STEUNAM: Sin huelga y dividido

STEUNAM: SIN HUELGA Y DIVIDIDO
Al rehusarse a ir a la huelga y aceptar tan sólo el 5 5 por ciento de aumento salarial, cuando había anunciado públicamente que no daría marcha atrás en su intento de obtener un incremento no menor al 26 por ciento, el Sindicato de Trabajadores y empleados de la Universidad Nacional Autónoma de México entró, desde la madrugada del día primero, en una crisis que amenaza debilitarlo
Con la aceptación del pequeño incremento, el STEUNAM —considerado como el sindicato independiente más fuerte en el país— se debilitó también ante otras organizaciones sindicales universitarias
La incongruencia entre las declaraciones radicales y los hechos de los dirigentes del STEUNAM, ha afectado además las negociaciones sindicales emprendidas en otras casas de estudio, cuyas autoridades siguen la misma línea del rector de la UNAM, doctor Guillermo Soberón Acevedo, para rechazar las mejorías laborales demandadas

En la última semana se declararon en huelga los trabajadores de las universidades de Durango, Zacatecas, Guerrero, Puebla, Veracruz y Tlaxcala Todo estos paros han sido calificados de ilegales por las autoridades universitarias, las cuales —excepto las de Puebla y Guerrero— reclaman que se legisle de inmediato sobre el proyecto del rector de la UNAM para crear el apartado “C” del artículo 123 que busca regular las relaciones laborales entre las universidades y sus trabajadores
Este reclamo se hizo más fuerte en los últimos días al conocerse la intención de los sindicatos de la Universidad Autónoma Metropolitana, del Colegio de Bachilleres y de varias dependencias del Instituto Politécnico Nacional de emplazar a huelga a estas instituciones en demanda de mayores prestaciones El mencionado proyecto, que fue discutido por la comunidad universitaria del país en siete audiencias públicas encabezadas por el secretario de Gobernación, Mario Moya Palencia y por el procurador general, Pedro Ojeda Paullada, se encuentra en proceso de elaboración informal para ser enviado por el Presidente al Congreso de la Unión
Este proyecto ha sido combatido duramente por el STEUNAM y por la Federación de Sindicatos de Trabajadores Universitarios, que agrupa a 22 organizaciones Tanto el STEUNAM como la FSTU han calificado de reaccionario el proyecto y afirman que irán a la huelga en caso de que sea enviado a las cámaras
Sin embargo, por la crisis que vive el STEUNAM, se duda ahora que se pueda frenar la creación de dicho apartado
Los dirigentes de este sindicato han derivado su atención al problema interno que viven y que es provocado por la inconformidad de una gran parte de los aproximadamente 15 mil trabajadores respecto a las mejorías logradas con la firma del convenio colectivo de trabajo Los disidentes del actual comité ejecutivo del STEUNAM, encabezado por Evaristo Pérez Arreola, iniciaron acciones formales para desconocerlo Los inconformes, capitaneados por Alberto Moreno, delegado de los trabajadores de Medicina, se han quejado de que el STEUNAM es manejado a trasmano, junto con otros sindicatos universitarios, por el Partido Comunista
Afirman que el PC provoca conflictos dentro de las universidades para lograr posiciones políticas Esta tesis es apoyada por el rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Luis E Todd, quien ha demandado que se le dé registro oficial al Partido Comunista para que salga de las universidades a donde se le ha obligado a actuar por falta de reconocimiento
Todd se ha distinguido como la cabeza de un grupo de rectores de provincia que se oponen a la propuesta del rector de la UNAM para crear el apartado “C” del Artículo 123 Este grupo de rectores afirma, en contra de Soberón, que la crisis que viven las universidades no es ocasionada por los conflictos laborales, sino por otras muchas situaciones que han convertido a las instituciones de educación superior del país, en centros de poder político
Sin que hasta el momento nadie apoye oficialmente sus propuestas, los rectores disidentes de Soberón demandan que se realice una reunión nacional en la que participen representantes estudiantiles, sindicales y los rectores, a fin de solucionar a fondo los problemas que vive la universidad
En esta gran reunión —afirma Todd— se deberá discutir, entre otras cosas, el aspecto laboral, nuevos planes de estudio que eviten, como sucede actualmente, que la universidad sólo forme profesionales para el desempleo y la creación de una subsecretaría de la educación superior que, integrada a la Secretaría de Educación Pública, unifique planes de enseñanza y dicte cuáles deben ser los subsidios que se destinen a las universidades Esta subsecretaría estaría dirigida por un consejo de rectores
El rector de la UANL, como otros, se ha quejado de que si se legisla el proyecto de Soberón, sólo se resolverá parcialmente el problema laboral, ya que para su elaboración no fue consultado ninguno de los rectores integrantes de la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior (ANUIES)
Esta ha sido calificada como un organismo burocrático que sólo sirve para realizar reuniones en las que se llega a acuerdos que nadie aplica
Pese a estas quejas y señalamientos en contra, el rector de la UNAM insiste en que los problemas laborales han sumido en una crisis al sistema universitario y afirma que de no ponérseles coto a las acciones de los sindicatos, se llegará indefectiblemente al desquiciamiento de la educación superior La única forma que existe para solucionar el problema —agrega— es la aprobación del apartado “C”

Comentarios