Hubo un “Salón Secreto” en el antiguo Museo Nacional

Hubo un “Salón Secreto” en el antiguo Museo Nacional
El culto al falo de los antiguos mexicanos, hecho a un lado por la antropología actual
Gerardo Ochoa Sandy
El culto al falo ocupó un lugar innegable en las civilizaciones prehispánicas Sin embargo, no ha sido incorporado a la lectura general que se hace de aquella época Las crónicas se refieren a él como la causa y solución de los males de amor femenino Los códices plasman su figura y establecen lo mismo el amor de los humanos que el de la divinidad Las estatuillas lo exhiben en toda su altivez En los templos, o al aire libre, es decir ante los ojos de los dioses o de la comunidad, se le adoró

Hoy incluso se acepta la existencia de prácticas de la antropofagia y el ritual de los sacrificios humanos, pero no de la vida sexual de los antiguos mexicanos La difusión al público que ofrecen los estudios antropológicos de otras culturas, establecen las relaciones entre fertilidad, muerte y sexualidad En la idea colectiva sobre Mesoamérica, el culto al falo se disocia de Tláloc y la piedra de sacrificios
En los años 20 hubo un intento de rescate: en lo que fue el Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía existió el llamado Salón Secreto
El destino de ese acervo, por cierto, se desconoce
Debido a la falta de una investigación sistemática que documente su presencia en Mesoamérica, es difícil establecer con rigor los alcances del falo en la culturas de aquella época Los especialistas lo asocian a la fertilidad Pero más de una señal indican otros rumbos
El falo fue partícipe no disimulado de la idea del amor y de la sexualidad de los antiguos La sexualidad no se concibió solamente como metáfora de la fertilidad sino también se le reglamentó para lograr la estabilidad social, el control de las enfermedades, la mejora de la raza, el cultivo de la casta
Los conquistadores realizaron una labor de poda El culto al falo fue combatido con la cruz por considerársele satánico La destrucción material y el silencio, el moralismo y el desdén, lo han aislado de la interpretación global de la cultura y la civilización
Pues hay dos procedimientos más por medio de los cuales ha sido minado el contenido del culto al falo: el sincretismo cultural y la metodología El sincretismo originó una nueva raza, una nueva cultura, una nueva idea de mundo Pero el sincretismo también dificulta comprender lo que fue la cultura prehispánica en aspectos habitualmente molestos para la moral, como no dificulta la comprensión de la cultura española Y la metodología, a la vez que indaga, adecúa, y excluye
En eso coinciden también los especialistas
La Revolución Mexicana edificó una noción del ser nacional que omitió también la presencia del falo Arnold Toynbee escribió que los intelectuales mexicanos adoptaron “una imagen idealizada de la civilización local precolombina como herencia nacional () Con todo, el campesino mexicano actual ha olvidado su pasado precolombino () Los campesinos mexicanos casi no se dan cuenta de que sus antepasados no fueron siempre católicos, apostólicos y romanos ()”
James Frazer, en La rama dorada, con el caso de José Vasconcelos, ilustra la incomprensión frente al culto al falo en la época precolombina El educador mexicano había descalificado la devoción fálica de los mayas por considerarla un ejemplo del ocaso de su civilización Cita un pasaje de la Estética de Vasconcelos el filósofo de la religión irlandés:
“Huérfana de vates y de reformadores espirituales, se deja llevar de la sensualidad sin fuerza y rápidamente se desintegra sin honra y sin historia, levantando por mausoleo la calzada de los falos gigantescos Allí donde el egipcio ponía la valla de las esfinges misteriosas a la entrada de los grandes templos, el maya levantó el símbolo de la generación, simplemente humana y no como sostén de un futuro, sino como emblema del estéril placer vicioso”
