ROCKDRIGO A SIETE AÑOS DEL SISMO: CELEBRACION Y LUTO

ROCKDRIGO A SIETE AÑOS DEL SISMO: CELEBRACION Y LUTO
Roberto Ponce
TAMPICO, TAMPS – Desde aquel l9 de septiembre de 1985 cuando murió con su compañera Francoise en la “vieja ciudad de hierro”, el DF cantado en sus canciones, Rockdrigo González crece con una leyenda que alimentan muchachos quienes acuden hasta esta ciudad a conocer su casa de Eucalipto o su tumba en el cementerio de La Trinidad, y otros más que continúan organizando homenajes en la capital mexicana, a la vez que se anuncia una cuarta grabación suya y se sabe de nuevos casettes inéditos
En recorridos a través de este puerto, Rockdrigo es recordado por sus hermanas Elsa y Genoveva (“Veva”) en su lápida bajo árboles de naranja cucha y plátano huasteco; por la madre, Angelina, en su casa de madera al estilo Nueva Orleans de la calle Eucalipto, y por el padre, Manuel González, en su astillero al borde del Pánuco

El retrato fragmenta al niño consentido y bonachón; al adolescente celoso que huyó de Tampico y de un padre estricto; finalmente, al creador que no tuvo tiempo
—Durante seis años intentamos recordarlo muerto, pero era imposible, dice Elsa, de 29 años, la hermana más cercana a Rockdrigo De todas partes tocaban a la casa, tomaban fotos y venían sus fans aquí, a llorarlo No ha sido sino hasta este último año cuando nos hicimos a la idea de que ya no está
La tumba reza dos nombres: Rodrigo Eduardo González Guzmán, “Rockdrigo” (se lee 25 de diciembre de 1949 por error, ya que nació en 1950) y el de su hermano mayor, el pequeño de casi un año “Tunguito”, segundo de cinco hijos
—Nadie en Tampico ha organizado eventos en su memoria La galería Visual 15 organizó una ofrenda el Día de Muertos de 1986 Aquí más bien lo conocieron como estudiante, pero no como artista Nunca nos han invitado a la presentación de sus discos
(Para el domingo 26, el Instituto Tamaulipeco de Cultura anuncia Hurbanistorias, con la presencia de José Agustín, Nina Galindo y Quál en Tampico)
Doña Angelina, nacida en 1917:
—Su padre era muy rígido Era su compañero y amigo ideal, pero cuando se le despegó, eso no le gustó a su papá Hasta que en 1976 se fue a México definitivamente y su padre le dio dinero para que enfilara su carrera musical
De Monterrey, nacido en 1919, el padre pasa la mayor parte del tiempo en los Astilleros Sámano, “rabiosamente marino”, entre dichos tropicales y citas de memoria de El Mío Cid, con la compañía de dos gatos y seis perros
—Lo tuvo todo y no le gustaba trabajar Era el más apegado a mí, pero en sexto año se descompuso, comenzó con la fumadera y las malas ondas Ya no lo pude enderezar Descuidó la escuela, se empezó a ir a México y un día le dije: ¿Te vas al DF? Toma 500 pesos y no regreses hasta que vuelvas hombre Le conseguí trabajos muy buenos, fáciles, y los desaprovechó En el astillero hizo lo primero que le dije no hiciera, me causó problemas con la secretaria Era muy bravo, capricornio típico
Don Manuel niega que él haya sido “su principal enemigo”
—Lo traté mal cuando andaba chueco Creo que le tocó lo mejor de mis viajes por la Huasteca Era muy inquieto, coleccionaba idolillos que encontraba en Tamuín, quería estudiar arqueología; sin embargo nunca le gustó la disciplina y se rebelaba contra la autoridad paterna
Cuando este hombre que se autonombra “el mejor constructor de embarcaciones del país” hacía el yate Gargallote para Gastón Santos, éste lo invitó a un recorrido por Estados Unidos con un cheque en blanco para gastos Don Manuel quiso llevar a Rockdrigo “pero quién sabe a dónde se había ido” Y en otra ocasión cuando le había llegado el boleto para asistir a un concurso de rock en Florida, “no se levantó”
—Lo que sí me sorprendió muchísimo fue cuando llegué al DF el 19 de septiembre y afuera de la Gayosso se juntaron las bandas de la capital, muchachos del pueblo que me decían: “Nosotros tenemos un taller de hojalatería llamado Rockdrigo González” Entonces me di cuenta de cuánto importaba para los muchachos
Angelina:
—El viejo repelaba mucho del hijo, pero lo extrañaba “¿Cuándo viene Rodrigo? ¿Ya habló?” Cuando me telefoneaba me decía “Jefa, ¿ya leíste de mí en los diarios? Pronto voy a grabar un disco” Le pregunté cuándo vendría, pues ya llevaba casi dos años fuera que no nos visitaba “Voy en septiembre”, dijo Fue premonitorio Vino, pero ya en su caja
El padre explota:
—Regresé a Tampico cansadísimo y traumado Cómo al ejército le importaban un bledo los cadáveres Al gobierno de De la Madrid no le convenía que se supiera que las víctimas eran más de diez mil y ¿sabes por qué? México está suscrito a un convenio internacional y si hay una tragedia con más de diez mil muertos, la ayuda del mundo puede entrar al país sin que el gobierno lo impida Es la historia macabra de esas cifras falsas para controlar la nación
