GRABADOS, DIBUJOS Y PINTURAS DE CARLA RIPPEY

GRABADOS, DIBUJOS Y PINTURAS DE CARLA RIPPEY
Raquel Tibol
Un catálogo bellamente diseñado por Magda González Villarreal, muy bien impreso, y con dos buenos textos alusivos de Teresa del Conde y Jorge Alberto Manrique, acompaña la exposición de Carla Rippey en el Museo de Arte Moderno, titulada con una frase de Antonin Artaud: El sueño que come al sueño, integrada por 33 dibujos, 22 grabados y 10 óleos
Notable dibujante y grabadora, Carla Rippey (Kansas City, Estados Unidos, 21 de mayo de 1950, residente en México desde 1973) Aquí, en dos décadas, ha tenido una actividad múltiple como creadora, maestra (de 1980 a 1985 dirigió el taller de grabado de la Facultad de Artes plásticas de la Universidad Veracruzana en Jalapa) e integrante de grupos (primero en el Molino de Santo Domingo y después en el experimental Peyote y la Compañía, que dirigido por Adolfo Patiño siguió en México las huellas de Joseph Beuys y Andy Warhol)

Carla Rippey es esencialmente una artista gráfica Se desempeña con mucho acierto, propiedad e inventiva en el dibujo y la estampa Su dominio técnico le permite expresarse con mucha elocuencia y conciencia de estilo, estilo que depende de su estrecha relación con la fotografía, usada como primera versión de imágenes que sufrirán modificaciones, despojos, acumulaciones, combinaciones Fotografías familiares, fotografías de obras de arte, fotografías reproducidas en libros y revistas
La mano, el ojo, el impulso corporal, el ritmo en las sucesivas corporificaciones de ideas visuales, funciona de otra manera si el artista se entrega a la incisión en la placa (Carla Rippey las usa de acrílico), al dibujo sobre papel (con grafito solo, grafito con prismacolor o con imágenes transferidas por frotación), o a la pintura sobre tela Técnica y artísticamente el flanco débil de Carla Rippey es la pintura, especialmente cuando ella aspira a que sea algo más que dibujo iluminado
Claro ejemplo de sus deficiencias en lo pictórico es el homenaje a Frida Kahlo (1990), políptico vertical inspirado en La muerte de Dorothy Hale, óleo pintado por Frida en Nueva York en 1938 y que Rippey tituló La infinita caída Las medidas del cuadro original (604 x 486 cm) han sido modificadas (165 x 40 cms) no sólo para hacer más alta la Hampshire House, de cuyo piso más alto se arrojó la bella y joven mujer el 21 de octubre de 1938, enfundada en un vestido de más de 500 dólares Carla Rippey no sólo agregó pisos sino exceso de narrativa y demasiados trazos pictóricos decorativos No copia el cuadro de Frida, sino que cuenta la misma historia de otra manera En el cuadro de Frida la caída sí es infinita porque el cielo parece arrebatar a la mujer y cobijarla en su trágico descendimiento Y dado que el vestido fue como un mensaje en clave de la suicida, Frida lo privilegió acomodándolo elegantemente sobre el cuerpo que yace en la acera sin pizca de melodrama El cielo está por todos lados y hay menos sangre escurriendo del personaje que en la parte inferior del grueso marco También Carla Rippey sale con los colores de la tela al marco, pero lo hace pesadamente, en éste y en otros cuadros Pesada y poco feliz pictóricamente es la figura de la bailarina con la cual Rippey pretende evocar el tiempo en que Dorothy Hale fue corista en la compañía de Ziegfeld
Como otros artistas gráficos contemporáneos, Carla Rippey aprovecha motivos que repite en varias obras de manera diferente Este legítimo recurso se da con mucha frecuencia en las estampas, pero también en los dibujos Los botes a vela, muy semejantes a los que se usan cerca de las costas en mares de Asia, han sido utilizados tanto en Prudencia (grafito de 1991, díptico de 52 x 340 cms) como en el soberbio políptico Esclavos del sueño (grafito de 1992-1993) compuesto por 16 episodios de 70 x 70 cms En el quinto episodio se repiten las frágiles barcas, soñadas por una figura que parece sustraída de una ilustración romántica decimonónica Quizás en este políptico el tema de los sueños eróticos, frecuente en la obra de Rippey, alcanza un nivel de lirismo y de gracia muy superiores
Las repeticiones se dan con mayor frecuencia en las estampas, donde las mismas placas son combinadas de manera diversa Los cambios son casi siempre de carácter decorativo, que la artista usa con gracia y discretamente, sin traicionar un rigor formal, que hace denominador común en dibujos y grabados

Comentarios