En el Quinto Centenario, nadie se acordó del falo
Proceso solicitó al INAH acceder a las bodegas del Museo Nacional de Antropología para el recuento de piezas fálicas Le fue negado Existe la posibilidad de que se realice un inventario con las piezas fálicas de los distintos museos de la república para una exposición del arte erótico prehispánico
Por principio, la raíz de falo
El vocablo es de origen griego, phallós y alude, desde el siglo XVII hasta la fecha, al miembro viril, según Martín Alonso en la Enciclopedia del idioma Falo o miembro viril, príapo, méntula, pudendo, glande, verga, cipote, bálano, pene, de acuerdo con el Diccionario español de sinónimos y antónimos de Federico Carlos Sainz de Robles
Además de todo de una legión de coloquialismos
Al falo dedicó un catálogo Ramón Mena, en 1926
EL SALON SECRETO
Ramón Mena, conservador del Departamento de Arqueología, publicó en la década de los 20 Catálogo del salón secreto (Culto al falo), impreso por el Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, que tuvo su sede en Moneda 13, donde hoy se encuentra el Museo Nacional de las Culturas Mena separó de las colecciones del Departamento de Arqueología del Museo Nacional “aquellos ejemplares absolutamente fálicos () de todos los grupos raciales del país”
Luis Castillo Ledón, director del Departamento, facilitó la creación del Gabinete Secreto, por supuesto cerrado al público En el Catálogo, Mena registró 35 objetos de piedra, 81 objetos de arcilla cocida, 8 fotografías de danzas o códices o figurillas y 18 láminas que registran dibujos en muros Las culturas: nahua, huasteca, totonaca, tarasca, zapoteca, maya, quiché
Explicó Mena que el culto al falo se remonta a los quichés, “constructores de Na-chan, Utatlan o Palenque, según la designación hispana Ahí alcanzó refinamientos que trascendieron al arte”
Para los pueblos primitivos del Pacífico, “fuerza creadora antojósoles el falo humano, digno de veneración y culto” A los tarascos, “la observación constante (del falo) condújolos a la deificación inmediata”
Es probable que de Palenque lo retomaran los mayas en el suroriente de la hoy República a comienzos de la nueva era Tal vez “el sistema de palacios y de templos obedezca a simbolismo fálico” Los totonacos y los cuextecas practicaron el culto también Y entre los huastecas se dio la simbiosis entre el falo y la deidad del fuego
Los nahuas —Mena se refiere con ese término a las culturas tolteca y azteca— adquirieron el culto por contagio, lo introdujeron a su panteón, lo incorporaron a su cosmogonía Eran castos, dice Mena Pero el trato con los tarascos, los totonacos y los huastecos, “pudo arrojarlos al desenfreno y a la misma sodomía “¿No dice de los segundos Bernal Díaz del Castillo que eran `grandes putos’?”
Paul Westheim, en Ideas fundamentales del arte prehispánico en México (Era, 1972), recuerda justamente el culto fálico de los huastecas “La reforma religiosa de Quetzalcóalt —escribió— que recurría ayuno y autosacrificios para levantar la moral sexual y, en general, el nivel moral de la vida, puede considerarse como un movimiento de protesta contra el `culto fálico y las deidades femeninas conectadas con la vida sexual’ Paul Kirchhoff (Mayas y olmecas), escribe: `La abstensión sexual de los sacerdotes fue precisamente una reacción contra la importancia religiosa del sexo’ El culto fálico se basa en la idea de que también al sexo hay que considerarlo como una fuerza de la naturaleza y, como tal, de origen divino Entre los demás pueblos del litoral del Golfo, los olmecas y los totonacas, el falo era igualmente objeto de devoción religiosa Pero, según Meade, los huastecas `sin duda eran los exponentes más notables del culto fálico'”
