CON SU CAMPEONATO MUNDIAL, LAURA SERRANO ESPERA ABRIR LAS PUERTAS AL BOXEO FEMENIL EN MEXICO

“No, pos se acostumbra uno”, dice don Ranulfo Serrano Parra, papá de Laura, su única hija, primera campeona mundial mexicana de boxeo “Si se lo hubiéramos prohibido, de cualquier manera lo hubiera hecho”
Al lado de su esposa Ofelia García, a quien le da una palmadita en la mano, ambos en su modesta casa edificada en las faldas del Ajusco, sonríe este amable padre de 73 años, otrora distribuidor de pulque, y comenta:
“Lo único que hicimos fue apoyarla Usted sabe una mujer boxeadora, y entre cuatro hermanos, como que cuesta trabajo entenderlo”
Laura, de 27 años de edad, se sonroja No dice nada, pero sus ojos negros parecen agradecer a su papá

Y comenta esta chica, pasante de Derecho en la UNAM, poeta en sus ratos libres: “Tampoco para mí ha sido fácil”
Y sí lo es, porque en México sólo tres estados de la República permiten el boxeo femenil Y apenas existen unas 20 peleadoras profesionales Mérito mayor para Laura, porque después de un año de no tener acción profesional en un cuadrilátero, el 20 de abril conquistó el cetro mundial de las 130 libras sobre la irlandesa radicada en Estados Unidos, Deirdre Gogarty
“Fue toda una odisea Mi promotor, Raúl Cruz, me dijo que pelearía en la categoría de las 135 libras (61 kilos) Me envió mi boleto y llegué sin ninguna ayuda No sé hablar inglés, aunque sí estudié italiano y francés, pero decidí que no debía cerrarme las puertas”
La pelea no fue en el peso establecido, por lo que Laura debió bajar cinco libras en sólo dos días
—Híjole correr, el gimnasio, dejar de tomar agua y comer tan poco Y también me preocupaba mi menstruación, porque así no le permiten pelear a una
Cuenta que le preguntó al doctor Esteban Martos, uno de los principales colaboradores del jefe de servicios médicos de la Comisión de Box del Distrito Federal (CBDF), Horacio Ramírez Mercado, si podía hacer algo para retrasar su regla
—No me recomendó nada Me explicó muchas cosas en las que estuvimos de acuerdo Sí, bueno, me dio vitaminas, nada más
El caso es que la peleadora —quien ganó sólo 2,000 dólares al obtener el título mundial—, debió enfrentar el reto sin entrenador ni promotor
Los señores Almaguer, padres de otra boxeadora, Marianita, apoyaron a Laura y estuvieron en su esquina La acompañaron a sus exámenes de detección del sida y otros requisitos Sus entrenadores, Hilario Jiménez y Rudy Pérez, no fueron con ella, debido a que la CBDF no admite el box femenil
Desafortunadamente, confiesa la pugilista, su promotor ni siquiera le advirtió que era preciso llevar una bandera mexicana y una grabación —en disco compacto o caset—, con una melodía nacional Los Almaguer, estadunidenses de ascendencia mexicana, tenían el Jarabe tapatío y esa fue la pieza que se tocó en el salón de fiestas del hotel Aladino de Las Vegas
—Llevé una bata blanca con vivos verdes y rojos, pero salí con los colores de los Pumas: azul y oro
Laura, como otras muchachas, comenzó a practicar el boxeo en el gimnasio de Actividades Deportivas de la UNAM, donde Antonio Solórzano es el jefe
—Somos muy pocas las peleadoras profesionales en México, unas cuatro o cinco, y tenemos que entrenar con hombres Claro, la mayoría no se mandan, pero hay quienes sí te ponen buenos trancazos
Antes de viajar a Las Vegas, Laura hizo un campamento de altitud en el Centro Ceremonial Otomí, donde cruzó guantes con Julio César Chávez
—Sí, he tenido que pelear contra cinco campeones mundiales Pocos pueden darse ese lujo
Laura es una muchacha muy alegre, sonríe constantemente Es su lado amable Pero en su mirada se nota también la dureza que debe poseer una peleadora
Su tesis, que está ahora en fase de corrección, aborda la problemática jurídica de las lesiones en el deporte Paradójicamente, no habla del boxeo femenil Destaca las lesiones graves en el futbol, debido, entre otros problemas, al rompimiento de las normas éticas del juego
Y por ahí asoma el asunto de la legalización del boxeo femenil
—Muchos dicen que el boxeo femenil no se legaliza porque ya de por sí el box es un deporte antinatural: se prepara al organismo para recibir castigo Y, en el caso de las mujeres, más todavía: los golpes, precisamente por el reglamento, están dirigidos al rostro, con las consiguientes deformaciones