Rockdrigo se fue a México con Mireya Escalante y tuvieron una hija: Lalena, quien hoy tiene 12 años de edad
—Paty González Ramos fue el amor de su adolescencia, afirma Elsa Mireya era su amiga Y cuando llevaba unos dos años en México conoció a la francesa Francoise, quien moriría con él
El padre considera que Francoise fue una influencia moderadora en “El Profeta del Nopal” (proyección del yo de Rockdrigo y título de su segundo disco para Pentagrama):
—Su familia era de ascendencia aristócrata En el verano de 1984 sus padres lo disciplinaron cuando estuvo en Francia, le dieron de comer bien e hizo ejercicio como lo hacía aquí en Tampico (Proceso 466)
Don Manuel indirectamente influyó en su vocación, pues tocaba huapangos en la guitarra Recuerda haber alternado con Ricardo Palmerín y Pepe Martínez “El Pescado” en El Retirito, cerca de la plaza de toros El Toreo Dice ufano:
—No creo que exista otro mejor que él en las letras de rock en México Cuando niño llevé la colección Araluce de libros clásicos que él devoró Yo no le enseñé a tocar, él aprendió solo Nunca me gustó cómo cantaba Si esas canciones las interpretaran artistas con voz y buenos arreglos podrían pegar; ahora que pienso que ya es muy difícil que trascienda, pues hay muchos grupos comerciales mediocres Cuando acababa de morir, todavía
Además de lecturas sobre psicología (carrera que dejó en la Universidad Veracruzana), Elsa menciona a Gulliver en el país de los enanos de Jonhatan Swift
—Congeníabamos mucho, cantábamos las canciones que traducía de Beatles, Rolling Stones, Jethro Tull, Donovan y Moody Blues, de quienes tenía todos sus discos En su covacha, atrás de la casa, se juntaba a tocar con sus amigos y al lado teníamos nuestro club al que llamábamos Los Tigrillos Ahí escribió: “No se admiten mujeres” y nos corría a mí a mis amigas
La madre muestra fotos de Rockdrigo cuando niño (“se parecía tanto a Tunguito que fue un regalo de la providencia”); adolescente (“le solapaba todas sus travesuras”) y tocando En su casa de la calle de Eucalipto, que sobresale por el árbol llamado “orejón”, gigante gordo en el jardín lateral, hay un altar para él
—Fue nuestro gorrioncito, así le pusimos pues le gustaba cantar, un niño muy bonito, muy alegre Le gustaba mucho jugar con armas Coleccionaba batracios No nos escribía mucho, pero iniciaba siempre con “jefa y tribu”
“La Veva” es quien mantiene la calma Psicóloga, se muestra segura: “Quedamos en que no íbamos a hacer una tragedia” Y nuevamente lleva al reportero a recorrer los lugares cercanos a la laguna de Chairel, que frecuentaba su hermano
LAS CINTAS INEDITAS
Modesto López de discos Pentagrama anuncia que para el mes próximo estará listo el cuarto elepé de Rockdrigo, No Estoy Loco, edición al cuidado de Fausto y Edgar Arrellín del grupo Quál con diez canciones
—No lo sacaremos en compacto pues son grabaciones de catálogo que no poseen alta calidad Sus otros discos no han vendido mucho, unos 400 o 500 ejemplares por mes y las ganancias van para educación, salud y vestido de su hija
—¿Qué importancia tiene Rockdrigo a siete años del sismo?
Responde Fausto:
—Rockdrigo es parte de la cultura de quienes lo conocimos Nos pertenece, queremos seguir recordándolo Lo que otros opinen no es tan importante Esta nueva colección de canciones la entregó una persona cuyo nombre pidió se mantuviera en el anonimato
Unos días antes del terremoto, Rockdrigo dio a José Xavier Navar, entonces jefe de prensa de la disquera WEA y productor del grupo Chac-Mool, cintas con 68 canciones para dos discos Recuerda Navar:
—Era desconfiadísimo, pero finalmente me dijo: “Toma, haz el primer disco por tu cuenta” Los casettes fueron “limpiados” por el ingeniero Francisco Miranda en los estudios de Polygram Había canciones de melodías idénticas, pero letras diferentes Logramos que René León, al frente de la WEA, aceptara lanzarlo
Entonces llegó el sismo Tras nunca ponerse de acuerdo con el padre de Rockdrigo, Navar guardó las cintas Hoy concede que le gustaría dar a conocer ese trabajo, con tal de que haya transparencia en el manejo de las ganancias:
—Que vayan a la hija de Rockdrigo y que nada tenga que ver su papá, pues Rockdrigo no parecía tener buena relación con él, y luego del sismo no quiso que sus canciones las distribuyera WEA, empresa que habría dado un impacto tremendo en el mercado con las cintas En cambio, Pentagrama sacó productos de mala calidad
Para Navar, Rockdrigo no tendría el mismo impacto hoy día:
—Creo que ha sido sobrevalorado Lo conocen en el tianguis del Chopo, pero ¿quién sabe de su trabajo en otros sectores del DF y en la república? El rock no se circunscribe al Chopo
El sábado 19, los chavos y fans se reunieron en el lugar que ocupó el edificio de Bruselas donde vivían Rockdrigo y Francoise, mismo que habitaron los actores del Teatro Frederik
A siete años de distancia, es notorio que el creador de Metro Balderas no ha muerto del todo

Comentarios