el aplauso popular Aunque el autor la bautizó como Flechadora de la estrella del norte, el pueblo le cambió el nombre por el de la Diana Cazadora
“Originalmente, la Diana estuvo en la entrada del Bosque de Chapultepec Ahí permaneció poco tiempo porque surgió una corriente en contra que pidió su retiro Según ellos, la Diana era impúdica”
Su voz adquiere un tono diferente para enfatizar su asombro:
—¡Haga usted el favor, una obra de arte impúdica!
En una ocasión, incluso, la Diana amaneció vestida ante el asombro de los capitalinos y las autoridades
El exjefe del DDF retoma el hilo de la historia que aún guarda en su memoria
“El movimiento en contra tuvo éxito Se consiguió apoyo de alguien poderoso”
—De quién —lo atajó la siguiente pregunta
Pero no hubo respuesta “No tiene caso comentarlo ahora”
Empero, una de las versiones que entonces se manejaron más insistentemente fue en el sentido de que la orden de cubrir la inmoral desnudez de la Diana provino de la esposa del presidente Avila Camacho, Soledad Orozco
Prosigue Corona del Rosal:
“Con el dolor de Olaguíbel, la Diana fue bajada para ponerle un taparrabo” El propio escultor se encargó de hacerlo
Según cuenta Vicente Leñero en Una Diana para la Diana, reportaje publicado en Revista de Revistas en noviembre de 1974, Olaguíbel realizó una operación sencilla —”sólo tres puntos de soldadura”—, con la esperanza de que después, pasada la tormenta, pudiera retirar con facilidad la prenda que cubrió pubis y cadera de la Diana
Así, cubierta en su parte más íntima, permaneció la Venus mexicana durante 25 años
“Pasó el tiempo y cuando llegué a la jefatura del DDF, Olaguíbel me buscó y me dijo: `General, desde hace 20 años traigo una puñalada adentro Fue un sacrilegio que me hayan obligado a bajar la estatua y a ponerle un taparrabo Déjeme repararla'”
—¿Cómo piensa hacerle? —interrogó Corona del Rosal
—¡Fácil! —respondió el escultor
Y explicó: “Le recorto una parte de arriba de las caderas y otro poco de abajo, a la altura de las piernas Fundo esas piezas y se las agrego La Diana va a quedar perfecta”
—Bueno, si es así, hágalo —asintió el funcionario
Meses después —relata el también alguna vez dirigente nacional del PRI— me llamó Olaguíbel para anunciarme que la Diana ya estaba terminada
“Fui a su taller Una vez ahí, Olaguíbel me dijo que tenía algunos defectos que no se notarían mucho una vez montada Se refería a los puntos de la soldadura que no pudo borrar Después me pidió una oportunidad para hacer mejor una estatua gemela, con el mismo molde
“Quería fundirla y de ahí sacar la otra Le dije que eso saldría caro y me aseguró que no, que él asumiría parte de los costos Consentí el proyecto
“Para entonces el licenciado Gustavo Díaz Ordaz tenía la opinión de que los funcionarios provincianos colocados en puestos importantes dentro del gobierno hicieran algo en favor de sus lugares de origen A mí me autorizó para hacer obras: metí alumbrado, arreglé la plaza principal, restauré monumentos coloniales
“Luego pensé en que si la Dina iba a ser fundida, sería mejor conservarla Pero no por el DDF porque seguramente iba a parar en un corralón”
Y se remitió a un ejemplo: “cuando fue bajada de Los Pinos la estatua de Francisco I Madero porque no correspondía a la figura del héroe, fue depositada en un corralón hasta que a petición del general Raúl Madero, hermano del apóstol, el Presidente dio su anuencia para que el militar la trasladara a su pueblo natal, Parral, Chihuahua”
“Si no se recupera la Diana ese hubiera sido su destino Por eso pacté con Olaguíbel Le pregunté que si ya la había fundido y me respondió que no, que estaba por hacerlo
“—Véndamela a mí antes de que la funda, al cabo que es de su propiedad Pero deme un precio razonable
“Accedió No me acuerdo cuánto le pagué; creo que fueron 100,000 pesos de entonces Los pagué de mi peculio Y la estatua la doné a Ixmiquilpan Le hice una fuente Allí está la original, la que quedó con los defectos causados por la soldadura Ya se aclimató a mi tierra”
Aunque menciona que un gobernador amigo suyo —de quien prefiere guardar el nombre— le confesó que quería bajar la estatua para colocar una de él: “Le dije que yo distaba mucho de ser un héroe, aparte de que lo advertí que si la bajábamos nos iban a linchar”
Corona del Rosal retoma después la parte del nacimiento de la hermana gemela de la Diana, la que se encuentra actualmente entre Paseo de la Reforma, Ródano y Melchor Ocampo, muy cerca del emplazamiento que tuviera hace 32 años, pero donde pasa desapercibida Sólo se puede apreciar, según funcionarios del DDF, “chocando”
La réplica que, 25 años después, en 1967, él mismo se encargó de desnudar:
“Yo fui el que le quité la pantaleta a la Diana Cazadora”, rememora y suelta una carcajada socarrona
Según cuenta Vicente Leñero, Corona del Rosal aceptó despojar del taparrabo a la Diana porque “en su famosa Diana ha rendido un merecido homenaje a la mujer mexicana y, como buen artista, plasma su obra en una bella estatua que no puede contener nada de inmoral al exaltar en su desnudez sus más preciadas cualidades, viéndola, con justicia, en forma de una diosa
“Cuando la bajamos hubo público, cuando la subimos hubo público Le aseguró que cuando se devuelva al sitio de donde nunca debió salir, habrá público Paseo de la Reforma tiene mucha historia, tiene una mezcla de símbolos que deben preservarse porque una ciudad debe conservar sus símbolos, son de ella”
—¿Pero ahora se va a retirar la fuente de Cutzamala para traer a la Diana?
