HARP HELU Y SUS SECUESTRADORES COINCIDEN: LA INTERVENCION DE EMPRESAS ASEGURADORAS PONE EN PELIGRO LA VIDA DEL PLAGIADO

HARP HELU Y SUS SECUESTRADORES COINCIDEN: LA INTERVENCION DE EMPRESAS ASEGURADORAS PONE EN PELIGRO LA VIDA DEL PLAGIADO
Rodrigo Vera
Luego de un mes de haber secuestrado al banquero Alfredo Harp Helú, presidente del Grupo Financiero Banamex-Accival, los captores hicieron públicas el martes 12 sus amenazas de matarlo en caso de que no se les pague el rescate
Al igual que en los secuestros de otros destacados hombres de negocios, en los que los plagiarios han divulgado sus amenazas a través de los medios de comunicación, en este caso se valieron de la agencia de noticias AFP y de dos diarios para dar a conocer una carta dirigida a los directivos de Banamex, y otra, manuscrita, en la que Harp Helú pide que se cumplan las condiciones de sus captores

En la primera, los plagiarios advierten que están “decididos” a ejecutar al banquero Y amenazan: “Si no pagan el rescate comprobarán su equivocación y sólo nos creerán —demasiado tarde ya— cuando tengan el cadáver frente a ustedes”
Harp Helú implora que “paguen el rescate”, ya que cuenta con el “patrimonio” para hacerlo: “Mi vida corre peligro, denme la oportunidad de regresar con ustedes”
A través de una llamada telefónica, los captores informaron a la agencia francesa AFP que recogieran el sobre que contenía ambas cartas y una fotografía de Harp Helú, depositado detrás de un registro de teléfonos en una calle del oriente de la Ciudad de México
Así, rompieron el hermetismo con el que estuvieron negociando con los socios y los familiares del banquero, quienes por razones de seguridad desde un principio optaron por no hacer revelaciones a la prensa ni recurrir tampoco a las autoridades policiacas
Harp Helú fue secuestrado alrededor de las siete de la mañana del 14 de marzo Salía de su casa, en el barrio de San Lucas, Coyoacán, hacia sus oficinas, ubicadas en el centro de la ciudad Viajaba en un Grand Marquis, acompañado por su chofer, Eliseo Ortiz, cuando frente al jardín Hidalgo, en Coyoacán, fue interceptado por tres sujetos que lo obligaron a bajar Al chofer lo ataron, lo drogaron y lo dejaron en la parte posterior del vehículo
Al día siguiente, Harp Helú escribió una carta diciendo que estaba bien de salud, que se cumpliera con las exigencias de sus captores y que no interviniera la policía Fue reproducida por el diario El Economista
Sin embargo, el revuelo que nueve días después provocó el asesinato de Luis Donaldo Colosio, candidato del PRI a la Presidencia de la República, minimizó el secuestro del banquero
Son los mismos secuestradores quienes ahora ponen el caso en el centro de la atención pública Su carta, dirigida al Consejo de Administración de Banamex-Accival, dice textualmente:
Señores:
Ustedes contrataron a una aseguradora que fríamente negocia con la vida de los secuestradores y ésta les asegura que, a un bajo costo, el señor Alfredo Harp Helú regresará sano y salvo, que está bien de salud y que no lo mataremos, pues lo que a nosotros nos interesa es únicamente el dinero y que todo es cuestión de tiempo ¡CRASO ERROR! Este esquema no resultará Estamos decididos a ejecutarlo si no cumplen nuestras condiciones
De no haber respuesta a nuestras peticiones haremos públicamente un ULTIMATUM y vencido éste ¡NO HABRA MARCHA ATRAS! Alfredo Harp Helú será ejecutado; por el contrario, si nuestras demandas son satisfechas plenamente, el señor Alfredo Harp Helú será liberado sano y salvo
Las aseguradoras han hecho del temor al secuestro y del secuestro mismo una industria, velando siempre por sus intereses no importándoles ni la vida del secuestrado ni el dolor que sus tácticas dilatorias causan a sus familiares
Las aseguradoras tendrán en su haber UNA EJECUCION MAS ante su equivocación, al pretender imponer tarifas que, por irrisorias, son inaceptables y de ello ustedes serán los principales responsables
La vida de Alfredo Harp Helú está en sus manos y SI NO PAGAN EL RESCATE comprobarán su equivocación y sólo nos creerán —demasiado tarde ya— cuando tengan el cadáver frente a ustedes
No hay más elementos para convencerlos de que cumpliremos con nuestra palabra, les reiteramos que estamos decididos a ejecutarlo y, de eso, nos comprometemos públicamente
Los secuestradores
Y la carta manuscrita de Harp Helú, fechada el mismo día, dice:
Ayer cumplí cuatro semanas desde que fui secuestrado y en mi desesperación sólo me acompañan Dios Nuestro Señor y una Biblia que me fue facilitada
Me enteré que, desde el 16 de marzo pasado, les hicieron llegar mis cartas (una para ustedes y otra para mi familia) y las exigencias de mis secuestradores, y ustedes a la fecha no han emitido ninguna respuesta; estoy enterado también de sucesos lamentables para el país y no quiero ser uno más de éstos
Me comunican que han contactado ustedes personas e instituciones asesoras mexicanas y extranjeras, que lo único que pueden ocasionar es poner en peligro mi integridad física y mental
Teniendo un servidor el patrimonio que pueda garantizar el pago del rescate, me parece innecesario prolongar este cautiverio por más tiempo, por lo que les pido hagan todo lo posible por satisfacer las exigencias de mis secuestradores a la mayor brevedad
Paguen el rescate, mi vida corre peligro, denme la oportunidad de regresar con ustedes y con mi familia
Esta carta la estoy escribiendo con gran insistencia de mi parte, a lo cual después de tantos días mis secuestradores accedieron; ustedes me conocen, yo soy práctico y concreto y ya no puedo soportar más esta terrible situación, por lo que les suplico actúen de inmediato
Envíenle muchos saludos a mi familia, con la esperanza de verlos pronto con el favor de Dios
Atentamente
Alfredo Harp Helú
En la fotografía que acompañaba las misivas, aparece un delgado Harp Helú con barba entrecana y ceño fruncido Viste camiseta blanca y sostiene un ejemplar del periódico Excélsior del martes 12
Cuando a principios de 1992 fue secuestrado Jorge Espinosa Mireles, dueño del grupo Printaform, sus captores enviaron mensajes anónimos a algunos periódicos para que dieran a conocer el secuestro del industrial
Luego, igual que con Harp Helú, le hicieron escribir dos cartas Las dejaron en sitios cercanos a los diarios La Prensa y Unomásuno para que las divulgaran
Por esas fechas fue secuestrado Joaquín Vargas Guajardo, hijo de Joaquín Vargas Gómez, dueño de Multivisión, Stereo Rey y la cadena de restaurantes Wings Los captores también enviaron dos cartas a los familiares del plagiado: una escrita por ellos, en la que exponían sus demandas; y otra de Vargas Guajardo, en la que les decía que estaba bien

Comentarios