LA CONFESION DE ZEDILLO, “MEZCLA PELIGROSA DE SOBERBIA E INCOMPETENCIA”: FERNANDEZ DE CEVALLOS

Truena Diego contra Zedillo
“Nadie, en las actuales condiciones, puede creer en el gobierno; ni nadie, con sentido moral, lo puede apoyar”, dice, categórico, Diego Fernández de Cevallos, el rival más fuerte de Zedillo en la contienda por la Presidencia de la República el año pasado
Arremete: “¡qué pena que la buena intención de un nuevo gobierno se pierda por esa mezcla peligrosa de soberbia e incompetencia!”
El viernes 17, un día después de haber festejado su cumpleaños número 54 —”fui a misa con algunos de mis hijos”—, recuerda, consultando notas periodísticas, cómo Zedillo, entonces en campaña, criticó las propuestas económicas de sus contendientes

Ahora, al referirse a las declaraciones de Zedillo al diario estadunidense The New York Times, en las cuales admitió no estar consciente “de lo rápido que había cambiado la estructura de la deuda interna” del país, recuerda también que Zedillo mismo eludió confrontarse en un segundo debate público con él
Trae a la mente una frase —”muy pegadora”— que pronunció Zedillo siendo candidato: “en esta campaña, otros están haciendo propuestas demagógicas a sabiendas de su inviabilidad con tal de obtener votos El PRI no es así Como candidato de mi partido, propongo una estrategia económica de fomento y aliento al crecimiento con bases realistas y responsables”
Dice Diego: “ahora resulta que no sabía de lo que estaba hablando, y por eso no aceptó el debate económico ni el plebiscito o referéndum al primer año del ejercicio de gobierno”
Fernández de Cevallos, a quien en noviembre pasado Zedillo le propuso hacerse cargo de la Procuraduría General de la República, afirma que a nadie debe extrañar que el presidente declare a la prensa extranjera que ha sido para él una sorpresa la realidad económica de México:
“Debemos reconocer, con vergüenza y humillación, que los mexicanos podemos estar informados de lo que hoy sucede en nuestra patria gracias a la prensa, a los grupos de poder económico y al embajador de Estados Unidos en México
“Las decisiones del gobierno se conocen primero allá; habrá que preguntarnos en dónde se toman esas decisiones”
En entrevista telefónica, refiere que cuando la nación esperaba conocer el nuevo plan de ajuste económico del gobierno mexicano, el embajador James Jones dio a conocer las características de ese plan
“Hoy —juzga— solamente podemos hablar de soberanía si de recuperarla se trata; tampoco debe extrañarnos el comentario del señor presidente, pues a partir del asesinato de Luis Donaldo Colosio todo ha sido para él una cadena interminable de sorpresas, empezando por su designación como candidato, hecha por el presidente Salinas”
Fernández de Cevallos va más allá Dice que para el doctor Zedillo todo México es una sorpresa; de ahí que nadie conozca, hasta hoy, una estrategia de gobierno
Acusa: “el gobierno no acciona, reacciona; no dirige ni conduce; responde, sí, en actitud defensiva Muchas de sus decisiones son contradictorias, al tiempo que su capacidad de información y comunicación ha resultado nula Ya nos estamos acostumbrando a los boletines informativos en el entendido de que cada uno deja sin efectos y contradice el boletín anterior
“Así no se puede gobernar: cuando el Ejecutivo comprueba que sus propuestas de aumentar impuestos y tarifas es repudiada por todos los sectores de la población, se olvida de recurrir a los pactos y decide imponer su decisión y voluntad al amparo de la sumisión priísta
“Esa es la tragedia de México Es peligrosa la esquizofrenia gubernamental que se advierte de manera ininterrumpida: así vemos que un día el presidente proclama su repudio al autoritarismo, y al día siguiente se olvida de los pactos y tranquilamente sube precios y tarifas Un día advierte, irreductible, que no hay ninguna salida económica distinta de la que él impone a la nación, y al día siguiente señala que es bienvenida la crítica, sobre todo si se acompaña de propuestas que puedan ser mejores que las oficiales”
En su opinión, así nadie puede creer en el gobierno ni nadie, con sentido moral, puede apoyarlo “Para mí —reconoce— está muy claro que la lucha por la Presidencia quedó atrás Que después de la elección, el presidente es Ernesto Zedillo y que todos, por encima de partidos e intereses personales, debemos apoyarlo para un buen gobierno, pero así no se puede Es más: no se le debe apoyar en estas condiciones”
“SE LE TIENE CONFIANZA”: CASTILLO PERAZA
Carlos Castillo Peraza, al contrario, tiene una buena impresión de Zedillo Dice que su relación con el presidente —”un hombre que pone las cartas muy claramente sobre la mesa”— es fácil por el lado humano, dadas sus características personales: no tiene segundas intenciones, lo que dice en privado lo expresa en público, es sincero y franco a la vez; “se le tiene confianza”
A su parecer, el presidente Zedillo ha sido mucho más acertado, audaz y democrático en el ámbito de lo político que en lo económico; “sería muy mezquino no reconocérselo”
—¿Ve en Zedillo a un hombre fuerte?
—Es curioso que un presidente que llegó con una votación virtualmente no objetada, con una mayoría de votación como la que consiguió el doctor Zedillo, haya comenzado a ejercer el poder presidencial de manera mucho más dialogada
“Evidentemente que esto puede interpretarse como una debilidad, pero creo que son los primeros pasos para un nuevo tipo de fuerza”

Comentarios