En Africa, ocaso blanco

En Africa, ocaso blanco
Francisco Fe Alvarez
Los dos únicos países de “blancos” que quedan en Africa, como vestigio de las últimas aventuras de conquistas coloniales, plantean de nuevo la interrogante: ¿qué derecho conserva el descendiente del conquistador sobre la tierra que ocupa y respecto a los primitivos habitantes y poseedores de ese territorio?
En este caso específico de Rodesia y la Unión Sudafricana, los blancos descendientes de ingleses y holandeses —que se repartieron los terrenos tribales de decenas de sociedades indígenas que poseían un desarrollo cultural diferente—, construyeron dos naciones de acuerdo al sistema llamado “occidental” y trasplantaron su cultura a generaciones de autóctonos, hasta imbuir en ellas todas las ideologías que hoy conforman nuestro mundo Llegado el momento, los europeos, como minoría, tuvieron que recurrir a la fuerza para mantener una superioridad que se iba esfumando rápidamente
¿Qué derechos da la fuerza de una cultura superior para seguir indefinidamente con su imposición? O más bien, ¿cuáles son los derechos que resultan aceptables cuando esa fuerza de la cultura se diluye en una igualdad de derechos, surgida precisamente de aquella misma cultura que una vez se impuso?
De acuerdo con las leyes de la democracia que, más o menos, existen actualmente en Occidente, las mayorías negras de Rodesia y Sudáfrica tienen ahora toda la razón política para llegar al poder, puesto que, entre otros requerimientos de esa razón, poseen ya una igualdad cultural y conocimientos apropiados para que el gobierno les pertenezca Es la teoría del “paso de la minoría de edad a la mayoría autogobernable”, que como teoría puede ser aceptable
Pero, ¿y en la práctica? Si queremos ser justos, no podemos aceptar que la mayoría vaya a utilizar idénticos métodos a los usados en su contra por los que hoy son minoritarios, cuando dichos sistemas ya fueron condenados una y otra vez al ser utilizados por los gobernantes blancos Ese es el temor de Ian Smith y de John Vorster, y la causa de su resistencia a doblegarse ante una realidad que día con día se amplía, se profundiza y se acerca a su cumplimiento
Dicho con otras palabras: ¿qué derechos poseerá la minoría blanca cuando la mayoría negra entre en posesión de todos los suyos?
Debido a las dificultades de hallar un justo medio en cuestión tan complicada (complejo por todo el enredo y toda la maraña de las supuestas leyes democráticas), parece casi imposible que en conferencias internacionales, o mediante la intervención mediadora de terceros países, se puedan lograr soluciones que satisfagan a las dos partes
Hace por lo menos seis generaciones que los blancos han ocupado y gobernado estos dos países y, en justicia, debemos aceptar que tienen algunos derechos para seguir viviendo en ellos, aunque se les desposea del gobierno ¿Entienden y aceptan esto, plenamente, los líderes negros que están luchando por el poder? ¿Tendrán una actitud revanchista y hostil cuando les llegue el momento de gobernar?
En estos momentos es posible todavía, al menos en lo que respecto a Rodesia, lograr una transición pacífica del poder y es lo que se está buscando en Ginebra; Vorster podría seguir los mismos pasos si se llega a un acuerdo, aun imperfecto, entre los rodesianos De lo contrario será la guerra aquella que recupere los derechos para la mayoría sometida, pero, indudablemente, con el naufragio de los pocos que pudiera conservar, en justicia, la minoría que hasta hoy dominó

Comentarios

Load More