Silvia Pinal, apolítica

Silvia Pinal, apolítica
Lo comercial da para aguantar devaluaciones
Sara Moirón
Silvia Pinal se dispone a encender veladoras para que iluminen a López Portillo Considera que estamos atravesando una época muy difícil porque “políticamente, no sabemos qué va a pasar hasta que no entre el señor López Portillo La situación es muy dura, muy difícil porque no conocemos el problema económico del país y no lo conocemos porque nos lo explican con palabras rimbombantes que nadie las entiende y las gentes lo que sabemos es que pagamos más impuestos, que vamos al mercado y todo está más caro y que si suben los sueldos veintitrés por ciento, la moneda se devalúa en más de cien por ciento Me considero una mujer de cierta cultura y cierta preparación pero aunque oigo al ministro de Hacienda cuando se presenta en la televisión y leo los periódicos no entiendo nada Pobrecito del señor López Portillo De verdad, le voy a poner unas veladoras para que lo iluminen; menos mal que es buen economista buen economista”
La declaración surge después de una larga conversación en la que la actriz confiesa que la política, aunque si le interesa, no la atrae mayormente porque no se puede decir la verdad, porque no se pueden decir muchas cosas Es obvio que no quiere hablar de política
Su casa, una mansión espléndida con todos los lujos y comodidades; las alhajas en un día común y corriente y en general el ambiente que la rodea, habla de que ha logrado el éxito económico Se proclama una mujer libre al no sentirse atada sentimentalmente y cree que ha llegado el momento en que puede vivir un poco más para sí misma Insistimos en el tema político y nos explica:
“Hay muy pocas partes en el mundo en donde se puede decir auténticamente lo que uno piensa de la política y yo no tengo ganas de broncas; no es mi profesión Si yo fuera política, le aseguro que tendría muy bien puestos los pantalones como los tengo en mi trabajo; como actriz y como mujer soy muy valiente, porque no le pido nada a nadie”
“NO SE PUEDE HABLAR”
Insistimos Le pedimos nos aclare a qué se refiere cuando dice que la política pierde interés si no hay libertad de expresión Su respuesta es muy clara:
“En los países en los que yo he estado, con excepción de los Estados Unidos, no he encontrado uno en donde se pueda decir claramente lo que uno piensa” Nos cuenta la anécdota de una actriz española amiga suya que gritó “muera Franco” y la metieron a la cárcel un año “Yo aquí en México también he vivido varias épocas, varios gobiernos y he visto que no siempre se puede decir algo; lo he vivido y también he estado en Chile, en Argentina, en Guatemala; estoy mencionando países muy cultos y países muy subdesarrollados y todos tienen el mismo problema Claro que me refiero a que sí se pueden decir las cosas, lo que pasa es que las consecuencias no son agradables”
Está muy consciente de que su asociación con Buñuel marcó una etapa de espléndida realización como actriz, pero considera que quizás a pesar del gran éxito, inclusive la Palma de Oro, fueron circunstancias que se presentaron en su vida cuando no estaba preparada para manejarlas Recién casada con Gustavo Alatriste; él se había iniciado como productor de cine justamente para darle la satisfacción de ser dirigida por Buñuel y cuando el gran director cinematográfico le aconsejó que se fuera a vivir a Europa para consolidarse como una gran actriz internacional no tuvo el valor —o la insensatez, dice ella— de pedirle a su marido que dejara todo y la siguiera a Francia La oportunidad pasó y aunque se esforzó por hacer en México cine de tan alta calidad se encontró con que no era posible y todo quedó en el aire Elude comentar la situación actual del cine mexicano, argumentando que lo desconoce
NO ES UN QUIJOTE
Es muy consciente de que lo que está haciendo es estrictamente comercial, pero que al fin y al cabo, eso es lo que le gusta al público, eso es lo que le da de comer y eso es lo que le da para aguantar las devaluaciones porque ella tiene su dinero en México y ni siquiera lo tiene en dólares; que ella si está “como quien dice, enraizada en su país, en México, aguantando las circunstancias” y que claro, le gustaría hacer otras cosas pero la televisión es lo que es y ella no es un Quijote para luchar contra la televisión comercial aunque sí procura, dentro de lo comercial, hacer lo mejorcito que se puede sin tener que caer en el pastelazo
Quien sabe por qué le preguntamos si ella se ha sometido a psicoanálisis Casi aplaude cuando nos dice que sí Estuvo en tratamiento más de un año y medio y que luchó muchísimo porque estaba pasando una etapa deprimente, llena de pánico, de sentirse encerrada en terribles puertas internas y con la única persona que podía expresarse era su médico
Otra pregunta: Si estima que México es un país misógino Parece divertida; piensa unos segundos y luego nos dice:
“En México existe, desde luego un problema que es ya de análisis, desde la maternidad misma La madre, creo yo, es muy culpable del machismo que existe en México y que nunca dejará que la mujer mexicana se realice A mi hijo lo estoy educando de otro modo; no es un machito mexicano Trato de evitarle los defectos del ambiente en que vivo, y el que viví en mi casa Con mi madre, viví el machismo de mi padre, y en mis matrimonios, el machismo de mis maridos y yo soy una mujer terriblemente independiente Quizás por eso he llegado a los divorcios, por mi tremenda independencia Creo que es muy difícil resolver esto por la misma condición de la mujer mexicana; nosotras mismas creamos a nuestros monstruitos y esos monstruitos luego friegan a otras”

Comentarios

Load More