En distintas culturas, las estatuas y los pequeños falos de arcilla cocida registran la práctica de la circuncisión y el tatuaje del miembro con fines decorativos por parte de los tarascos, nahuas, mixtecos, mayas y quichés El rito Motepuliso establece la presencia de la sífilis en la región Los enfermos de buba, sarna o la podredumbre del miembro sajándose el pene por virtud o para causarse impotencia
Los nahuas emplearon los vocablos “chile” para referirse al miembro en general, “pito” para el miembro de los niños no circundidados, y “pájaro” también para el miembro de los niños, circundidado o no Y deificaron a “los más lascivos animales, el mono y el coyote, entre otros”
Con todo, tal parece que Mena canceló la posibilidad de altos grados de refinamientos erótico “Todavía los indígenas de Xacala, estado de Hidalgo, cuando fornican, introducen el pene, y atraen fuertemente a la mujer permaneciendo en tal actitud hasta que eyaculan, y a esto llaman descargar Tal como lo hacen el caballo y el asno”
Los mayas adoraron también al falo
A principios de siglo, en el Museo Arqueológico de Mérida, había dos falos de roca de 2 metros de alto por 60 cm a 1 metro de ancho, circunsisos, originarios del Sur, Xul, Zayi, según el testimonio de su entonces director, Luis Rosado Vega Esos falos se localizaban anteriormente en el centro del patio de la Casa de las Monjas
Cerca de ahí, por los edificios Vieja y Gobernador, había falos más pequeños Vega informó a Mena que en Chichén Viejo había falos empotrados en los muros En un edificio al norte de la Casa de las Monjas, exhibe el relieve de mujeres con las piernas abiertas En Monte Alban, Oaxaca, hay un relieve similar
Con base en Mena, tres “dioses de la carnalidad”:
1) Tlazoltéotl, dios-diosa de la lujuria, siendo su invocación Chicomecóatl, diosa de la generación del maíz, o Ixcuina, en su parte hembra
2) Atlatonan o Toci, deidad de las parturientas
3) Xipe-totec, dios “eminentemente” fálico, adorado en la costa del Pacífico: Nayarit, Colima, Jalisco y Michoacán; en la Tzapoteca y parte de la Mixteca Lo describe así: “El dios figura desnudo, con tocado cónico y tiene báculo, que es un falo erecto o un bastón coronado por un glande En las figuras muy primitivas de las culturas del Pacífico, el bastón es cónico y a veces por ambas extremidades, semejando un falo desollado”
Noemí Quezada, en Amor y magia amorosa entre los aztecas (UNAM, 1989), habla sobre todo, además de Tlazoltéotl, de dos divinidades más:
1- Xochipilli, dios de las flores y del amor, el joven dios Sol, dios de la fertilidad y la procreación De él depende la vegetación y las plantas alimenticias Lo definen la fertilidad y el amor Se le identifica con Piltzintecuhtli, el producto de la primera relación sexual
2- Xochiquétzal, la diosa de las flores y el amor Ella practica el primer acto sexual y el primer parto Creadora de la humanidad e intermediaria entre los dioses
A veces Mena, según los especialistas, retuerce la interpretación Dos ejemplos De Tlaloc, dice: “Dios de la lluvia, es por su nombre mismo, líquido de la tierra (fecundador de la tierra): octli, bebida, licor; tlalli, la tierra” Y a una figurilla huaxteca de 58 cm de alto, hecha con silicato de cal, que representa a un labriego con una vara hundida en la tierra, le atribuye el título de El masturbador
Existe un falo del postclásico Mide 156 centímetros de alto por 30 de ancho El INAH lo prestó para la exposición de París Es el falo de Yahualica, al cual se le rindió culto hasta en 1890, en Huejutla, Hidalgo Ese año fue retirado de la plaza central en el municipio de Yahualica, para incorporarlo al Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía
