SOLOS, ABUCHEADOS, LOS DIPUTADOS PRIISTAS SE SOMETIERON A LA VOLUNTAD DE ZEDILLO Y APROBARON EL AUMENTO AL IVA

En la Cámara de Diputados, dos visiones de modelo económico se enfrentaron en el discurso, polarizadas en la discusión del aumento del impuesto al valor agregado (IVA), aprobado la noche del viernes 10
El debate, que desde la víspera se anunciaba agrio, duro, llegó a extremos de pleito arrabalero, y los gritos de “¡culeeero, culeeero!” se dejaron oír cuando la oposición ofreció huevos a los priístas para que se opusieran al incremento del impuesto sobre el consumo, y se volvieron a escuchar cuando el grupo obrero de la bancada priísta —que se oponía a la medida fiscal— finalmente la aprobó
Al margen de la gritería, espaciados, los argumentos de fondo luchaban para ganar espacio en las conciencias legislativas
Al sustentar el dictamen aprobatorio, el priísta Francisco Suárez Dávila definió el marco del debate en su contexto real: la visión neoliberal de un programa económico integral impuesto por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI)
“México ha vivido una situación de emergencia económica; un fracaso de su programa económico tendría no solamente consecuencias internas sino también implicaciones muy serias para el resto del mundo quizá la crisis de 1929 podría palidecer por los efectos en cadena que se podrían dar en un mundo cada vez más interdependiente”, planteó Suárez Dávila
El priísta dejó entrever un mensaje del gobierno mexicano:
“Es importante, y así se subraya en el dictamen, exhortar a que se dé una actitud responsable y razonable por parte de los inversionistas, y un alto grado de cooperación internacional, por lo que internacionalmente está en juego En respuesta de las medidas adoptadas por el gobierno mexicano, es importante que se restablezcan la confianza y la normalidad, se detenga la salida de recursos, se renueve la deuda mexicana y que eventualmente se dé un flujo de recursos frescos del exterior en los montos moderados programados para que la recuperación se consolide De otra manera, tendrían que considerarse otras estrategias de política económica a las cuales el Congreso estaría atento”, amagó Suárez Dávila, pero con eso dio más peso al cuestionamiento
“En el programa oficial hay una teoría del ahorro, aunque superficial, pero falta totalmente una teoría de la inversión”, contradijo el diputado Saúl Escobar (PRD), quien recordó que toda la estrategia económica “servirá única y exclusivamente para pagar el servicio de la deuda pública”
El perredista se remitió a la última década de experiencia, “que nos enseña claramente que el modelo neoliberal no permite compatibilizar equilibrio externo y monetario, menos aún crecimiento con igualdad”
Coincidiendo con los argumentos panistas, calificó el modelo de “contraccionista” y previó que éste “aumentará la presión sobre la oferta, sobre importaciones y sobre precios, revirtiendo así los objetivos buscados de estabilización”
Joaquín Vela, del Partido del Trabajo (PT), señaló: “estamos ante la primera crisis de la globalización () Los problemas que actualmente enfrenta México rebasan las prescripciones monetaristas”
Manuel Beristáin, del Partido Acción Nacional (PAN), remachó: “los compromisos con el FMI no dejan al gobierno de México libertad para establecer un modelo económico capaz de reactivar nuestra economía () Esta medida esencialmente recaudatoria forma parte del paquete financiero que el gobierno diseñó en el extranjero; la falta de sensibilidad política para la adecuación de esos compromisos puede derivar en consecuencias todavía más dañinas para la nación”
Adolfo Aguilar Zínser (PRD) culminó la primera ronda antineoliberal: “la teoría económica sólo funciona si hay un contexto político y social en el cual los actores se comporten de la manera como están supuestos, de acuerdo con las medidas económicas que se asumen () Este programa es inviable por una razón política: porque no tiene sustento de ninguno de los sectores de la sociedad, porque la economía no funciona si todos los actores están en contra de las medidas que se van a tomar () Ernesto Zedillo, solo contra el resto del país, no va a poder sacar este programa adelante”
El priísta Antonio Sánchez Gochicoa quiso revirar, pero tuvo que aceptar que “estamos en una situación inédita de la economía mundial y en particular de las economías emergentes Nos enfrentamos a una crisis de confianza en un mundo global Sin exagerar, podemos decir que estamos entrando en la primera crisis mundial después de la caída del muro de Berlín o, si se quiere, en la primera crisis de la globalización”
Pero, desde su posición, no hay más salida: “otras decisiones atractivas lamentablemente se topan con la realidad del mercado; por ello asumimos el costo y respaldamos al presidente de la República”, fue su argumento
El PAN volvió al debate de fondo cuando el diputado Gabriel Llamas Monjardín calificó 1995 como el año de “las sorpresas significativas”, cuando se evaluaron “seis años de inventos económicos, soñadores, que construyeron un castillo sobre las nubes, sin soporte y sin estructura; seis años que ganaron la confianza internacional, pero que ahora nos garantizan un descrédito total El posible beneficio que se pudo haber recibido con las verdades a medias del sistema gubernamental, hoy se ha convertido en factura impagable de desempleo, recesión, inflación, decremento económico y una gran desconfianza”
A la hora de la votación, la presión presidencial sobre la diputación obrera priísta rindió frutos, y la sublevación legislativa esbozada a lo largo de la semana pasada quedó en modificaciones más bien coyunturales al aprobarse el aumento de 10% a 15% del IVA, con 290 votos en favor y 173 en contra del PRD, PAN y PT
El único voto priísta en contra fue de Alejandro Rojas Díaz Durán, quien no se atrevió a decir en tribuna lo que fue a declarar a la sala de prensa de la Cámara de Diputados: “sí hay alternativas () Es falso el dilema de pagar o no pagar la deuda externa; hay que renegociar los pagos () En lugar de subir impuestos, deben bajar para impulsar la producción y el consumo () El modelo neoliberal está mal”
En entrevista, Rojas Díaz Durán justificó su silencio en tribuna reconociendo que una parte de la bancada priísta “se está tragando todo y van a votar a güevo”
Ante el mayoriteo priísta, un cartel perredista resumió el anatema de la oposición: “Malditos aquellos que apoyan al pueblo con sus palabras y lo traicionan con sus hechos”
Esas palabras son de Benito Juárez

Comentarios

Load More