EN LA CARRERA POR INVERTIR EN LA TELEFONIA CUBANA, “EL MANITAS” GANO A SLIM Y A PERALTA

EN LA CARRERA POR INVERTIR EN LA TELEFONIA CUBANA, “EL MANITAS” GANO A SLIM Y A PERALTA
Homero Campa y Fernando Ortega Pizarro
LA HABANA – Sin que hubiera concurso de por medio, cuatro mexicanos se interesaron en adquirir el 49% de la industria de telecomunicaciones cubana: Alejo Peralta, Carlos Slim, Alfonso Romo y Javier Garza Calderón
Peralta, de Industrias Unidas (IUSA), ganó la concesión en 1993, pero se retiró al no convenirle el arreglo; Slim vino a la Isla en marzo último y estudió la posibilidad de modernizar la telefonía cubana, pero no hizo propuesta alguna; Romo, del Grupo Pulsar, también se quedó en los estudios, y a Garza, del Grupo Domos, finalmente se le adjudicó la telefonía cubana

Trascendió en La Habana que el triunfo de Garza Calderón —apodado “El Manitas”— se debió a la intervención personal del presidente Carlos Salinas, quien atestiguó en su visita a la Isla del 13 de junio la firma del acuerdo
No es la primera vez que interviene Salinas en los intereses de Garza Calderón: Lo hizo en el conflicto que este empresario tuvo con Eugenio Garza Lagüera, en la disputa accionaria por el Grupo Visa (Proceso 546) Poco antes de que el gobierno federal le vendiera Bancomer a Garza Lagüera, se acordó que éste liquidara las acciones que tenía Garza Calderón en VISA por 430 millones de dólares
En Nuevo León, Garza Calderón es el empresario que tiene mayor efectivo disponible y, por lo tanto, el que tiene mejores opciones para invertir, aunque quedó 35 millones de dólares abajo de la oferta de Carlos Slim por Telmex
Su padre, Javier Garza Sepúlveda —”El Manotas”— es primo hermano de Eugenio Garza Lagüera Su bisabuelo, Isaac Garza y Garza, es uno de los fundadores, a finales del siglo pasado, de la Cervecería Cuauhtémoc, de la que surgieron las empresas —Vidriera Monterrey, Hojalata y Lámina, Fabrica de Cartón Titán— que dieron origen al Grupo Monterrey
Isaac Garza y Garza fue el padre de Eugenio Garza Sada, el patriarca del Grupo Monterrey (asesinado el 18 de septiembre de 1973 por la Liga Comunista 23 de septiembre), y de Isaac Garza Sada Ambos son padres de Eugenio Garza Lagüera y de Javier Garza Sepúlveda, quienes se enfrentaron por el control de VISA
Con la privatización parcial de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, SA (ETECSA), Fidel Castro brindó dos concesiones a las que se había resistido: intercambio de deuda por inversión para prácticamente pagar lo que Cuba debe a México y, al mismo tiempo, la apertura de su mercado interno —hasta ahora coto exclusivo del Estado— a la inversión foránea
Funcionarios del gobierno de Castro manifestaron que Corporación Interamericana de Telecomunicaciones SA (CITEL) de México, empresa del Grupo Domos, hará la mayor inversión extranjera en la Isla, sólo comparada con la realizada por la canadiense Sherrit Gordon para la explotación del níquel de la Isla
A diferencia de las demás, esta inversión es la primera inversión foránea en los servicios públicos cubanos destinados al mercado interno Hasta la fecha, las inversiones de empresas foráneas estaban destinadas al turismo, a la producción de bienes exportables (cítricos, tabaco, perfumes, ron, etcétera), o al reducido mercado en dólares La firma del acuerdo telefónico supone una inminente reforma monetaria para crear una moneda dura cubana con una paridad cambiaria “más realista” que la actual: Oficialmente un peso cubano equivale a un dólar, pero en el mercado negro un dólar cuesta 100 pesos cubanos
Con esta nueva moneda, los cubanos tendrán acceso a renovados servicios públicos El primero de ellos será, al parecer, el de los teléfonos
Y es que hacer una llamada telefónica en Cuba es prácticamente un milagro Su red data de los años cincuenta y nunca tuvo mantenimiento Oficialmente hay 536,700 líneas instaladas Pero un incendio en la planta central dejó fuera de circulación a la mitad de ellas Actualmente funcionan de manera irregular alrededor de 300 mil
Para el servicio de diplomáticos, empresarios y organismos internacionales, el gobierno de Cuba se asoció con la empresa italiana Intalcable Formaron la empresa mixta Intertel que, en los hechos, mantiene un reducido número de líneas (alrededor de 10,000), exclusivas para extranjeros y con pago en dólares
El pago total por el 49% del capital de la telefónica cubana Etecsa fue de 1,442 millones de dólares, del cual se realizó un primer pago de 734 millones y el resto se finiquitará en los próximos cinco años Habrá un desembolso adicional de 700 millones de dólares, los cuales serán financiados con los recursos que genere la misma empresa
Existe la posibilidad de que el grupo mexicano pueda comprar la totalidad de las acciones del gobierno cubano, cuando así lo permita la ley