Sólo unos ejemplos de los códices: En el Borgia (planos 8 y 13) figuran Xochiquétzal y Xochipilli, dos de las divinidades carnales En el Plano 12, Tlazoltéotl aparece acompañada de Océlotl (jaguar), su animal simbólico
En el Plano 13 del Borbónicus se representa a Tlazoltéotl revestida con la piel de la virgen sacrificada En el Plano 30 está rodeada por huastecos fálicos, partera y curanderos En el Magliabecchiano Xochipilli es llevada en procesión el día de su fiesta; en su cuerpo se perciben las marcas que han dejado las enfermedades sexuales Y en el Dresden se registra la fusión carnal entre lo humano y lo divino
QUETZALCOATL Y GUADALUPE
Al menos dos lecturas de Quetzalcóatl y Guadalupe incorporan elementos de corte sexual La de Quetzalcóatl la ofrece Jorge Carrión en Mito y magia del mexicano (Porrúa, 1952) La de Guadalupe la recoge Roger Bartra en La jaula de la melancolía (Grijalbo, 1987)
Quetzalcóatl, dado a luz entre los toltecas alrededor del mil d C, alcanzó más tarde a los aztecas Carrión, en Mito y magia lo definió, a contracorriente de la tesis más difundida, como la antítesis de la Virgen de Guadalupe, en el “profundo contenido psicológico”
Explicó además su carácter dual Escribió: “Por un lado, la serpiente es atributo viril, fecundo, engendrador () pero por otro lado, la serpiente es también en Quetzalcóatl, igual que sus plumas, la explicación condensada del mito de su procedencia virginal () Así la serpiente de Quetzalcóatl condensa los atributos significativos masculinos y del sexo opuesto en un solo objeto La serpiente emplumada, de acuerdo con las múltiples variantes de posición que adopta su elástico cuerpo, reúne en sí los dos símbolos, hembra y macho Sobre el círculo de la femineidad, arquetipo ovular, formado por el cuerpo de la serpiente, se yergue el signo masculino, alerta y móvil, formado por el resto de la serpiente y su cabeza”
Roger Bartra encuentra entre la Malinche y la Virgen de Guadalupe dos encarnaciones de un mismo mito original que fundan el arquetipo de la mujer mexicana Bartra lamenta que Jacques Lafaye, en Quetzalcóatl y Guadalupe (FCE, 1977), evite los aspectos eróticos del mito Celebra por lo contrario que en El guadalupanismo mexicano, Francisco de la Maza exhorte a los freudianos “a explicar el recurso a la madre de Dios para obtener misericordia”
EL TOUEYO, LA RAZA
La Historia General de las Cosas de la Nueva España de Bernardino de Sahagún es un texto fundamental para la comprensión de la época prehispánica, y también para las costumbres sexuales En el Libro III, Capítulo V, “De otro embuste que hizo aquél nigromántico llamado Titlacauan”, se narra la historia de un amor a primera vista Este es el testimonio de Sahagún según la versión de Angel María Garibay (Porrúa Sépan Cuantos) —existe otra, de Alfredo López Austin (CNCA 100 de México)—:
1- Otro embuste hizo el dicho Titlacauan, el cual se volvió y pareció como un indio forastero, que se llama toueyo, desnudo todo el cuerpo como solían andar aquellos de su generación, el cual andaba vendiendo ají verde, y se asentó en el mercado delante del palacio
2- Y el Huémac, que era señor de los toltecas en lo temporal, porque el dicho Quetzalcóatl era como sacerdote y no tenía hijos, tenía una hija muy hermosa y por la hermosura codiciábanla y deseábanla los dichos toltecas para casarse con ella; y el dicho Huémac no se la quiso dar a los dichos toltecas
3- Y la dicha hija del señor Huémac miró hacia el tiánquez y vio al dicho toueyo desnudo, y el miembro genital, y después de lo haber visto la dicha hija entróse en palacio y antojósele el miembro de aquél toueyo, de que luego comenzó a estar muy mala por el amor de aquello que vio; hinchósele todo el cuerpo, y el dicho señor Huémac supo cómo estaba muy mala la hija, y preguntó a las mujeres que guardaban la hija: ¿Qué mal tiene mi hija?, ¿qué enfermedad es ésta, que se le ha hinchado todo el cuerpo?