—Creo que la ciudad debe conservarla, como agradecimiento a la principal fuente de abastecimiento de agua que tiene la capital
—¿Usted aprueba que la quiten de su lugar actual?
—De eso prefiero no opinar El regente que la inauguró es amigo mío, a quien estimo
Sin embargo, antes de dar por concluida la entrevista, el exregente Corona del Rosal subraya: “La fuente puede pasarse a otro lugar”
* * * * *
En octubre de 1974, la Diana —parte de cuyo físico fue copiado a María Asúnsolo— dejó su sitio original a la entrada del Bosque de Chapultepec, debido a las obras del Circuito Interior Fue trasladada al jardín situado entre Paseo de la Reforma, Ródano y Melchor Ocampo, donde se encuentra desde entonces
Técnicos de la Coordinación general de Reordenación urbana y protección Ecológica diagnosticaron hace poco que su ubicación actual impide apreciar la fuente y la escultura en toda su magnitud porque “el lugar está aislado y se pierde el concepto con el que fue proyectada la obra”
Con su reubicación, especifican, “se recupera un espacio importante de Paseo de la Reforma y su apreciación será de forma total”, aparte de que es un importante remate visual tanto desde la avenida Mississipi como de Reforma
Y justifican su traslado a ese punto con base en el siguiente criterio: “La fuente gemela, por su reciente incorporación, no ha consolidado su imagen urbana de ubicación” Más allá de tal consideración, se sabe que se desperdiciaba mucha agua, además de que permanentemente sufría desperfectos el equipo hidráulico Desde hace seis meses, por ejemplo, las bombas están descompuestas y no hay para cuándo repararlas porque, según la delegación Cuauhtémoc, “no hay refacciones”
Antes de hacer el montaje de la escultura, ésta tendrá que pasar al salón de belleza, al igual que la fuente, porque ambas piezas sufren los estragos del tiempo, los traslados y el vandalismo
Alejandro García Lara, director de Instrumentos del Ordenamiento Urbano de la Cedrupe, y encargado del proyecto de reubicación, precisa que en lo que respecta al sistema hidráulico presenta un nivel de deterioro del 20% La mayor parte de la tubería tiene obstruidos los ductos “Lo único que funciona es el tazón que trabaja como cisterna” Las bombas hay que evaluarlas porque están a punto de concluir su vida útil Los tazones, el fuste, la orilla de la base, la cornisa, la piedra de cantera padecen también los efectos devastadores de los años
“Es motivo de preocupación ver el deterioro de la piedra de cantera”
Con respecto a la escultura, el funcionario afirma que aparentemente está bien, aunque menciona que cuando se desmonte se va a hacer un registro fotográfico de cada una de sus partes porque será enviada al “salón de belleza” para su embellecimiento El DDF está en vías de contratar a dos o tres escultores, de los cuales no quiso revelar sus nombres
Devolver su belleza a la Diana y restituir el basamento costaría al DDF poco más de dos mil millones de pesos “Desde luego que los vale, es un símbolo de la ciudad de México”, afirma el técnico del gobierno capitalino, quien hace hincapié en que parte de la infraestructura hidráulica de la fuente Cutzamala será injertada a la Diana, para abaratar costos
Sobre la originalidad de la amazona, que entre octubre de 1974 y septiembre de 1976 fue embodegada mientras se reparaba su base, García Lara responde:
—Nosotros damos por sentado que es la original en tanto no probemos lo contrario Lo que sí sabemos es que hay tres Dianas: una en Acapulco, una en Hidalgo y otra en la ciudad de México Se dice que una más está en Ixtapan de la Sal
“Aunque se especule que la Diana de la ciudad no es la original, de todas maneras es la misma Es la que el pueblo ha identificado”
La idea de reubicar a la Diana surgió hace poco más de un año, cuando un grupo de actrices, encabezadas por Luz María Aguilar y Ana Luisa Peluffo —de quien también se dice que modeló para la escultura—, circulaban en un auto en compañía de funcionarios del DDF y al momento de cruzar Reforma, ambas comentaron al regente Manuel Camacho Solís:
—Una cosa que esta ciudad no le perdonaba a nadie es haber quitado a la Diana de la avenida más importante de la capital, símbolo del triunfo de la República
Desde entonces, el DDF empezó a estudiar la posibilidad de reubicarla Y el martes 10 hizo oficial el anuncio: la obra escultórica será instalada en el sitio que hoy ocupan las fuentes gemelas o la fuente de Cutzamala
Mejor cumpleaños no pudo tener la controvertida obra de Juan F Olaguíbel A sus 50 años volverá a lucir sus impresionantes glúteos de 52 centímetros de ancho; y los leones de Chapultepec volverán a lanzar, si bien un poco más lejos, sus rugidos eróticos, diría Vicente Leñero

Comentarios

Load More