La concesión, que será por un período de 55 años, comprende no sólo la telefonía inalámbrica, sino la concesión de televisión por suscripción y otros servicios Se pretende instalar un red digital de larga distancia de microondas y fibra óptica, con cobertura nacional Los enlaces se harán por satélite y se iniciará la instalación de un cableado submarino de fibra óptica de Miami a Cuba, que también se conectará con Jamaica y México Además, se sustituirán aparatos telefónicos, teléfonos públicos y centrales de servicio
El proyecto comprende el reemplazo de más de 200,000 líneas existentes y la ampliación del servicio hasta un millón de líneas, a lo largo de siete años Habrá 20 líneas por cada 100 habitantes en La Habana y diez líneas por cada 100 habitantes en el interior del país Actualmente el promedio es de 5%
También se establece que el gobierno cubano sólo será accionista y los mexicanos se encargarán de la administración
Citel y Etecsa invertirán por partes iguales Esto supone un desembolso de 720 millones de dólares para el régimen de Castro Como su problema es, precisamente, la falta de dinero, aceptó canjear parte de la deuda que tiene con México por inversión Es decir, la deuda que Cuba debe a México —y que asciende a alrededor de 310 millones de dólares— debe ser prácticamente comprada por los empresarios mexicanos por medio de bonos de deuda (mejor conocidos como Swaps), a través del Banco de Comercio Exterior de México (Bancomex)
Sin embargo, en este punto aún no hay acuerdo, porque el gobierno cubano quiere vender su deuda a 66 centavos por dólar y Citel quiere comprarla a 19 centavos
Otra aparente dificultad es la advertencia que hizo el representante estadunidense Robert Torricelli al Grupo Domos, el 20 de julio: “Si la compañía mexicana procede con la instalación de un sistema telefónico en Cuba, puede con razón asumirse que van a hacerlo comprando propiedades que fueron confiscadas a ITT o ATT Quiero decir, están comprando propiedades de las que el gobierno cubano no es dueño”, dijo en Washington
Para el gobierno cubano, todos los bienes expropiados de ciudadanos y compañías estadunidenses fueron sujetos de una indemnización Si el gobierno norteamericano no aceptó, no es problema de Cuba, para quien todo lo que hay en el país es propiedad cubana
En Monterrey, Javier Garza Calderón declaró (El Norte, junio 21) que en Cuba hay un negocio telefónico que vale más de 400 millones de dólares anuales en facturación, que son las largas distancias que se hacen a través de Canadá e Italia Las largas distancias de Estados Unidos a Cuba se triangulan a través de estos países y cuestan mucho más de lo que ofrecen los mexicanos
“La proyección de nosotros no está justificada con el poder adquisitivo de la gente, sino por la instalación de nuevas empresas en Cuba Estimamos que menos del 10% del ingreso para la telefónica será explicado por el servicio doméstico local El otro porcentaje estará explicado por el apoyo que nosotros les demos a las empresas que se estarán instalando y a las llamadas de larga distancia”
El grupo también logró que las tarifas a cobrar fueran en dólares y no en pesos cubanos
Otro beneficio es la relación laboral en la empresa de telefonía cubana, la cual cuenta con 15,000 empleados “En Cuba, lo que pudiera llamarse relación sindical no existe, ya que uno va y contrata la mano de obra a través de una empresa cubana No se tiene un vínculo obrero patrón Es un gran avance en comparación con México”
Las empresas extranjeras, sobre todo estadunidenses, tendrán una participación decisiva en el proyecto mexicano de telefonía en Cuba De hecho, en el estudio del negocio intervinieron las firmas NM Rothschild, uno de los bancos líderes a nivel mundial, y KPMG Peat Marwick, la firma más grande en materia de auditoría
“En telefonía básica inalámbrica ya alcanzamos un acuerdo con Bell South, que es una de las babys bells más importantes de Estados Unidos Estamos proponiendo la tecnología Personal Communication System, PCS, que es una tecnología más avanzada que la celular en el aspecto inalámbrico Y tenemos una asociación con Sodan Pacific, que es una empresa de ferrocarriles que tiene una red de fibra óptica”
Hace casi tres años, otro empresario mexicano, Luis Niño de Rivera, obtuvo la concesión para operar en La Habana la telefonía celular Su compañía, Telecomunicaciones Internacionales de México SA (TIMSA), se asoció con la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (EMTEL-Cuba) para formar Cubacel Esta empresa tuvo una inversión calculada extraoficialmente en 200 millones de dólares y al primer año daba servicio a 5,000 clientes: diplomáticos, periodistas extranjeros, empresarios
La nueva élite que en La Habana —como en cualquier capital que se respete— carga su celular en los restaurantes exclusivos y en los autos último modelo que ahora transitan por las deterioradas calles de esta ciudad

Comentarios