Dos momentos del tiempo mexicano

Dos momentos del tiempo mexicano
Pablo Latapí
Probablemente 1976 no pase a la historia como otro 1968 Y sin embargo, los últimos meses transcurridos significan en la conciencia nacional frustraciones tan hondas como las de hace ocho años y marcarán sin duda otra etapa en la historia de la República
Sin el dramatismo del movimiento estudiantil y sin las confrontaciones violentas de entonces, se advierten en este fin de régimen tres elementos muy semejantes a los que constituyeron la crisis del 68: la decepción por el modelo de desarrollo económico, la pérdida de la confianza en el gobierno y la ausencia de alternativas debido a la imposibilidad de participar
No obstante las muchas diferencias, 1976 recuerda y en cierta forma revive el 68 La frustración silenciosa de hoy se articula con la irritación pública de ayer Y ambos momentos de este azaroso tiempo mexicano atestiguan el serio deterioro en que ha incurrido el régimen político del país
En 1968 las clases medias denunciaban la inadecuación del desarrollo económico para las necesidades nacionales, principalmente por la insuficiencia de empleo que afectaba sus intereses Hoy es la masa de la población la que ha quedado convencida, mediante el argumento emocional muy efectivo de las devaluaciones, del fracaso de nuestra política económica En 1968 la negativa de las autoridades al diálogo amplificó el ámbito del conflicto y causó una profunda escisión entre gobernantes y gobernados Hoy ha cundido la desconfianza debido a lo errático y contradictorio de muchas conductas gubernamentales, el auge de la corrupción y a un estilo de gobierno excesivamente personalizado En 1968 se exigía mayor participación cívica y había la esperanza de que se superara la rigidez del monopartidismo oficial Hoy se ha reafirmado la antigua rigidez y el propio régimen está comprobando que de poco sirve ganar aplastantemente las elecciones si han desaparecido prácticamente los partidos políticos
Hay una correspondencia inevitable entre la falta de caminos legales de expresión política y la escala de conflictos sociales y de violencia que el país está viviendo No existiendo órganos adecuados para la negociación racional de los intereses y siendo cada vez más evidente la incapacidad del estado de satisfacer todas las demandas, muchos grupos no han dudado en llegar a la confrontación violenta para defender sus intereses Es la imposibilidad de una participación real por medios civilizados lo que nos ha llevado a un peligroso estado de violencia latente
Es importante captar las semejanzas entre ambas fechas, pero más lo es comprender que los problemas del presente derivan en gran parte de la falta de soluciones a los del pasado A la incapacidad del gobierno anterior para entender lo que sucedía, se ha seguido, en el actual, la acción impulsiva, el reformismo insuficiente y la persistencia en el modelo tradicional de control político La “apertura” proclamada, si bien sirvió al desahogo verbal de la disidencia, no llegó a ser reconocimiento de un pluralismo efectivo en la participación del poder
La actual administración interpretó el 68 como un problema de política inmediata De diversas maneras nulificó a los líderes, intervino en las organizaciones estudiantiles y atrajo a los intelectuales Pero las causas de fondo del descontento social siguieron vigentes a lo largo del sexenio Aunque hoy no haya protestas organizadas ni intelectuales o estudiantes que las encabecen, los procesos sociales y políticos que entonces se denunciaron van evidenciando su persistente continuidad
Es de desear que el siguiente gobierno comprenda la verdadera naturaleza de la actual crisis y procure resolverla empezando por sus causas Recuperar la confianza no se logrará mediante declaraciones, sino procurando mayor consistencia entre lo que se dice y lo que se hace Tampoco se podrá acabar con los rumores declarando “malos mexicanos” a quienes los propalan, sino dando información confiable y favoreciendo la crítica pública Ni se consolidará la necesaria base de apoyo político mediante las tradicionales verbenas priístas, sino asegurando el respeto al evidente pluralismo que existe en la sociedad mexicana
En lo económico y en lo político el conflicto de hace 8 años indicó con claridad el rumbo de las auténticas soluciones Importa comprender que la frustración de hoy tiene mucho que ver con la decepción de ayer

Comentarios

Load More