4- Y le respondieron las mujeres diciendo: Señor, de esta enfermedad fue la causa y ocasión el indio toueyo, que andaba desnudo y vuestra hija vio y miró el miembro genital de aquel toueyo, y está mala de amores
El Huemac (pasajes 5 a 8) diera con el toueyo y ya ante él, le dijo:
9- () Vos antojásteis a mi hija, vos la habéis de sanar ()
Y el toueyo (10 y 11), luego de poner algunos reparos, “durmió con la dicha hija” y pasó a ser yerno de Huémac
En el Libro I, Capítulo XII, Sahagún llama a Tlazolteótl, la diosa de la carnalidad, “otra Venus” Tlazoltéolt se llamaba también Ixcuina, debido a que eran cuatro hermanas: Tiacapan, Teicu, Tlaco y Xucotzin “En los nombres bien significa a todas las mujeres que son aptas para el acto carnal”
Tlazoltéotl recibirá otro nombre más: Tlaelquani, “comedora de cosas sucias” “Según decían, las mujeres y hombres carnales confesaban sus pecados a estas diosas, cuanto quiera que fuesen torpes y sucios, que ellas los perdonaban”
Diosa múltiple, en verdad Y poderosa: estimulaba al “pecado”, y luego eximía de él Escribe Sahagún (pasaje 4): “También decían que esta diosa, o diosas, tenían el poder para provocar la lujuria y para inspirar cosas carnales, y para favorecer los torpes amores; y después de hechos los pecados decían que tenían también poder para perdonarlos, y limpiar de ellos perdonándolos, si los confesaban a los sus sátrapas, que eran los adivinos que tenían los libros de las adivinanzas y de las venturas de los que nacen, y de las hechicerías y de los agüeros, y de las tradiciones de los antiguos que vinieron de mano en mano hasta ellos”
Un pasaje más, del Libro VI, Capítulo XXI, Sahagún registra por qué a los aztecas les preocupaba moderar el deseo sexual
18- Nota, hijo mío, lo que te digo, mira que el mundo ya tiene este estilo de engendrar y multiplicar, y para esta generación y multiplicación ordenó dios que una mujer usase de un varón, y un varón de una mujer; pero esto conviene se haga con templanza y con discreción; no te arrojes a la mujer como el perro se arroja a lo que ha de comer, no te hagas a la manera de perro en comer y tragar lo que le dan, dándote a las mujeres antes de tiempo; aunque tengas apetito de mujer resístete, resiste a tu corazón hasta que ya seas hombre perfecto y recio, mira que el maguey si lo abren de pequeño para quitarle la miel, ni tiene sustancia ni da miel, sino piérdese ()
20- De esta manera debes hacer tú, que antes que llegues a mujer crezcas y te embarnezcas, y seas perfecto hombre, y entonces estarás hábil para el casamiento y engendrarás hijos de buena estatura y recios, y ligeros y hermosos y de buenos rostros, y tú serás recio y hábil para el trabajo corporal, y serás ligero, recio y diligente; y si por ventura destempladamente y antes de tiempo te dieres al deleite carnal, en este caso, dijéronnos nuestros antepasados que el que se arroja así al deleite carnal queda desmedrado, nunca es perfecto hombre y anda descolorido y desainado
20- Así te hará tu mujer, que como estás ya seco y acabado, y no tienes qué darle, le dices no puedo más; aborrécete ha, porque no satisfaces a su deseo, y buscará otro porque tú ya estás agotado, y aunque no tenía tal pensamiento por la falta que en ti halló hacerte a adulterio, y esto porque tú te destruiste, dándote a mujeres y antes de tiempo te acabastes
Sahagún da un ejemplo final
Dos ancianas incurrieron en adulterio Sus maridos eran igual de viejos que ellas Sus amantes: unos mancebillos El señor Nezahualcoyotzin les preguntó si a su edad todavía tenían “deseo de deleite carnal” Ellas respondieron:
“Vosotros los hombres cesáis de viejos de querer la delectación carnal, por haber frecuentádola en la juventud, porque se acaba la potencia y la simiente humana; pero nosotros las mujeres nunca nos hartamos, ni nos enfadamos de esta obra, porque es nuestro cuerpo como una sima y como una barranca honda que nunca se hinche, recibe todo cuanto le hechan y desea más y demanda más, y si esto no hacemos no tenemos vida Esto te digo, hijo mío, para que vivas recatado y con discreción, y que vayas poco, y no te des prisa en este negocio tan feo y perjudicial”

Comentarios