—Todo deporte implica riesgos La ventaja del boxeo es que son dos en el cuadrilátero, vigilados por un tercero Es una gran ventaja En el futbol, cuando el árbitro está lejos de la jugada, los competidores abusan de la violencia En el boxeo es muy difícil hacerlo y, cuando se hace, se le quitan puntos al infractor
Además, afirma que en el boxeo femenil es más difícil conectar golpes La zona del cuerpo donde se permite hacerlo abarca desde donde comienza el cinturón hasta antes de los senos, y de los senos hacia arriba, de manera que los golpes van, generalmente, hacia los brazos y la cabeza Por ello, según su punto de vista, se requiere mayor habilidad y puntería que en el boxeo varonil
Agrega que en el boxeo femenil aún no se reglamenta el uso de aditamentos de protección Y nos enseña un brasier diseñado por una peleadora mexicana como protector de los senos
Sonríe cuando recuerda que sus compañeros del gimnasio Nuevo Jordán le dicen que se ve “muy chistosa” con ese protector
—Si se usa con los hombres, por qué con nosotras no, que sólo usamos protectores diseñados en Inglaterra para los pechos Habría que hablar con los fabricantes de materiales para boxeo de México, con Cleto Reyes, por ejemplo, para ver cómo nos pueden ayudar
Pero el problema de los golpes y de la protección de las partes delicadas no son los únicos aspectos importantes para que, en una sociedad como la mexicana, el boxeo femenil sea aceptado Porque con la prohibición se fomenta el clandestinaje
Se considera que es un deporte en el que intervienen “marimachas”
—Sí Es una etiqueta, pero a eso nos exponemos
—¿Tiene novio?
—Sí, es un periodista, pero no le voy a dar su nombre
A ese reportero incógnito le ha dedicado algunos de sus poemas, porque a Laura le encanta escribir
—¿Nos podría leer alguno de sus textos?
—No, no me gusta leerlos
—Bueno, pero al menos muéstrenos uno de los más recientes
—No los tengo aquí Otro día se los muestro A mí, particularmente, me gustan mucho más los de ahora que los anteriores son muy eróticos
Y nuevamente su rostro se ilumina, porque su sonrisa está dibujada lejos del cuadrilátero En el ring, Laura emplea otro lenguaje corporal: su mirada y la precisión de sus golpes
En su primera pelea profesional, la noche del 7 de mayo de 1994, en el MGM de Las Vegas, le concedieron un empate, a pesar de haber vapuleado a la estadunidense Christie Martin Ahora, cuando en su esquina la apoyó José Almaguer, la Gogarty perdió por nocaut técnico en el séptimo episodio
En el box femenil, son dos minutos de combate por uno de descanso y, de acuerdo con las disposiciones de la WIBF —el organismo internacional del box femenino—, las peleas de campeonato mundial son a 10 raunds
En México el boxeo femenil sólo está permitido en Sinaloa y Sonora, y en vías de aceptación, en el Estado de México La CBDF, la principal reglamentadora de box y lucha en el país, ha mantenido su actitud de rechazo, aunque ha impulsado una investigación interdisciplinaria para tomar una decisión al respecto
El extitular de la CBDF, y aún presidente del Consejo Mundial de Boxeo, José Sulaimán, señala:
—La mujer es la dueña de la sociedad, la arquitecta de la familia, la patrona La dulzura de la vida Por eso ni me la puedo imaginar, de veras, en un ring, golpeándose con otra
El doctor Ramírez Mercado, comenta:
—Es un asunto muy delicado Y ahora que Laurita ganó el título mundial, hemos recibido peticiones para que se acepte Necesitamos hacer un estudio multidisciplinario: con abogados, médicos, entrenadores, fabricantes de artículos deportivos, padres de familia porque nos enfrentamos a un fenómeno nuevo”
Se habla de que en los años treinta una mujer, La Maya, fue la primera campeona mexicana Ese es el antecedente, dice Laura
Varias de las peleadoras profesionales del mundo son mamás, dice Laura, y agrega:
—La gente parece no querer aceptarlo Pero el box no riñe con la femineidad Por eso, el examen médico que nos practican incluye pruebas como la del embarazo y las que permitan determinar el estado de salud de los senos y, desde luego, que el día de la función no estemos menstruando
Entre sus planes futuros está recibirse y trabajar como asesora en la comisión investigadora para la aceptación del boxeo femenil en México

Comentarios